Inicio Caldenia Se estrenó “Carroceros”

Se estrenó “Carroceros”

DOCUMENTALES – EL FANATISMO DE “ESPERANDO LA CARROZA”

Lo que empezó como la curiosidad activada por un grupo de Facebook terminó en una película que retrata al universo de espectadores que hizo del film de Alejandro Doria una especie de totem.

Oscar Ranzani *

El fanatismo en su mejor versión es el eje de Carroceros, el documental de los fanáticos de Esperando la carroza, que se estrenó el jueves 4 de febrero por la plataforma Cine.ar.

Mariano Frigerio, codirector del documental junto a Denise Urfeig, es “carrocero”. Así se llaman los fanáticos de la película de Alejandro Doria estrenada con poco éxito en 1985. Pero no está solo: son miles y se agrupan en foros de Internet, donde repiten sus diálogos de memoria y visitan habitualmente Versalles, el barrio donde se rodó el film.

En el documental juega un rol clave la famosa casa de la familia Musicardi, donde transcurren la mayoría de las escenas de la película dirigida por Alejandro Doria. Pero muy pocos logran entrar: las dueñas quitaron el timbre y no le abren la puerta a nadie. El objetivo de Frigerio (que, además, aparece en escena y lleva el hilo de las entrevistas) es cumplir el sueño de todo “carrocero”. Con testimonios de productores y protagonistas de una de las películas nacionales más recordadas de la historia, como Antonio Gasalla, Betiana Blum, Luis Brandoni, Enrique Pinti y Mónica Villa, entre otros, Carroceros es un homenaje a Esperando la carroza y un documental sobre el fanatismo y la identificación.

Esperando la carroza fue dirigida por Doria e interpretada por China Zorrilla, Luis Brandoni, Antonio Gasalla, Mónica Villa, Betiana Blum, Julio De Grazia y Juan Manuel Tenuta, entre otros. Está inspirada en una obra de teatro escrita por Jacobo Langsner, quien también participó de la adaptación cinematográfica. Fue estrenada en el Atlas Lavalle, el 6 de mayo de 1985, frente a 1800 espectadores. En 1972 Doria había hecho una versión para TV que se transmitió por Canal 9. Trece años después, decidió llevarla al cine pero en tono grotesco. Al momento de su estreno, la crítica la tildó de “sobreactuada, crispada, gritada” y no tuvo demasiado éxito. Pero con el correr de los años, se fue convirtiendo en un clásico del cine nacional.

Miles de fanáticos.

“Con Denise somos amigos hace muchos años. Yo soy fanático de la película y vivo en Villa Luro. Una vez leí una nota que la casa donde se había filmado Esperando la carroza quedaba muy cerca de mi barrio, en Versalles”, recuerda Frigerio. “Con Denise se nos ocurrió hacer un corto alrededor de la casa. Y cuando empezamos a ir para mirar e investigar, notamos que había mucha gente que se acercaba, sobre todo, los fines de semana y que se sacaban una foto”. Ambos directores se metieron en el mundo de los fanáticos. Comenzaron a buscar en las redes. Encontraron el grupo de Facebook “Asociación de Enfermitos de Diálogos de Esperando la carroza”, que en aquel momento tenía 14 mil seguidores (actualmente tiene casi 22 mil). “Cuando entramos al grupo nos quedamos alucinados”, confiesa Frigerio. La gente comentaba en el grupo la realidad con frases de la película y se enteraron así de que suelen hacer “encuentros carroceros” dos veces por año, en los que festejan el inicio de ese grupo de Facebook y el estreno de la película. En esos encuentros, hacen tours por todas las locaciones donde se filmó la película y hacen las comidas que se nombran en Esperando la carroza.

* Página/12