Inicio Caldenia Voces por el Atuel

Voces por el Atuel

Con la inauguración del primer dique El Nihuil se alzaron voces de lucha desde el Territorio Nacional de La Pampa por la interrupción del río Atuel. Una de las principales voces fue la de Angel Garay, pero no la única…

Karen Iveth Pereyra *

Con la inauguración del primer dique El Nihuil en 1947, en la provincia de Mendoza, el último brazo del Atuel que quedaba libre hacia La Pampa dejó de correr. Ese mismo año, Angel Garay, encargado del destacamento policial y telegrafista en Paso de los Algarrobos, elevó una nota al Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón, sobre la lamentable situación de los pobladores de la zona de Paso de los Algarrobos. En sus propias palabras describió: «Aquí no son dos personas solamente, Señor Presidente, los que claman porque se dé largada al agua, son cientos de familias, que ya ni agua para tomar consiguen, son millones de cabezas de ganado que se pierden. Las familias enteras abandonan este lugar después de haber perdido todo su poco capital, y sinceramente Señor Presidente la situación, es de profunda tristeza, no tienen agua para tomar en algunas casas, y donde la hay sirve porque no hay otra. Todo esto tiene solución dejando correr el agua, aunque sea cuatro meses al año, por el cauce de los ríos (…)». (Fundación Chadileuvú, 2018: 36)
En esta misma entrevista Garay expresó los motivos de su accionar: «No sé si por susto, por no sé qué, me dije: qué puedo hacer, bueno le escribo a Perón». Es muy reconocido también que fue un acontecimiento en particular el que llevó a Garay a saltarse las jerarquías y fue cuando una mujer llegó al Destacamento policial, región donde se unía el Salado con el Atuel, «con un niño, entre dos o tres años, fallecido en sus brazos». El niño había fallecido debido a las enfermedades del lugar y a la pobreza que sufrían las familias.
A diferencia de otros reclamos por parte de pobladores del oeste pampeano, que serán presentados a continuación, la carta de Garay, de agosto de 1947, tuvo una respuesta inmediata por parte de las autoridades nacionales. Por ejemplo, se encomendó realizar perforaciones en Paso de los Algarrobos como alternativa para encontrar agua salubre y se envió por parte de las autoridades nacionales a inspeccionar la zona al Ing. Carlos A. Gentili. Además, posteriormente, la Dirección de Agua y Energía Eléctrica de la Nación dictará la Resolución 50/49 que obligó a Mendoza a realizar la entrega de 2,5 % del derrame anual del río hacia La Pampa, en tres sueltas anuales de siete días de duración cada una para consumo de las poblaciones y ganado, riego de las praderas naturales y alimentación de represas y lagunas.

Otro reclamo.
Angel Garay no fue el único poblador del oeste pampeano que decidió levantar su voz frente al mismísimo Presidente de la Nación, Juan Domingo Perón. En la Secretaría de Recursos Hídricos de la provincia de La Pampa se han encontrado testimonios pertenecientes a Norberto Rosario José Frieboes. Frieboes era un abogado con domicilio en Azul (provincia de Buenos Aires) y había adquirido, mediante una subasta, una propiedad en el lote dos, letra A-Sección 19 del Territorio Nacional de La Pampa. El 4 de noviembre de 1948 -un año después que el telegrama de Garay- expresó al presidente: «(…) que dado al gran perjuicio que se le ha ocasionado en forma tan injustificada, que ha invertido en la adquisición de ese campo todos sus ahorros de largos años, solicita de V.E. que se compense de alguna forma este daño, ya sea construyendo un canal del dique por los campos perjudicados (…), ya sea pagando en efectivo la desvalorización, o dando otro campo fiscal del valor que tenía el perjudicado antes de la construcción del dique (…)».
En este caso, el reclamo se fundó en un interés individual, no de carácter social como el de Garay; y tal vez esto explique el motivo por el cual no tuvo ecos ni obtuvo respuestas satisfactorias por parte de las autoridades nacionales como si lo tendrá la nota de Garay. Frieboes también le escribió al gobernador del Territorio Nacional de La Pampa. En ella expresó «los pobladores y propietarios de la zona de La Pampa situada entre los ríos Atuel (…) consideran que aún se está a tiempo para subsanar este error y facilitar a la agricultura el agua indispensable». Frieboes siguió reclamando a distintas autoridades, entre ellos al Gobernador de La Pampa, al director general de Agua y Energía Eléctrica, al Ministerio de Industria y Comercio de la Nación y otra vez al presidente, todo ello durante los años 1948, 1949 y 1950, con un último documento enviado en 1952. Frieboes escribió reiteradamente y justificó, una y otra vez, cómo la falta de agua lo perjudicó por lo que necesitaba urgentemente una solución. Sus palabras se perdieron en el tiempo, aunque en los documentos de Secretaría de Recursos Hídricos de La Pampa figuraba el inicio del juicio «Frieboes Norberto contra Gobierno de la Nación sobre indemnización de daños y prejuicios y lucro cesante» en el año 1950.

