Inicio Coronavirus El Gobierno de San Pablo no confirma la detección de una nueva...

El Gobierno de San Pablo no confirma la detección de una nueva variante de coronavirus

El Gobierno del estado de San Pablo, principal foco de coronavirus en Brasil, desestimó por el momento la importancia de un estudio universitario que describió la existencia de una nueva variante del virus en dos municipios del estado.

«Hasta el momento no hay notificación oficial de una variante P4», como fue llamada en el estudio, dijo la Secretaría de Salud paulista en un comunicado.

Los laboratorios públicos son los que determinan oficialmente si una nueva variante viral, de las cientos que circulan, es extraordinaria y debe ser tenida en cuenta por su posible mayor contagiosidad.

La variante denominada P4 fue descrita en un trabajo publicado ayer por la Universidad Estadual de Sao Paulo (Unesp) que dijo que circulaba en los municipios de Porto Ferreira, interior paulista, que tuvo en mayo su pico de muertes, y de Mococa

El vicepresidente de la Sociedad Brasileña de Virología, Joao Pessoa Araújo Junior, dijo al sitio G1 que el 17,9% de los casos de Porto Ferrerira se deben a esta variante P4, aunque no pudo determinar si puede ser considerada una variante con importancia mayor.

La Secretaría de Salud de San Pablo informó que «hay cientos de variantes de coronavirus en todo momento y tres de ellas actualmente son consideradas variantes de atención debido al aumento de contagio o gravedad de la infección, como las variantes P.1, B.1.1.7 y B.1.351».

«La detección de nuevas variantes no debe ser confundida con diagnóstico ni puede ser considerada en forma aislada. Es un instrumento de vigilancia para el seguimiento de la pandemia, no siendo necesario del punto de vista técnico y científico secuenciamientos individulizados una confirmada la circulación local de cada variante», dice la nota.

Brasil detectó la variante sudafricana en el interior de San Pablo, en la ciudad de Sorocaba, y registró la presencia de la variante de India en las últimas horas, aunque se le atribuye a la cepa de Manaos, la P1, el estrago causado en la segunda ola de coronavirus.