Inicio Caldenia Rock a la moda y glamour al rock

Rock a la moda y glamour al rock

En plena cuarentena por coronavirus, el fotógrafo de los músicos, actrices y modelos más variadas, entrega en una entrevista a Caldenia, y sin dudarlo, un poquito de su gran arte. Décadas de «disparos» y resultados excepcionales.
Adriana Lis Maggio*
«No soy un fotógrafo de lo que sucede, me gusta intervenir en la imagen». A partir de esa afirmación que se suma a otras tantas, dichas con firme y agradable voz, en una seguidilla de audios entrañables, el fotógrafo Gaby Rocca define la profesión que lo apasiona y se define. Contar de él, su trayectoria y oficio intenta -aunque sin pretensión de sustituir la presencia- dar cuenta de una muestra que la Secretaría de Cultura del Gobierno de La Pampa, tenía en carpeta junto a otras tantas, como la de objetos del peronismo, de UPCN, o cerámicas ranquel, cuyo contraste y variedad provocaran nuestras miradas.
«A principios de los años ’80, cuando todo aún era nada y el rock nacional no había vivido su boom de popularidad masiva post-Malvinas, Gabriel Rocca ya estaba metido de lleno en el mundo del rock. Cubría recitales, salía de gira con los músicos y sacaba fotos durante entrevistas para la revista Pelo. En esa época, en los conciertos aún no había vallas que separaban a los músicos de su público, pero todavía había policías, represión, arbitrariedad y dictadura. Sin embargo eran tiempos de enorme creatividad y un amateurismo involuntario, donde todos eran autodidactas en su oficio, y Rocca hechizaba a los artistas con talento, simpatía y complicidad», escribe Marcelo Fernández Bitar en la curaduría de «Retrato Argentino», la muestra aludida y que se expuso con record de visitantes en la Usina del Arte en Buenos Aires y en el Museo del Mar, de Mar del Plata.

Fotos en pandemia.
Hablar con Rocca y pedirle para Caldenia su descripción de la Muestra – agradecemos de paso, su generosidad- no sólo tenía el propósito de que esas fotos, de algún modo, estuvieran aquí, sino reflexionar juntos respecto de esta «nueva realidad» en medio de la pandemia. Hoy ¿todos somos fotógrafos? ¿La virtualidad extrema y el uso de la tecnología mediando los cuerpos, la distancia, las emociones acaba con la fotografía profesional? ¿Dónde ponemos hoy el límite entre lo público y lo privado? «Hoy se sigue fotografiando, hay otra manera distinta, sobre todo en los procedimientos, porque tenemos que respetar un protocolo sanitario; tal vez antes éramos 30 en un estudio, ahora somos 5 etcétera etcétera… pero no se afecta lo importante, el clima. Generar una suerte de intimidad agradable, la confianza, es lo que hace que los fotografiados expongan su alma. Todos pueden, podemos fotografiar, por ahí la calidad cambia pero se ven muchas cosas interesantes y eso es bueno. A mi me gusta dirigir -sigue- y me doy cuenta que se crea una mística, es como una danza atrás de una idea».

El divismo, un chiste.
«A lo largo de los últimos 35 años ha retratado a las más destacadas personalidades de la historia argentina. Actrices, músicos, modelos, líderes de opinión, actores, deportistas, diseñadores. (…) En blanco y negro o en color. En un estudio sobre un simple fondo neutro o en una locación. Con ropa o sin ella. Ninguna de estas circunstancias influyen. Rocca despliega todo su talento para captar ese instante mágico que se inmortaliza. Nada más ni nada menos», dixit Carla Rodríguez, en texto curatorial de «Rocca en la Usina: Retrato Argentino». Pero ¿no hay mucha vanidad en estas fotos, cómo se expresa el ego, cómo tratar el divismo?, le preguntamos. «El divismo es un chiste, las verdaderas estrellas se ríen; hace unos años hicimos un programa en televisión, «Divas en exceso», con actrices y se burlaban de eso. Graciela Borges -una de sus musas y amigas personales- lo dice todo el tiempo. No quiero decir que no haya algunos personajes que puedan tener el ego sobredimensionado, no serán del abanico de personas que me interesen pero casi no sucede. En el hecho fotográfico uno se despoja de todo y se transforma en un momento muy primario, de entrega absoluta».
«Su energía es infinita, te convence, te conmueve y logra todo lo que desea», escribió Graciela Borges para la muestra y tal vez, sea la energía y el corazón la alquimia con la que construyera su carrera este fotógrafo que sabe estar vigente fusionando mundos del que todos, aunque sea un poquito, queremos participar.

*Periodista