miércoles, 30 septiembre 2020
Inicio Caldenia Aplausos de emoción en el cine de La Pampa

Aplausos de emoción en el cine de La Pampa

CINE – COSTUMBRES EN LAS SALAS

Una práctica que suele llamar la atención en las salas de cine de Santa Rosa, y probablemente en otras localidades, es el aplauso espontáneo del público al finalizar la película o al ver alguna escena memorable.

Walter Geringer *

Seguramente esto ocurre también en otros pagos, pero hay algo que hacemos los santarroseños durante o después de una película, una costumbre muy simpática y valorada por los trabajadores de los cines: aplaudir. Nunca me ha ocurrido presenciarlo en Buenos Aires por ejemplo, pero debe suceder porque hay un chiste de Maitena (1) que lo evidencia…

Un aplauso durante una escena, conmovidos, o apoyando a la heroína o al héroe, o el giro simpático o divertido de Indiana Jones o Adrián Suar, el remate del chiste de Niní. Tom Cruise en un momento “re-imposible” de una de sus misiones. O el aplauso del final, con la emoción a flor de piel. Sucede con todos los públicos, con todos los géneros y les diría… desde siempre.

Cines del recuerdo.

De las tantas y tantas palmas que recuerdo, destaco algunas: de niño una matinée en el Cine Gran Norte, con una película de Tarzán y un aplauso de toda la sala cuando la mona Chita se salva de una planta carnívora. A principios de los ‘80 la escena “donde ponen el ojo ponen la bala” de “Porky’s” en el Cine Monumental: entre aplausos y carcajadas no se podía escuchar la película; en 2001 en el Cine Don Bosco durante “Calle 54” en un Jueves de Cine –una fiesta para los ojos y los oídos–, el público aplaudía al final de cada interpretación de esas estrellas del jazz latino y en algunos casos, como los segmentos de Tito Puente y Gato Barbieri, fueron de pie. (2) Y últimamente la aparición de Harrison Ford como Han Solo entrado en años en el episodio VII de Star Wars (El Despertar de la Fuerza, 2015) y al final de “Rapsodia Bohemia” (2018).

Nota de La Arena.

Jorge Etchenique y Cristhian Pena en el libro “Apuntes para una historia del cine en el Territorio Nacional de La Pampa”, rescatan un momento sobre la actitud del público en el Cine Marconi la noche del 16 de abril de 1944 en el estreno de “Casablanca”, que motivó una nota en La Arena titulada “Aplausos en el Cine”: “Casablanca hizo vivir anoche a todo el público la realidad de la guerra, no ya en el aspecto de la lucha armada… La traición y el desengaño, el ideal y la esperanza, el sacrificio y el terror, sucediéndose o combinándose, mantuvieron en suspenso el ánimo y el aplauso brotó espontáneo y elocuente en la escena en que La Marsellesa, cantada con emoción y vigor, acalló el ‘Alemania sobre el mundo’. ¡Cuántas conclusiones podrían sacarse de esos aplausos! En este lejano rincón de la tierra, separados por miles de kilómetros del teatro de los sucesos, los argentinos saben o presienten que están en juego intereses que rebalsan aquel escenario y se derraman sobre el mundo todo. Y ese aplauso rubrica, al par que nuestra fe en los principios democráticos, nuestro amor a la justicia y nuestra irrenunciable aspiración a la libertad, la profundidad y extensión del sentimiento de solidaridad humana que aloja nuestro corazón” (La Arena, 18 abril, 1944).

A principios de julio de este año, en unas jornadas de Autocine que se realizaron en nuestro Parque Don Tomás, con las disposiciones de distancia y responsabilidad social que se impusieron por la pandemia que nos azota, nadie podía bajar el vehículo excepto a los baños. Entonces sucedió algo maravilloso. Primero preocupó a los organizadores y los parqueros pensando que todos querían irse rápido al final de la película, hasta que en la segunda función nos dimos cuenta: tocaban bocina como un aplauso. El cálido y emotivo aplauso del final.

Notas:

(1) Maitena: Seis Buenos Motivos para Sentir Vergüenza Ajena “En el cine, cuando aplauden al final de la película”. Ella le dice a él –“Qué? Está Spielberg en la sala?”.

(2) El Cine Gran Norte estaba ubicado en calle Raúl B. Díaz a media cuadra de 1º de Mayo –hoy es un templo religioso–, el Cine Monumental casi al lado del Teatro Español –hoy es un negocio de telefonía–, el Cine Marconi en calle Hilario Lagos entre Avellaneda y Pellegrini donde hay un negocio gastronómico y el Cine Don Bosco donde está hoy el SUM del Colegio Domingo Savio, Gral.Pico y Avda. Uruguay, todos en esta ciudad de Santa Rosa.

* Programador de cine