Inicio Caldenia Los legados del Flaco

Los legados del Flaco

MUSICA - DIA NACIONAL DEL MUSICO

El Congreso de la Nación instituyó en el 2015, a través de la ley 27.106, al 23 de enero como el Día Nacional del Músico en memoria a la fecha de nacimiento del gran Luis Alberto Spinetta.

Juan Pedro Tamburelli *

Ana D’Atri **

El 23 de enero de 2020, Spinetta hubiese cumplido 70 años. La ley 27.106, que estableció el 23 de enero como el Día Nacional del Músico Argentino, fue aprobada en 2015 y hacía casi tres años que “El Flaco”, como apodaban a este músico, había fallecido; así que pareció apropiada la fecha de su nacimiento. Además, él tenía varias condiciones como persona que se dedica a la música debido a que era compositor, instrumentista y cantante. Por otra parte, tanto diputados, diputadas como senadores y senadoras de ese entonces, coincidieron en la importancia de la figura de Spinetta para definir una fecha dedicada a todos los músicos y músicas de la Argentina.

¿Quién era?

Luis Alberto fue una persona que le gustaba crear, de mente inquieta y volátil. Antes que músico fue dibujante y escritor. Su padre le enseñó a afinar una guitarra que tenían en su casa. Luego, tomó clases con un profesor y cuando tuvo una noción mínima de teoría musical, fue tocando varios géneros. Muchas veces se escucha decir “Luis Alberto no estudió música y, aun así, fue un gran músico”. El Flaco no estudió en una universidad de música o un conservatorio como lo hicieron Charly García o Fito Páez. La formación musical se adquiere en varios espacios, la ley de la música expresa algunas líneas sobre este tema, y la formación es necesaria para ser bueno; no sólo en música, en cualquier cosa que uno decida hacer. Por ejemplo, la canción “Sombra en los álamos” no aparece sin formación musical previa. Su estructura y métrica son elementos pensados, elaborados; no sólo frutos de la inspiración.

Canciones eternas.

Spinetta fue uno de los músicos más influyentes de la cultura del rock en español de los años 60/70 en adelante, en el preciso momento en que se gestaron decenas de grupos que rompieron moldes e instauraron una nueva forma musical en América Latina. Los músicos comenzaron a tocar y cantar rock en nuestra lengua y el público abrazó ese movimiento para hacerlo propio y no soltarlo nunca más. Junto a sus compañeros de colegio, el Flaco formó, al terminar la secundaria con 17 años, su primera banda, Almendra. Sin embargo, siempre contó que su debut artístico se produjo en 1964, en un concurso televisivo del programa Escala Musical, del Canal 13. En 1969 Almendra sacó a la venta su primer disco, formado por temas inolvidables como “Ana no duerme”, “Plegaria para un niño dormido” y “Muchacha (ojos de papel)”, que contando con la hermosa poética de Spinetta y con el paso del tiempo, se convirtieron en clásicos que aun hoy todos y todas escuchamos.

Increíblemente, un rockero de sangre pura, durante su adolescencia escribió una zamba que no fue utilizada en Almendra u otros proyectos de bandas de rock de los años 70. Esta canción, “Barro tal vez” apareció en su disco del año 1982, “Kamikaze”. Fue tan popular entre las zambas que hasta Mercedes Sosa la grabó en un disco. “Si no canto lo que siento, me voy a morir por dentro”, empieza la canción. Sin dudas, expresa el sentimiento que él tenía desde muy joven al interpretar una canción.

Por su parte, “Muchacha (ojos de papel)” fue una canción dedicada a su primera novia y estaba ligada al enamoramiento en una relación. Esta canción encarna el sentimiento de cuando uno ama a otra persona, según palabras del Flaco en una entrevista de canal Encuentro, en el programa “Cómo hice”, en el año 2010.

Ultimos días.

Luis Alberto Spinetta se presentó en sus últimos conciertos mientras ya peleaba contra el cáncer de pulmón. Estas fechas fueron en Chile en diciembre del año 2010 y en Cosquín Rock en 2011. Ese año, a través de una carta de pocas líneas, el Flaco contó sobre la enfermedad que estaba atravesando.

El 8 de febrero de 2012, el compositor, guitarrista, poeta y amante del arte y la música, murió en Buenos Aires a los 62 años. Ese día la noticia generó gran conmoción entre el público, no sólo argentinos, sino también de Latinoamérica y el mundo. Los medios se hicieron eco y miles de artistas de todas las ramas expresaron su pesar y agradecimiento al legado de Luis. Spinetta dejó para siempre una semilla musical que muchos jóvenes tomaron y de la que aun hoy continúan aprehendiendo para sus proyectos musicales personales. El Flaco le dio al rock nacional la poesía que tantas veces hace falta en ese género. Llegó en el momento adecuado, y nunca más se fue de nuestros corazones. Fue música, fue poesía, fue una generación y fue ante todo un gran ser humano.

* Colaborador

** Periodista