Inicio Caldenia El rock le canta a Malvinas

El rock le canta a Malvinas

Hace 10 días se cumplió un nuevo aniversario del comienzo de la Guerra de Malvinas, un hecho que dio lugar a que muchos músicos de rock dediquen sus canciones a esos soldados, muchos caídos en batalla.

Nicolás Rojas*

Hace diez días se cumplió un nuevo aniversario de la oscura e innecesaria Guerra de Malvinas, transcurrida en las islas ubicadas al sur de nuestro país. Este conflicto bélico entre Inglaterra y nuestro país dio comienzo el 2 de abril de 1982 y finalizó dos meses y medio después, el 14 de junio. Durante el conflicto murieron 649 soldados argentinos y 255 británicos.

Esto marcó el final de la dictadura cívico militar que estaba transcurriendo desde 1976 en nuestro país, y dio comienzo meses después a la esperada vuelta a la democracia, al mando de Raúl Alfonsín. Muchos músicos, argentinos y también británicos, dedicaron años después sus canciones a los soldados de Malvinas, a los gobiernos correspondientes a ese momento, y la sociedad toda.

Los Violadores, “Comunicado 166”.

Los pioneros del punk argentino se vieron inspirados por el conflicto bélico en reiteradas ocasiones para volcar el repudio en canciones. Una muestra de ello es “Comunicado 166”, canción incluida en el disco “Y ahora qué pasa, eh?” de 1985, pero compuesta unos años antes. La letra y la música fueron escritas por el guitarrista Stuka Fossá y el título alude en verdad a un comunicado apócrifo, una especie de continuidad del mensaje que el gobierno militar publicó para anunciar su rendición y que llevaba el número 165.

Rata Blanca, “Gente del Sur”.

Rara vez Walter Giardino utilizó sus canciones como móvil para difundir mensajes de contenido político. Esta fue una excepción y se incluyó en el primer disco de la banda, esa gema grabada en 1988 y valorada hoy como uno de los puntos más altos de su carrera. “Aunque las Malvinas siga siendo tema de debate, no sé muy bien cuál fue la gloria en esta guerra del sur” se preguntaba Giardino a través de la voz de Saúl Blanch.

Charly García, “No bombardeen Buenos Aires”.

Cuenta la historia, que mientras Charly García componía su primer disco solista, “Yendo de la cama al living”, oía aterrado las noticias que llegaban desde las islas y la amenaza de que el conflicto se extendiera hacia el resto del continente. Como gran compositor de ideas que era en esa época, García convirtió ese sentimiento en una gran canción que muchos recuerdan. Aunque también recibió sus criticas… en esos días, Pil de los Violadores expresó a modo de burla: “’no me toquen Barrio Norte que estoy bien, cómodo y feliz’; imaginate un tipo en un peñasco, con barba de cuatro días y puteando porque estuvo en Malvinas y perdió gente conocida”. En contraposición, el cantante punk escribió la canción “Bombas a Londres”.

Almafuerte, “El visitante”.

Tal vez una de las canciones más emblemáticas de esta temática, compuesta por el bajista y líder Ricardo Iorio, cuenta los pesares que muchos de los soldados vivieron con el correr de los años en la post guerra. “Recordando el mal momento, atrincherado en tu habitación, soledad, humo y penumbras, despertares de ultratumba” es uno de los tantos fraseos que incluye dicha letra; y que como de costumbre tan aguda y contundentemente redacta Iorio en sus canciones. La misma fue utilizada para la película homónima, y meses después incluida en el disco “A fondo blanco”, de Almafuerte.

Attaque 77, “2 de abril”.

Otra gran canción, incluida en uno de los trabajos más crudos y combativos de Ataque 77: “Amen”. Describe los pesares que vivieron y viven al día de hoy los ex combatientes de Malvinas, con la pluma de Ciro Pertusi recordando a quienes quedaron debajo de las banderas y símbolos: los veteranos de guerra ignorados por los gobiernos y por la sociedad. Aquellos que, como escribió el cantante y compositor, están “en guerra desde que acabó la guerra”.

Pink Floyd, “The post war dream”.

No solo artistas argentinos escribieron canciones sobre este conflicto bélico, también lo hicieron los británicos. En este caso la emblemática banda Pink Floyd y su mayor compositor Roger Waters. El músico transmite la preocupación respecto de las consecuencias económicas en aquellos lugares golpeados por la recesión en el Reino Unido de esos años, haciendo mención también al suicidio de los jóvenes soldados que regresaban a su país. La canción incluida en el álbum “The final cut”, comienza con un dial de radio cambiando a cada momento y transmitiendo distintas noticias sobre dicha guerra. El bajista se pregunta en una de las partes de la letra: “¿qué hemos hecho Maggie? (en referencia a Margaret Tacher), ¿qué le hemos hecho a Inglaterra?, ¿deberíamos gritar?, ¿deberíamos chillar?, ¿qué pasó con el sueño de la post guerra?”.

Virus, “El banquete”.

Virus fue una de las pocas bandas que declinó la invitación al Festival de la Solidaridad Americana, evento con apoyo del gobierno militar que marcaría un antes y un después en la dimensión política del rock argentino. El rechazo del grupo platense tenía como trasfondo la desaparición de Jorge Moura, militante del ERP y hermano de los músicos Federico, Marcelo y Julio, y así lo dejaron manifestado en varias canciones de “Recrudece”, el disco que editarían poco después de la guerra. Una de ellas es esta, donde cantan (¿cuentan?) que fueron invitados “a un gran banquete” para el cual se “han sacrificado jóvenes terneros para preparar la cena oficial”.

2 minutos, “Amor suicida”.

Incluida en su primer trabajo discográfico, “Valentín Alsina”, el cantante Marcelo Velázquez, más conocido como “Mosca”, relata el encuentro casual y tal vez ficticio con una chica en una plaza, donde entre charlas y bebidas, la mujer le cuenta que se encontraba llorando entre otras cosas por un ex novio llamado Antonio que había muerto en la guerra de Malvinas. El relato finaliza con un beso de despedida y posteriormente el suicidio de la chica en medio de la plaza, en consecuencia de la muerte de su ex pareja. Crudo relato de algo que sucedió con muchos ex combatientes al regreso del conflicto.

*Colaborador