Inicio de la lucha.
Sumó su voz a estos testimonios un maestro de la Escuela Nº 294 del paraje del Arbol de la Esperanza, Aníbal Lonegro, al dirigirse al gobernador territoriano Eduardo Reguero. En su nota del 31 de marzo de 1949 le preguntó a esta autoridad nacional si era posible que le informaran cuándo se soltarían las aguas del dique El Nihuil y cuántos días duraría, ya que para que llegara a la zona se necesitaba que el agua corra por más de 20 días consecutivos. Con las sueltas se refiere a la famosa Resolución 50/49 de Agua y Energía Eléctrica nombrada anteriormente.
En 16 de agosto de 1950, la recién creada Comisión Permanente de Agua en La Pampa le escribió una nota al Presidente de la Nación Argentina, Juan Domingo Perón, para reclamar por la situación del oeste pampeano y para que se dé cumplimiento a la Resolución 50/49. Esta comisión es considerada el inicio de la lucha colectiva pampeana por el río Atuel. En la nota a Perón se expresó: «es menester hacer pública la situación de injusticia e inferioridad en que se ha colocado al territorio de La Pampa como consecuencia de la absorción de la totalidad del caudal de los ríos Atuel y Desaguadero por la Prov. de Mendoza (…). (…) se estima que esta situación implica una lesión, no solo a la economía regional pampeana, sino también a la nación misma». De ahí la necesidad de «crear un organismo permanente, el cual arbitrará las necesidades más convenientes, para dar cumplimiento a las resoluciones (…)».
De esta serie de testimonios se desprende cómo, en el nacimiento de la causa por el río Atuel, hubo pluralidad de voces que reclamaron al Presidente de la Nación Argentina y a otras autoridades políticas. En el caso de Angel Garay, su persona suele analizarse en solitario, y cómo su carta provocó la reacción de dependencias del Estado nacional para llevar a cabo una política concreta sobre el río Atuel. Pero Garay no fue el único que intentó llegar a las autoridades nacionales. Por un lado, tenemos un actor privado propietario de tierras y, por el otro, un funcionario de otra dependencia nacional, como es el caso del maestro Lonegro. Muchas veces suele presentarse la nota de Garay como el único reclamo enviado a la máxima autoridad de la nación para pedir por la libre circulación del Atuel luego de la construcción e inauguración de El Nihuil.
Otra pregunta sería por qué solamente se dio respuesta al telegrama de Angel Garay mientras que Norberto Rosario José Frieboes no encontró respuestas a sus demandas sino un férreo silencio. Tal vez la estrategia de Frieboes, por ser abogado, le cerró más puertas a aquellos que buscaron solucionar los agravios de manera extrajudicial. En el caso de Frieboes a pesar de iniciar una vía legal para solucionar su problema, es interesante ver que su caso quedó olvidado entre los expedientes, sin encontrarse más indicios de qué sucedió con su situación.
Estos actores iniciaron una lucha por el Atuel que hasta hoy continua ferviente. Sus voces marcaron el inicio de una causa aún abierta para los pampeanos. Fueron unas de las primeras voces, pero no serán las últimas…

Fuentes:

– Testimonio de Angel Garay. Repositorio: Fundación Chadileuvú (2018) Testimonios de los ríos robados Santa Rosa, La Pampa.
– Nota enviada por la Comisión Permanente de Agua al Presidente de la Nación para que se cumpla con Resolución 50/49. 16/08/50. Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia de La Pampa.
– Nota de Norberto Frieboes al Presidente de La Nación el General Juan Domingo Perón para que se pague por los daños ocasionados en el lote o se largue agua. 04/11/48 Repositorio: Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia de La Pampa.
– Nota de Norberto Frieboes al gobernador de La Pampa para que intervenga en los poderes nacionales para resolver sus problemas. 10/11/48 Repositorio: Secretaría de Recursos Hídricos de la Provincia de La Pampa.

* Profesora y Licenciada en Historia, UNLPam.