domingo, 26 septiembre 2021
Inicio Caldenia Poder para el artista

Poder para el artista

Hace pocas semanas abrió Arde Pampa, un espacio donde poder tomarse un buen café, a la vez que se aprecia una muestra, se lee un libro o se adquiere una obra de arte. Un local con historia y siempre ligado a lo artístico.

Ana D’Atri *

Arde Pampa es un espacio de cafetería y arte que llegó a Santa Rosa para quedarse. Un lugar lleno de rincones por descubrir y donde el arte sorprende a cada paso.
La galería se encuentra donde funcionó Libros Pampa durante tantos años, en avenida San Martín Oeste, entre Avellaneda y Pellegrini. Sus dueñas quisieron que, luego del cierre de la librería, el espacio siguiera perteneciendo a los artistas de La Pampa. Así fue que aparecieron Santiago Amrein y Xavi Meringer, dos artistas reconocidos en sus disciplinas, y que desde el verano venían manejando un espacio de arte mucho más pequeño.
«En el verano abrimos la galería de arte en la calle Juan B. Justo, un pequeño espacio de muestra que funcionaba una vez a la semana», detalló Santiago en diálogo con CALDENIA. «Ahí los artistas encontraron un espacio que no había por pandemia, donde se podía mostrar y vender. Había performances, música, todo en la calle por el espacio y porque no se podía. Las convocatorias eran enormes. Así empezó Arde Pampa», recordó.
Pero ese espacio era muy pequeño y los sueños de estos dos artistas eran mucho más grandes. «Sabíamos que queríamos crecer», aseguró Amrein, así que se pusieron en marcha para encontrar un lugar con mayores dimensiones que les permitiera expandir el mercado de arte local.
A su vez, quisieron que la galería fuera más allá, y que diera la posibilidad a la gente de poder tomar y comer algo mientras se rodeaba de arte. «Yo venía de Buenos Aires, estudié teatro allá y la pandemia hizo que me venga para acá. También hacía cafetería en Buenos Aires para bancarme el estudio y ahí aprendí arte latte y barismo. Y cuando llegué acá conocí la galería, conocí a Santi y fue re copado que pudimos juntarnos y pensar en algo más grande. Ahí pensamos en combinar cafetería con galería, arte, que haya una tienda… y llegamos a este lugar», contó Xavi.

Empoderar.
Tanto él como Santiago tienen conocimiento y experiencia en muestras, galerías de arte y realización y gestión de obras, por lo que al sumar referencias de otras ciudades pudieron tener un amplio panorama de lo que necesitaban. A pulmón, y con el apoyo de artistas, conocidos, las dueñas del local y demás personas, amigos y amigas, pudieron concretar un sueño que hoy se convirtió en un importante punto de encuentro con el arte.
«Creo que la pandemia nos enseñó a repensar ciertas cosas y que el arte es algo que nunca se pensó del modo comercial y que uno puede vivir de lo que le gusta. El arte es trabajo, los artistas se merecen ganar dinero por lo que hacen y por la producción que hacen», opinó Xavi. «Como artistas encontramos un hueco para trabajar y ganar dinero, que sea de una manera independiente. Se necesitan lugares de venta de arte, y en este espacio, que está bien ubicado, se abre la posibilidad de venta de cuadros. Tenemos la tienda de arte que no solamente son cuadros originales sino también réplicas impresas, pines, stickers, libros, todo lo que es arte gráfico más que nada, encuadernaciones, agendas…», detallaron. «Cualquier artista que le interese puede venir a charlar con nosotros y dejar su producto. Lo que se le pide es que sea vendible, que piense en un packaging, en una presentación y eso está bueno porque empodera al artista», explicaron.
«Otros ya vienen encaminadísimos, tienen su marca y a eso apuntamos, sin dejar de lado las personas que recién están empezando y las acompañamos a crecer. Nunca pensé que alguna vez iba a decir esto, pero tenemos que trabajar y todo nos sale dinero, los materiales, el estudio, todas las carreras de arte son caras entonces hay que vender las obras. Un poco nuestro mensaje es romper con ese tabú. ‘Sí, queremos la venta'».

