Inicio Caldenia El gigante Disney

El gigante Disney

SERIES – EL EXITO DE “THE BOYS”

The Boys es una serie producida por Amazon Studios que supo colocarse entre las mejores producciones de superhéroes de toda la historia.

Alejandro Bazán *

Nadie puede negar el impacto sociocultural que tuvo Disney en la industria del cine, cuando en 2008 estrenó Iron Man, la primera película de su universo cinematográfico de Marvel. Tras 12 años y 23 películas, se han sabido coronar como los campeones de la taquilla, siendo Avengers: Endgame, la película que más dinero recaudó en la historia con un total de $ 2.797.800.564 dólares a nivel mundial.

El estilo narrativo de Disney se destaca principalmente por el tono infantil de comedia y acción, que apunta a un gran rango del público, siendo sus películas para mayores de 13 años. Pero últimamente ha habido una sobreproducción de cine de superhéroes y en estos 12 años hubieron también películas con temáticas más adultas, violencia gráfica y lenguaje vulgar, todo apuntado al público adulto, que supieron cortar la saturación de Disney y Marvel, pero siempre cayendo en la misma estructura narrativa del camino del héroe.

“Los 7”.

The Boys es una serie producida por Amazon Studios, del año 2019, con una segunda temporada estrenada en este 2020 y con una orden para filmar una tercera. Basada en el comic del mismo nombre, trata sobre un grupo de superhéroes llamados “Los 7”, quienes forman un equipo estrella contratados por Vought, una compañía masiva dedicada a producir todo tipo de merchandising. En torno a sus 7, ya sea figuras de acción, películas, libros, comics; todo lo que se pueda vender con una imagen de un superhéroe encima, se produce. Para el afuera, estos héroes se dedican a combatir el mal en todas sus formas, asesinos, ladrones, terroristas y son así adorados por todo el mundo. Pero The Boys toma un giro más humano, sincero y realista en su trama y muestra, también, el lado más humano de estos “supers”.

Degenerados, abusadores de sustancias, violentos, inseguros, estos no son los típicos héroes, y The Boys se asegura de que el foco esté puesto en su lado más humano. Un estudio del peso que la fama y la fortuna (y además la carga de salvar vidas) tienen sobre la gente y como detrás de todo personaje hay una persona como cualquier otra, que comete errores, tiene miedos y duda de sí misma, por más superpoderes que tenga y sean literalmente invencibles. A su vez, esta serie realza una furiosa crítica al sistema capitalista y el monopolio de las grandes empresas y cómo a veces lo único que importa para estas masivas compañías es generar ganancias, a costo del bienestar de sus empleados. Un paralelismo clarísimo de Disney, personificado en la compañía ficticia Vought, que domina el medio de los superhéroes y que a medida que se va desarrollando la trama, se van dando a conocer secretos tan perturbadores como oscuros e inhumanos, dejando su mensaje clarísimo: “a las empresas sólo les importa ser exitosas”.

El genio detrás.

Amazon no se contuvo en lo más mínimo con esta serie y dio luz verde a que el contenido sea extremadamente gráfico. Violenta, vulgar, soez, turbia, The Boys realmente no deja nada a la imaginación y gran parte de ello lo consigue por su trabajo estupendo de efectos especiales. Sea para demostrar los poderes de los protagonistas, como para volar cuerpos en mil pedazos, la producción convierte la historia en lo más realista posible, sarcásticamente yendo en contra del estilo Disney.

El guión es quizás la gran estrella de esta producción. Por un lado, sus estupendos diálogos ayudan en conjunto a la acción en dar un giro cómico y mantener el ritmo siempre dinámico y entretenido. Pero es la amalgama de personajes de todo tipo y sus propios arcos narrativos lo que en verdad convierte a esta, en una serie realmente única. Si han existido parejas disparejas en la historia del cine, The Boys eleva esa fórmula como nunca antes, gracias a un repertorio de personalidades de todo tipo y situaciones tan absurdas como lo son hilarantes. Es entonces donde entran en juego temáticas raciales, religiosas y hasta morales y éticas, todas subversivamente profundizadas, analizadas y por supuesto, criticadas.

Hay una realidad y es que sin Disney, ni Marvel, ni Star Wars, no tendríamos The Boys, una fantástica serie repleta de originalidad y alto valor de entretenimiento, o en su defecto, no tendría tanta relevancia ni podría disfrutarse de igual manera. Mientras haya producciones que sepan hacer frente e ir en contra del modelo típico, serán siempre más que bienvenidas por un público que anhela constantemente ser desafiado.

* Estudiante de Crítica de Artes – Universidad Nacional de las Artes