El debate en el aula: presentaron “Legalmente prostitutas”

En el colegio República del Salvador de General Pico elaboraron el trabajo “Legalmente prostitutas”, presentado en Feria de Ciencias y que aborda la discusión sobre qué cobertura legal debe tener la prostitución.
“En algunas de las charlas que tuvimos, las mujeres nos contaron que comenzaron a prostituirse cuando tenían 16 años, la misma edad que nosotras cuando las escuchamos”, contó Ingrid sobre uno de los aspectos que generó impacto y reflexión en un tema que, aún hoy, “sigue siendo tabú” en gran parte de la sociedad.
‘Legalmente prostitutas’ es el nombre del trabajo que el colegio República del Salvador de General Pico presentó en la instancia provincial de la Feria de Ciencias que tuvo su sede en Santa Rosa con más de 170 proyectos de escuelas y colegios de toda La Pampa. En su stand, Ingrid Bertone (17 años) y Ana Flores (17) explicaron y fundamentaron por qué eligieron la prostitución y la trata como un tema de interés y de necesario abordaje social y económico.
“Hace un tiempo nos visitó Sonia Sánchez, que recorre colegios de todo el país contando su historia de prostitución y trata, y eso generó mucho interés en querer conocer e informarnos acerca de esta cuestión. Investigamos muchísimo y nos encontramos con que hay tres posturas bien diferenciadas sobre qué cobertura legal se les debe brindar a quienes ejercen ese trabajo”, explicaron las adolescentes que llegaron en representación de todo el curso.
Esas tres posturas bien diferenciadas son: abolicionismo, prohibicionismo y regulacionismo, conceptos que generan debates a nivel político y social pero que también se extienden al aula.
“Le preguntamos a la profesora si podíamos trabajar sobre la prostitución y tomamos como punto de partida la Ley 20.744 sobre los contratos de trabajo y que dice que ningún trabajo debe ser insalubre o penoso. Y resulta que la prostitución va en contra de eso. Nuestra intención es poner al alcance de la gente las distintas posturas y generar un debate sobre qué hacer con una cuestión que viene desde hace muchísimo tiempo”, resaltó Ana.
Para Ingrid, abordar la cuestión de manera pública genera cierto resquemor. “Nos dimos cuenta de que es muy chocante el tema, hoy sigue siendo un tabú pese a que se habla mucho más sobre el feminismo, el aborto y otras cuestiones. Para la gente grande es complicado sobre todo si tenés información errónea porque en muchos casos las opiniones están cruzadas por el patriarcado o por las religiones”.
Investigar y querer saber generó en las adolescentes una necesidad de nutrirse de información valiosa pero también de dudas, por eso consideran “muy difícil” tener una postura bien definida sobre qué concepto aplicar.
“El prohibicionismo es adoptado por los sectores más conservadores que ven a la mujer que es sexual como algo que merece ser castigado y no tiene en cuenta los factores sociales que llevan a muchas mujeres a prostituirse y la señalan como la única culpable. Básicamente castigan a la mujer prostituta pero no al proxeneta que es quien la explota”, detallaron.
El regulacionismo, según la explicación escuchada en el stand, busca regular la forma en que se lleva a cabo la prostitución, sosteniendo que con derechos laborales las mujeres enfrentarían menos problemas y podrían ejercer libremente. “Sin embargo, quienes se oponen señalan que no se tiene en cuenta que en los países donde se reguló, por ejemplo en Alemania, también aumentó la trata de personas además de que crecieron los casos de aborto, violencia y enfermedades de transmisión sexual”.
El abolicionismo, en tanto, “busca cambiar las condiciones materiales para que no se tenga que recurrir a la prostitución como única salida, es decir, busca asegurar la calidad de vida de todas las mujeres y asignarles un rol productivo para la sociedad. No ataca a las prostitutas sino a los proxenetas y a los clientes”.
Para Ingrid, “las tres posturas están tan fundamentadas que para muchos es difícil tener una posición bien definida, y por eso se armaron lindos debates en el aula. La cuestión es hablar, discutir y estar bien informadas para tener herramientas que te permitan pensar por vos misma, porque nosotras somos adolescentes y estamos lejos de esa realidad, pero nada te asegura que no puedas pasar por situaciones similares a las que escuchamos”.
Mabel Heinrich es profesora en la materia de Economía que se especializa en la Formación, Liquidación y Registración de las Remuneraciones. Y fue ella quien aceptó la sugerencia de las alumnas para trabajar sobre el aspecto legal y financiero de la prostitución. “Se armaban unos debates re lindos y nos fuimos metiendo cada vez más en el tema, por eso la chance de estar en la Feria también es muy importante porque ellas ven valorado su trabajo”, resaltó la docente.
El trabajo insumió “esfuerzo y dedicación” pero “valió la pena”, según las chicas. “Invertimos mucho tiempo en entrevistar, en buscar información, hacer afiches, la carpeta, fuimos a una escuela que nos invitaron para una charla en el marco de la Educación Sexual Integral. En Internet hay información errónea así que fuimos chequeando todo el tiempo para no errarle. Y nos dimos cuenta de cómo la gente se acerca a charlar porque lo bueno de hablar sobre este tema es que hay que visibilizarlo. Todos sabemos, todos conocemos, todos vemos la prostitución a diario pero pocos se preocupan por encontrar una solución lo más beneficiosa posible para las mujeres”.