Inicio Caldenia Extracción y distracción

Extracción y distracción

Con disparos y explosiones, la plataforma Netflix propone un estreno de acción de alto presupuesto a fin de demostrar que están a la altura de las grandes producciones de Hollywood: “Extraction” o “Misión de rescate”.

Alejandro Bazán*

El último gran estreno de Netflix a nivel películas, ve a Chris Hemsworth (conocido principalmente por su interpretación de Thor en el universo cinematográfico de Marvel) como un mercenario contratado para rescatar al hijo de un líder mafioso de la India, tras su abducción por parte del cartel rival. Pero Hemsworth no es el único talento a quien Netflix toma prestado de Marvel. En la silla de director se sitúa Sam Hargrave, un talentoso y reconocido coordinador y doble de riesgo cuyos trabajos incluyen una gran cantidad de películas del gigante de Disney; y también Joe Russo, uno de los dos aclamados directores de las últimas dos películas de los Avengers, en este caso como guionista.

Dirección.

Poner a la cabeza de un film de acción a una persona con años de experiencia en crear específicamente secuencias de combate, persecuciones y tiroteos es reconocer el difícil desafío al cual los dobles de riesgo y coordinadores se enfrentan antes de cada film. No es para menos, ya que de ellos dependerá gran parte del entretenimiento de cada película, en especial cuando se trata del género de acción. “Extraction”, o “Misión de rescate”, como se presenta su título en español en la plataforma, toma una decisión al volcar su narrativa del lado del entretenimiento visual y así es como logra componer constantes secuencias electrizantes con una grandísima labor de efectos especiales, montaje y por supuesto dobles de riesgo.

El uso extremo de la violencia gráfica es también otro condimento que agrega Hargraves, con el cual intenta causar una reacción de shock, pero dependiendo de quien lo vea puede ser para mejor como también para peor, ya que no siempre es necesario y a veces menos, es más.

Guión y actuaciones.

Lamentablemente, el enfoque en la acción conlleva un llano y blando guión, responsable de crear personajes bidimensionales, roles trillados y una historia efímera que no consigue impactar al público de la manera esperada. Es entonces, esta película, víctima de actuaciones completamente planas y olvidables, algo que no necesariamente es culpa de los actores, sino una labor en conjunto de los diálogos escritos, el casting y en líneas generales, de la trama en sí. A veces, apenas rozando lo que pudiera ser una temática profunda, como la experiencia de tener un padre criminal o cómo algunos niños carentes de hogar y familia terminan siendo reclutados para formar ejércitos clandestinos, “Extraction” no se detiene a intentar remarcar algo más allá de su superficial naturaleza, lo cual es una lástima ya que podría haber dado lugar a tramas realmente interesantes e impactantes.

Efectos especiales y montaje.

Sin dudas, el plato fuerte de “Extraction” es su trabajo de efectos especiales, algunos prácticos, otros generados por computadora, pero en definitiva todos positivos para exponenciar dichas secuencias de acción y convertirlas en lo más creíble posible. Netflix no escatimó en gastos para lograr lo que sea necesario en pos de llevar a la vida la visión explosiva de su director y su guionista. Persecuciones a través de departamentos ajenos, escapes en vehículos atravesando zonas completamente pobladas, peleas a cuchillo en el medio de la calle y enfrentamientos con helicópteros, son algunas de las ofertas de esta película para mantener a la audiencia al vilo del asiento. Pero lo cierto es que, a su vez, a mitad de la cinta uno siente que ya lo vio todo y tristemente la acción se vuelve repetitiva, por más que la escala de las batallas sea progresivamente más grande.

Entretenida, pero vacía.

Sam Hargraves y Joe Russo fueron en la búsqueda de crear una cinta en donde por sobre todas las cosas, prevalezcan las estrepitosas escenas de combate y la adrenalina, sin importar que eso signifique sacrificar lo que pudo haber sido un relato con una mirada más escalofriante a un submundo del que muchos de nosotros desconocemos. Una lamentable decisión ya que, por ello, “Extraction” al final de día termina siendo una genérica película de acción del montón, ideal para distraer la mente unas horas, pero con potencial igualmente de expandir sus atributos en una posible secuela, si es que le dan la oportunidad.

*Estudiante de Crítica de Artes – Universidad Nacional de las Artes