Inicio Caldenia Sesenta años de AdelMA

Sesenta años de AdelMA

Hace sesenta años nacía a la vida cultural santarroseña la Asociación Amigos de la Música, AdelMa, entidad señera en la tarea de divulgar conocimientos y hacer docencia en torno a la música clásica, el canto lírico y otras variantes.
Rubén R. L. Evangelista *
AdelMA apoyó y fomentó la labor de los artistas locales del género musical lírico y desde los inicios fue permeable, también, a algunas manifestaciones de excelencia del género popular, como el folklore y el tango. Para concretar sus propósitos desarrolló la estrategia de organizar conciertos instrumentales de solistas, pequeñas formaciones y orquestas de cámara; y conciertos de canto lírico, ópera, zarzuela, entre otros, todo ello sustentado y complementado con lecturas, comentarios y charlas informativas acerca de cada obra musical.
Cada actividad desplegada por AdelMa contó con apoyo de ciertos sectores de la comunidad, incluidos los medios periodísticos locales, pero sus mayores sostenes fueron organismos públicos diversos a través de sus áreas de cultura. La presencia de AdelMa en la vida social y cultural de los santarroseños a lo largo tantos años tuvo una dimensión trascendente, porque por sobre los valiosos actos concretos de divulgación y enseñanza que llevó a cabo, su esencia radicó en la tarea noble de despertar amor por la música del más alto rango creativo, que es la menos conocida por el común de las personas. Gracias a AdelMa varias generaciones de ciudadanos accedieron a ese mundo, poco frecuentado por las mayorías, de la música clásica y sus concomitantes.

Los años ’50.
En la década de 1950 la ciudad de Santa Rosa había crecido y evolucionado en diversos aspectos; en lo cultural se producían avances significativos. La autonomía provincial obtenida en 1951 dio lugar al diseño propio de las actividades culturales desde el ámbito oficial, lo que planteó un nuevo escenario con mayores posibilidades y alternativas. La música clásica y el canto lírico empezaron a ocupar espacios más amplios en el interés de algunos sectores de la población, y surgieron ejecutantes e intérpretes grupales y solistas, en este último caso con predominio de pianistas por sobre los demás concertistas individuales.
La filial en Santa Rosa de LRA3 Radio Nacional -inaugurada ese decenio- fue un vehículo insuperable para infundir conocimiento e interés por el género, tanto por la emisión regular de conciertos grabados, como por la difusión de recitales de intérpretes locales y visitantes. Santa Rosa ya era una plaza importante en las giras que los artistas profesionales hacían por el interior del país. Hay que considerar, en lo que hace al desarrollo poblacional, que de los 14.600 habitantes censados en el año 1947, la ciudad pasó a tener 25.300 en 1960, según datos también de un nuevo censo nacional.

Nace la entidad.
En ese contexto, se gesta en la capital pampeana la idea de crear AdelMa, que si bien formalizaría su constitución legal en 1960, ya desde el 17 de junio de 1959 programaba y realizaba sus primeras actividades. Desde ese momento la entidad se constituyó en un brazo organizativo y ejecutor, complementario y de ayuda del accionar gubernamental, en materia de clásica y lírica.
En la práctica, y a excepción de ciertos períodos culturales y políticos «grises» en que se diluyó un tanto la actividad, la entidad trabajó estrechamente con las áreas específicas del Gobierno provincial, municipal y universitario, y participó de casi todo cuanto se programó y ofreció al público santarroseño a lo largo de las décadas. En su edición Nº 17 del mes de septiembre de 1963, la revista local «Lympha», que editaba y dirigía el pintor Nicolás Toscano, hacía un repaso(p. 18 y 19) de lo realizado por la Asociación durante los primeros cuatro años de existencia, que se cumplían, según señalaba el subtítulo de la nota y el texto en su desarrollo, «el 17 de junio de 1963». Ese es el dato más preciso hallado en torno a la fecha de inicio de la historia de la institución, que recién al año siguiente cumpliría las formalidades para obtener la personería jurídica.

