Inicio AUDIO "Comodoro Py es lo que no debería ser un sistema judicial"

«Comodoro Py es lo que no debería ser un sistema judicial»

FERNÁNDEZ MENDIA

«Comodoro Py es lo que no debería ser un sistema judicial», consideró ayer el presidente del Superior Tribunal de Justicia de La Pampa, Eduardo Fernández Mendía. En tal sentido, el magistrado lamentó que muchas veces las «justicias provinciales tengan que pagar, como réplica, por lo que sucede en Comodoro Py. Graficó la situación asegurando que «un expediente cajoneado que aparece cerca de una elección, en La Pampa es impensable».
Por otra parte, puntualizó que «votarse a sí mismo es una cuestión ética», haciendo alusión a que tres de los cinco miembros de la Corte Suprema de Justicia se votaron a sí mismos. Por otra parte, afirmó que en La Pampa los poderes ejecutivos «han respetado muchísimo la independencia de la justicia».
Fernández Mendía fue entrevistado ayer en Radio Noticias, con motivo de su participación en un encuentro sobre ética judicial, horas antes de que se conociera la renuncia de Elena Highton de Nolasco a su cargo en la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Siempre son los jueces quienes dictaminan sobre la conducta de los ciudadanos y ciudadanas, pero quién juzga a los mismos jueces. De este tema se trató
La XVI sesión de la Comisión Iberoamericana de Ética Judicial trató la problemática sobre quienes juzgan a los jueces que dictaminan sobre la conducta de los ciudadanos y ciudadanas. En ese encuentro virtual participó Fernández Mendía, quien por su condición de comisionado representó a Argentina.

Cinco formas de juzgar.

En nuestro país, según contó Fernández Mendía, hay cinco formas de juzgar a los jueces: responsabilidad política, penal, civil, ética y de gestión. «La mirada ética no es desde la pureza ni la santidad de nadie sino desde lo que exigen los pactos de derechos humanos, que una persona sea juzgada por alguien competente, independiente e imparcial, desde una perspectiva de la confiabilidad y que el litigante (el que pide justicia) pueda confiar», explicó.
En cuanto al carácter vitalicio del cargo de las y los jueces, afirmó que «se impone un límite propio de la naturaleza» y que de esa manera se asegura la independencia. En este sentido, dio el ejemplo de Salta, donde los mandatos de ministros del Superior Tribunal son renovables. Estimó que de esta manera «se pierde la independencia, porque los ministros tienen que estar negociando su renovación, las cuales nunca son transparentes, y también su estabilidad funcional».
Aseguró que «en La Pampa los poderes ejecutivos han respetado muchísimo la independencia de la justicia».
«Jamás he recibido un llamado ni he pasado una situación incómoda», manifestó.

– ¿Votarse a sí mismo tres de los cinco miembros de la Corte Suprema es una cuestión ética?

– Sí, es una cuestión ética porque vota su permanencia, pero cuando la ética no alcanza se tiene que llegar a la regulación normativa, una reforma de funcionamiento interno de la propia Corte o de los tribunales. En La Pampa no pasa eso porque hay rotación y es la mejor manera de evitar toda especulación. Acá nadie puede repetir sin haber agotado todos su paso por la presidencia, el cual dura un año.

– ¿Le harían falta más integrantes a la Corte?

– Hay que ver qué Corte se quiere. Nosotros copiamos mucho a Estados Unidos y ellos tienen 9, pero también hay que analizar si se va a dividir en salas. Argentina, Brasil y México tienen un régimen federal, Chile es unitario y tienen tanta competencia que necesitan dividirse en salas.

– ¿Al haber más miembros no se garantiza una pluralidad de miradas?

– Depende. Si son más miembros y está dividido en salas, en un delito de prisión preventiva de lesa humanidad, por ejemplo, quizás tres miembros son los que resuelven para todo el país.

ESCUCHA EL AUDIO COMPLETO DE LA NOTA:

EL AIRE DE LA MAÑANA (RADIO NOTICIAS 99.5).