Inicio 1 + 1 Luchar por un sueño

Luchar por un sueño

Gian Einaudi tiene 22 años y dedica su vida al golf: desde fines de 2017 es profesional y compite con los mejores del país. «Sueño con llegar al tour europeo, hacer una gira por EE.UU. e ir a un Juego Olímpico».
«De caddie a campeón» era el título de La Arena en octubre de 2016, cuando Gian ganó el Campeonato del Club en el campo de golf santarroseño y con 19 años ya avisaba lo que se vendría en su futuro inmediato: ponerse la ropa de profesional y soñar en grande. Ir por todo.
«La verdad es que no vengo de una familia vinculada al golf. Jugaba al básquet y a los 10 años ya no quise ir más, así que mi papá quería que hiciera algún deporte, por eso le dijo a un amigo, Guillermo Archubi, si le podía llevar los palos y empecé a venir. Desde el primer momento me súper atrajo, le encontré algo que me encantó, que me atrapó. Arranqué en la escuela de menores y ya en el primer año había entrado al Nacional Junior», cuenta Gian en una mañana soleada de sábado en ese verde natural al costado de la ruta 5 en el que tantas horas pasó y al que por estos días volvió, en una pausa del circuito profesional.
Gian Einaudi tiene hoy 22 años y cuando terminó el secundario en el Instituto Domingo Savio ya tenía claro que su enfoque estaba en el deporte, en esa disciplina individual que requiere concentración, silencio y exactitud. Donde la elegancia se impone a la transpiración y alrededor de la cual hay una sentencia que se repite como un mantra: «Una vez que entrás al golf, no salís más».
«Es cierto que hay mucho prejuicio alrededor del golf, que lo practican solo personas ya grandes o que tienen cierto nivel socio económico, pero lo cierto es que viene gente de todas las edades, hay muchos chicos, es un deporte olímpico y en cada día de torneo se caminan unos 10 kilómetros de promedio».
¿Y cómo te convenciste que querías ser profesional?
«Desde chico le metía muchas horas de entrenamiento, salía del colegio y entrenaba hasta que casi que no había luz. Competía en la Federación del Sur, en los nacionales, y me di cuenta que quería seguir en esto, meterme en el ambiente profesional. Cuando terminé el secundario estuve un año entrenando especialmente con Alejandro Garmendia y durante 2016 y 2017 fui a la Academia Nacional de Golf. A fin de ese año ya me hice profesional».
Para llegar a esa instancia Gian jugó en la Escuela Clasificatoria. Los primeros 50 entran al Tour y disputan torneos durante todo el año. «El circuito se juega en todo el país y no hay edades que diferencien, juega uno de 20 años con uno de 60. El año pasado mantuve la categoría así que apunto a afianzarme y seguir creciendo», señala el santarroseño que se prepara para las próximas fechas en Rosario, Misiones, Asunción del Paraguay y Buenos Aires.
«Hoy en día busco sponsors para poder ascender a otros torneos, mi idea es salir del país el año próximo, poder ir a algún tour en Europa o a una gira en Estados Unidos porque me siento preparado. Estoy cada vez mejor, terminé 12 el año pasado, técnicamente estoy haciendo muchos cambios y mentalmente estoy muy fuerte, voy siempre para adelante. La mente es lo más importante porque por más juego o práctica que tengas si tu cabeza no responde, no tenés chance, es la clave», asegura Gian, que no descuida cada detalle de un deportista profesional: el entrenamiento, el descanso, la alimentación y la mentalidad.
«Estoy leyendo un libro de un psicólogo que habla de golf y te da unos tips para tranquilizarte. También trabajo con una psicóloga deportiva y una coach para pasar los momentos difíciles. Hoy cambié porque era de enojarme bastante y hasta llegué a llorar por algo que no salía. Pero se necesita mucha paciencia y auto control porque hay que mantener la calma».
Gian vive en Buenos Aires y entrena todos los días. Gracias a su carnet de profesional tiene acceso gratis «a un montón de clubes porque así puedo probar en distintos campos, en algunos abiertos y largos y otros más cerrados y cortos. Hay mucha variedad de campos, ninguno es igual. Por otra parte en diciembre voy a rendir el primer año de Instructor de golf. Eso te permite desde dar clases hasta entrar a algún club como administrador de canchas y distintas cosas que podés hacer relacionadas a este deporte».
En su visita a Santa Rosa Gian aprovecha para practicar junto a su hermana Juana (15), para ayudar a jugadores locales a mejorar sus golpes y, por supuesto, para practicar. Fuera de la cancha come asados con amigos y se prende a los torneos de play station. Pero nunca deja de mirar hacia esa alfombra verde que desvela su sueño.
«Cuando vengo entreno mucho. Le doy con todo mañana y tarde, en estos días de frío le meto mucho abrigo y arranco. Me interesa cambiar técnicas y ahora lo estoy haciendo con Santiago Cruz. Por supuesto que miro torneos por tele y también videos, para mí Tiger Woods es el mejor de todos, ha hecho cosas únicas y es mi referente máximo. Me encantaría poder participar de un Juego Olímpico representando a Argentina, sería distinto a todo, pero mi sueño es jugar el PGA Tour o el Tour europeo, estar con los mejores», dice Gian que entre sus sueños también se imagina, algún día, con el saco verde del Masters de Augusta, ese que tantas veces se calzaron Jack Niklaus o el propio Tiger. Gian sueña en grande.