Inicio 1 + 1 Testigos en la sala

Testigos en la sala

Un grupo de chicos y chicas del Instituto Manuel Estrada de Doblas asistió al juicio oral y público por un trágico siniestro vial, una temática que abordan a través de distintos proyectos y que preocupa a todos.
En primer lugar declaró, en calidad de testigo, el hombre que fue el primero en llegar al lugar del choque. Luego fue el turno del imputado, que dio su versión sobre lo sucedido en esa mañana trágica en la ruta nacional 35, cuando una colisión entre un auto y un carro que iba enganchado a una camioneta terminó con la vida de un matrimonio oriundo de la Colonia Santa María.
«Está muy buena la oportunidad de poder estar en el juicio, es muy entretenido más allá de la situación tan dolorosa que tienen que atravesar los familiares. Una cosa es ver lo teórico en el aula y otra muy distinta estar acá para poder ver todo y escuchar», analiza Victoria Rodríguez (16 años) durante un cuarto intermedio del juicio oral y público que se realizó la pasada semana en el Centro Judicial santarroseño.
«Nos habíamos anotado para poder asistir a un juicio y finalmente nos tocó venir a este caso, que tuvo mucha repercusión porque fue muy trágico. Está bueno seguir cada instancia porque vos en tu cabeza vas sacando tus propias conclusiones y te ponés de un lado u otro», aseguró Joaquín Brilz (16), otro de los alumnos que llegó a la sala de audiencias junto al resto del grupo de 5to. año del Instituto Manuel Estrada de Doblas.
El colegio participó del programa «Educación + Justicia», que es implementado por el Superior Tribunal de Justicia con la finalidad de que exista un acercamiento real de los alumnos secundarios a la Justicia, tiene características únicas en el país y cuenta con el aval del Ministerio de Educación de La Pampa. Fundamentalmente, está destinado a jóvenes que están cerca de cumplir la mayoría de edad y la iniciativa incluye varias ofertas pedagógicas, entre las que se destacan: Concurrencia de estudiantes secundarios, a partir de los 16 años, a juicios orales en Santa Rosa, General Pico y General Acha; exhibición de un juicio real editado en colegios secundarios del interior, con presencia de jueces, fiscales y defensores oficiales.
«En la materia de Derecho trabajamos mucho sobre la educación vial, es un tema que nos preocupa a todos porque todos los días hay noticias sobre muertes en el tránsito, en muchos casos con chicas y chicos muy jóvenes, por eso es tan importante concientizar, educar, insistir», señaló Candela (16) acerca de una problemática que cada año suma decenas de víctimas fatales en nuestra provincia.
El grupo de adolescentes participó del juicio contra Carlos Orestes Caprim, un visitador médico de Bahía Blanca que el 4 de mayo de 2017 chocó de atrás el carro que transportaba la camioneta en la que viajaban Teresa Storm y su marido Nicodemo Kloster. La pareja de Colonia Santa María iba camino (por la ruta nacional 35) a su campo para alimentar a los animales cuando se produjo el impacto, que derivó en la muerte inmediata de ambos.
En las jornadas de debate estuvieron las cinco hijas de la pareja. Y junto a ellas integrantes de la Fundación Estrellas Amarillas, la ONG que recibe a familiares de víctimas del tránsito y que cada día lucha para evitar tantas muertes en las rutas y calles pampeanas y del país.
«En el colegio trabajamos mucho sobre la temática y en mayo se presentó en la Cámara de Diputados, durante el Parlamento Juvenil, un proyecto para construir una autopista vial en la plaza de Doblas. Es una iniciativa que servirá para educar desde chiquitos a cumplir las normas y saber cómo hay que manejarse en la vía pública cuando se maneja», explicó Victoria.
Ese proyecto se presentó el jueves pasado en el Concejo Deliberante de la localidad con la intención de que se avance en su implementación. «La idea fue darlo a conocer a los padres y a las autoridades y los chicos se sintieron muy bien haciendo su aporte. En la materia de Derecho todos los años busco cosas diferentes para hacer referidas a la educación vial y por eso vemos videos, vienen especialistas a dar charlas, elaboramos proyectos como fue el del Parlamento Juvenil, vamos a un juicio sobre la temática. También en un momento vino la gente de Conducirte para hacer la jornada completa con sus simuladores de manejo. La verdad que es un tema inagotable que todo el tiempo hay que abordar y poner mucho énfasis», resaltó Verónica Bravo, docente y abogada que estuvo al curso que llegó hasta la Ciudad Judicial.
¿Y les parece difícil tener que dictar un fallo declarando si alguien es culpable o inocente?
«Por supuesto que en algunos casos debe ser más difícil que en otros, todo depende de las pruebas que haya, de las declaraciones, los testigos, las pericias; pero debe ser complicado porque depende de tu decisión si alguien va a la cárcel o sale libre. Para nosotros está bueno porque vemos todo el proceso y se hace re interesante», contó Victoria.
Más allá de la experiencia de conocer en primera persona cómo se desarrolla un proceso judicial, los chicos y chicas se llevaron reflexiones sobre un drama que involucra a todos. Porque según Estrellas Amarillas, «la educación vial es clave para luego hacer las cosas como corresponden, sobre todo ser conscientes de que en un segundo todo puede terminar».