Los propósitos.
El acta constitutiva se refrendó ante escribano público el 17 de marzo de 1960, y atendiendo al decreto Nº 620/1960 del gobierno provincial del 9 de agosto de ese mismo año, que le concedía personería jurídica un día más tarde -el 10 de agosto de 1960- la Asociación Amigos de la Música era inscripta en el Registro Provincial respectivo bajo la matrícula Nº 255.
El documento constitutivo de la entidad enunciaba, entre otros propósitos destacados, «(…) propender a la difusión de la cultura musical en sus diversas manifestaciones, ofreciendo a sus asociados la posibilidad de conocimiento y frecuentación del arte musical en sus expresiones más sobresalientes, mediante la organización de conciertos, espectáculos coreográficos, conferencias, audiciones de canto y corales, con la concurrencia de grandes figuras artísticas (…)». Además, AdelMa propiciaba el carácter provincial de la institución, y establecía que iba a instituir becas de estímulo.

Primeros directivos.
En la visión del cronista de la mencionada revista «Lympha», la Asociación Amigos de la Música era una «(…) entidad privada fundada por un pequeño grupo de caracterizados vecinos (…)». Uno de esos vecinos, para entonces ya de extensa y probada militancia musical, era el violinista Oscar de La Mata, de formación académica como el pianista Alfredo Finocchi, quien lo acompañó en el emprendimiento. También hicieron su aporte a la iniciativa Ricardo D. Felgueras -primer presidente de la asociación, quien ejecutaba el violín-; el también violinista Antonio Torino y su esposa, y Reynaldo Orrego Aravena. Pocos meses después de la constitución, se sumó Jorge Manuel Llanos, socio y tesorero de la institución durante décadas. La primera corriente impulsora de AdelMa estuvo formada además por José Jorge Peralta, director de LRA3; Manuel J. P. Varela, pintor; Elisa Asturi, arquitecta; Alfredo Kludt, pianista; y es probable que igualmente hicieron su aporte Juan Carlos Durán, pintor y músico y Alberto Fantini, músico, compositor, pintor y poeta, entre otros cuya presencia no ha podido ser documentada, ligados todos a la actividad cultural.

La etapa inicial.
Los primeros hechos que produjo la asociación, de los cuales quedaron registros periodísticos, datan del mes de octubre del año de la fundación, 1959. En ese sentido, dice la edición Nº 5 de la revista «Caldén» que publicaba el gobierno provincial, que el 12 de octubre hubo exhibición de películas de carácter musical por parte de la Dirección de Cultura de La Pampa, con la colaboración de Amigos de la Música, en la planta alta de la Municipalidad, actividad que se repitió dos días más tarde en la Escuela de Bellas Artes. También se da cuenta allí de que el 16 de octubre Amigos de la Música ocupó un espacio en la emisión de LRA3 Radio Nacional Santa Rosa, en el ciclo denominado «Valores del arte y la cultura en La Pampa».
En tanto la revista «Lympha» Nº 10 provee información completa y minuciosa de las acciones iniciales de la entidad:»(…) En su primer ciclo de actuación Amigos de la Música ofreció tres actos culturales de indiscutible calidad. El primero de ellos tuvo lugar el día 15 de octubre (1959) en el Salón de Actos de la Municipalidad, con el concurso del concertista de violín Enrique Danowicz (…), secundado al piano por la señorita Anielka Pelemur. El siguiente acto fue la primera presentación ante el público pampeano de la pianista María Teresa Canuti, quien el día 10 de noviembre interpretó en un recital obras de Scarlatti, Beethoven, Chopin, Debussy, Ginastera y Giacobbe. El tercer acto tuvo lugar el Día de la Música, 22 de noviembre, festividad de Santa Cecilia, con la intervención de artistas locales: la actuación en primera audición del Coro Polifónico de Santa Rosa dirigido por el R. P. José Ochoa, y el Trío de Cuerdas AdelMa, integrado por los violinistas Oscar de La Mata y Antonio Torino, y por el pianista Alfredo Finocchi».
En distintas épocas los conciertos fueron comentados, entre otros, por el violinista Ricardo D. Felgueras, el pianista Alfredo Kludt y la arquitecta Elisa Asturi, y en una etapa posterior se adoptó la modalidad de enviar anticipadamente impresos esos textos informativos y explicativos, a socios y al público habitué de los conciertos de AdelMa. Esa tarea estuvo a cargo de la secretaria María Cristina Di Nardo Righetti de Zampini.
En sintonía con los tiempos políticos, sociales y económicos respectivos, AdelMa tuvo alternativamente a lo largo del tiempo mayores y menores oportunidades de desarrollar sus propósitos institucionales. Al promediar la década de 1970, comenzó una etapa languideciente y pasó a tener poca presencia en la vida social y cultural santarroseña.

