Inicio Caldenia En la música, "como pez en el agua"

En la música, «como pez en el agua»

Pedro Aznar aseguró que ser un artista comprometido y auténtico es «poner tu pensamiento en juego y comunicar lo que sentís que es necesario, urgente y valioso en el momento que te toca vivir».
Ana D’Atri*
Con más de 30 álbumes entre discos de estudio, grabaciones en vivo, bandas sonoras de películas y dúos, el músico argentino Pedro Aznar continúa generando nuevas obras y compartiéndolas con el público que lo sigue desde sus comienzos. El miércoles 25 de marzo, Aznar debía presentarse en el Teatro Español de Santa Rosa, pero la cancelación de los espectáculos a causa del coronavirus, hicieron que la fecha se suspenda, al menos por el momento. El músico presentaría canciones nuevas, clásicos, temas de «Abrazo de hermanos», publicado el año pasado junto al cantautor chileno Manuel García; y del álbum de tangos originales «Utopía», que compuso y grabó con Ramiro Gallo.
¿Cómo fue la experiencia de grabación de tu último disco junto a Manuel García?
La idea de esa colaboración surgió el año pasado, después de un concierto en que invité a Manuel a cantar conmigo. En la sobremesa, empezamos a soñar las posibilidades, y al poco tiempo nos pusimos a componer, cada uno desde su lado de la cordillera, enviándonos ideas, bocetos, letras y músicas por concluir. Cuando fuimos dándole forma y concretando las canciones terminadas, nos dimos cuenta que formábamos una sociedad creativa muy poderosa. Y pocos meses más tarde tuvimos listo un disco con 8 canciones originales y 4 homenajes a autores emblemáticos de Argentina y Chile. Fue una hermosa experiencia, que celebra la hermandad cultural de nuestros países.
Arte y compromiso. En noviembre del año pasado se anunció la realización de una edición especial de «Grasa de las capitales», emblemático disco de Serú Girán, al cumplirse 40 años desde su publicación en 1979, plena dictadura cívico-militar. «Trabajar en la remasterización del disco fue emocionante y muy movilizador. Volver a entrar tan profundamente en esa música implicó revivir una época y pasar por el cuerpo todo lo que en aquel momento nos ocupaba y preocupaba como artistas y como personas. Para mí, personalmente, fue recordar innumerables momentos que guardo como tesoros en mi memoria, y redescubrir otros que el polvo del tiempo había velado. La apuesta del grupo era ambiciosa, y siento que esta nueva puesta en valor del sonido le hizo justicia y le dio nueva vida», expresó Aznar.
Junto a Charly García, David Lebón y Oscar Moro este cuarteto le hizo frente a los tiempos violentos que se vivían y editaron un trabajo discográfico que logró admiradores y detractores en igual medida. «Nuestra apuesta fue a la belleza, en medio del horror de los años de plomo en nuestro país. Hicimos un disco oscuro (porque no podía ser de otra manera en aquel entorno) pero hermoso, con una visión profunda del momento», sostuvo.
Mirando hacia atrás, hacia esos tiempos donde hiciste frente a lo que no te gustaba, ¿qué sentís?
Que fue un acto de valentía y amor poner el corazón en esa música y esa poesía y ponerlas en juego en medio de la tormenta, y esa sigue siendo, para mí, la medida de lo que es ser un artista comprometido y auténtico: poner tu pensamiento en juego y comunicar lo que sentís que es necesario, urgente y valioso en el momento que te toca vivir.
¿Cómo viviste los últimos años de nuestro país en crisis y qué ves hacia delante?
Veo con dolor y preocupación que seguimos empantanándonos una y otra vez, y me duele ver chicos jóvenes pensando en emigrar porque no confían en el futuro que les pueda augurar el país. Quisiera dejarles un mundo más justo, más libre y más sano. Y precisamente por esos valores es por los que trabajo, desde lo mío y hasta donde alcanzo.
Como pez en el agua. Pedro Aznar nació hace 60 años en el barrio de Liniers, Buenos Aires y en su casa se escuchaba de todo; tango, folklore, música clásica, pop, «y por supuesto, rock, desde que yo tuve ‘control’ del tocadiscos», contó el músico entre risas. A los 7 años le regalaron el álbum «Revolver», de los Beatles y se hizo músico. Fue prodigio. A los 9 años empezó a estudiar guitarra clásica. Sus padres le compraron una guitarra eléctrica amarilla, que utilizó en su primera banda de rock: Life. «Yo soñaba con poder grabar la música, amaba los discos no sólo por la música que contenían sino como objetos ‘mágicos’ por su sonoridad. Todo ese mundo, los instrumentos, la electrónica, el arco del violín de mi papá, eran los objetos de un mundo único en el que yo quería vivir. Y eso es lo que hago hoy, vivo rodeado de herramientas musicales y tengo mi propio estudio siempre a mano. En ese mundo me muevo como pez en el agua».
Actualmente, Aznar se encuentra en proceso creativo de lo que será su próximo disco. «Estoy en plena tarea de composición, un momento que para mí es muy placentero: ver aparecer, sobre la hoja en blanco, una creación nueva. Es un alumbramiento, nada menos».

BIOGRAFÍA
Pedro Aznar nació el 23 de julio de 1959 en Liniers, ciudad de Buenos Aires.
Antes de emprender su carrera como solista, formó parte de los grupos Madre Atómica, Alas, Serú Girán y Pat Metheny Group. También ha colaborado con las bandas progresivas Pastoral, Billy Bond and the Jets y Spinetta Jade. Además de 180 composiciones propias, en su carrera solista ha grabado alrededor de 120 covers y arreglos de temas de músicos como Luis Alberto Spinetta, Gustavo Cerati, Charly García, Atahualpa Yupanqui, Victor Jara, Violeta Parra, Caetano Veloso, The Beatles, Sting y Rolling Stones, entre otros.
Se autodenomina budista y, aunque no medita constantemente, considera a la composición musical su forma de conectarse a un «estado de conciencia mayor».? Es alumno de fotografía de Diego Ortiz Mugica y en 2014 realizó su primera exhibición en el Centro Cultural Recoleta.

*Periodista