Un mercado de arte.
Por si aún no quedó claro, Arde Pampa (AP) no es un bar ni una cafetería. Es una galería de arte, donde se pretende educar a la sociedad en la compra de arte y donde se genera una maquinaria entre los artistas, los dueños de la galería y los potenciales compradores. «Además de que estás ayudando a un artista, hace bien comprar arte», opina Xavi. «Queremos generar un mercado de arte en La Pampa o la región. El mercado de arte, además de que es culto, hace bien, hace al crecimiento de patrimonio cultural de una familia, puede dejar una herencia, esas obras pueden crecer, pueden entrar en un mercado, estás apoyando a un artista que al crecer, automáticamente crece el valor del producto que compraste, y demás. Los artistas de La Pampa que represente nuestra galería van a tener la posibilidad de poder entrar a eventos nacionales como ArteBA, enviar sus obras a otros países o coordinar a nivel Patagonia con otras galerías. No sólo es un bar con obras, es una galería con representación de artistas», aseguró Santi. «Esta es nuestra visión y política, nuestra militancia como espacio, lo lucrativo que es también importante».
«A la vez nos sumamos como un punto cultural importante dentro de la ciudad de Santa Rosa y queremos poder gestionar circuitos con otros espacios, como el CMC, el Museo, generar intercambios, habíamos pensado en hacer una noche de los museos donde la gente pueda recorrer diferentes espacios en ese día», adelantó Meringer.

Una experiencia.
Xavi afirma que la idea de Arde Pampa es combinar la cafetería con el arte y pensarlo como una experiencia. «Que vos vengas acá y no sea solamente tomarte un café; sino que vengan, se sientan cómodos, te rodees de artistas, que haya de repente un músico tocando el violonchelo o las Java Queen cantando, tenemos libros para que la gente agarre y lea. Que no sea para un sector nomás, sino que el señor que viene a tomar un café se encuentre con otras propuestas».
Venir a Arde Pampa es un conjunto de experiencias, está la galería de arte, la tienda de arte, la trastienda de arte que es la oficina donde se preparan proyectos, se organizan las muestras y se vende y guardan con cuidado todos los cuadros y las obras que no están en exposición. «Por otro lado está la cafetería, donde también hay proveedores que soy pequeños emprendimientos de artistas de la cocina en pastelería y panadería; y tenemos café que es toda una cultura que queremos resaltar», enumeró Santi. «El auge del café está muy fuerte estos últimos años y para mí el arte y el café van de la mano. Llegamos a un señor que provee café a muchas cafeterías de la ciudad y nos preparó un blend especial para nosotros que es el que ofrecemos así que podemos sacar este café de especialidad, con arte latte».
Pero no sólo de café vive el hombre (ni la mujer), también se ofrecen tostadas de masa madre, budines, productos apto celíacos y veganos, sandwichs, picadas, tostados, etc. La carta de vinos incluye a Arde Pampa, un vino artesanal de San Luis que lleva la etiqueta de la galería con poesías de distintos artistas. Finalmente, como para poner el sello de producciones locales, se ofrece un marca de gin pampeano.
Arde Pampa recién comienza y hay mucho por mejorar y crecer. El espacio cuenta con un patio que abrirá en los próximos meses, y un sector en la vereda que más llegado el calorcito podrá disfrutarse también. «Además quisimos implementar el arte al paso, aprovechar estas vidrieras enormes que tenemos y jugar con eso. Ya sea con alguien tocando algo, o cantando con parlantes afuera, que la gente pase por la vereda y quiera entrar porque hay alguien cantando o recitando poesía, haciendo una performance o bailando. Eso va a suceder en diferentes horarios durante la semana. Invitamos a los artistas, invitamos a que nos sigan en las redes en @ardepampa, tenemos la agenda abierta para la grilla de arte al paso, la tienda siempre va a estar abierta a que traigan para comercializar. En fin, invitamos a que la gente venga a vivir esta experiencia».

Educar en el arte.
El fin principal de AP es generar un mercado de arte, que las personas comiencen a comprar obras de sus artistas. «El día de la inauguración se vendieron tres obras y en los días siguientes se siguió vendiendo. Funciona. La gente quiere comprar arte, hay que educar también, qué arte comprar, qué es arte, qué no es arte, qué decora mejor tu casa, algo comprado en un bazar o comprarle a un artista. Es toda una educación que estamos dispuestos a enfrentar», aseguró Amrein.
La curadora de la sala es Natalia Zapatela. «Confiamos en su labor y sus gestiones públicas, es buena. También tenemos historiadoras de arte, tasadoras, queremos generar remates. Invitamos también a las empresas a que apoyen a los artistas con publicidad para poder pagarles. Hay espacios en las paredes, en afiches, en nuestras bolsas, en las redes… también esperamos que el Gobierno apoye este proyecto. En este espacio se va a generar mucho laburo, la idea es generar tanto para nosotros como para toda la gente que va a venir a vender acá. Es una máquina», finalizaron.
Luego de casi dos años con arte a través de pantallas, Arde Pampa llegó a la ciudad como un bálsamo para los amantes del arte todo. Y no sólo para pasar un buen momento recreativo, sino también para dar la posibilidad de llevarse algo único a su casa. Y con el plus, ni más ni menos, de estar ayudando a los artistas locales.

* Periodista