Segunda época.
Puede decirse que hay una segunda época en la vida institucional de AdelMa a partir de 1986. Ese año, Oscar de La Mata, uno de los fundadores y principal impulsor, convocó a rearmar la entidad, lo que se concretó en una asamblea extraordinaria que tuvo lugar el 6 de septiembre. En aquella jornada, estuvieron presentes y comprometieron su voluntad de revitalizar la actividad de AdelMa, los siguientes socios: Alcira Ceres Schulz de Abascal, Alfredo Martín Barrancos, Emilio Cano Frers, Oscar De la Mata, Eduardo Del Viso, Atlántida Righetti de Di Nardo, Ángel Luis Fumagalli, Marta Beatriz Salgado de Gazia, Clementina Dorado de Hernández, Lía R. Hernández, Alfredo Kludt, Pedro Guillermo Lettieri, Jorge Manuel Llanos, Jorge Luis Parodi, José Jorge Peralta, Oscar Ruitort, Jorge Omar Sánchez, María Cristina Di Nardo, Aída Finocchi de Carro, Héctor Manuel Solecio, Hernán De Dios Herrero, y Elena Di Nardo de Antocci.
Sobrevino entonces un ciclo de nutrida y muy intensa actividad, que se extendió hasta entrada la última década del siglo XX.
El primer presidente en la etapa iniciada en 1986, fue Emilio Cano Frers, quien estuvo durante un período muy breve, y después siguió Oscar de la Mata. Más adelante ocuparon el cargo Aída Finocchi de Carro, la señora de Pellizzari, y Héctor Gómez. En marzo de 2001 conducía los destinos de la asociación la Comisión Directiva elegida en la asamblea realizada el 15 de noviembre de 1999, que estaba así conformada: Presidente, Eduardo del Viso; vice-presidente, María Cristina Di Nardo; secretaria, Irma Ludwic; tesorera, Elena Mattiauda; pro-tesorero, Luis Martínez Aparisi; pro-secretaria, Liliana Fantini; Vocales Titulares:1ª Adelma Keller; 2ª María Isabel Maschio; 3ª María Teresa Hoff de Jonas; 4º Emiliano Martínez; Vocales Suplentes:1º Reinaldo Prane; 2º Vacante.

Nueva reactivación.
2004 fue el año que marcó una nueva interrupción en la vida institucional de AdelMa, y en mayo de 2008, con apoyo brindado por el Subsecretario de Cultura de la provincia, Ángel Aimetta, se anunció públicamente que se estaba ante un nuevo intento de reactivación de la actividad a través de una comisión normalizadora de AdelMa, presidida por José María Gavazza, e integrada además por María Cristina Di Nardo como secretaria y Héctor Gómez como tesorero y el músico y director de coros Roberto Sessa, como miembro de la institución. La nueva instancia institucional preveía aplicar un criterio aperturista, que daría lugar al fomento no sólo de las expresiones musicales llamadas clásicas o cultas, sino también a las llamadas populares, incluidos el rock y el jazz.
* Investigador de la música pampeana