Inicio Coronavirus La OMS alertó sobre la nocividad de la nueva cepa británica con...

La OMS alertó sobre la nocividad de la nueva cepa británica con Europa al borde del colapso

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó hoy miércoles que la nueva variante británica del coronavirus, entre 50 y 70% más peligrosa que la original, ya se propagó a 60 países mientras en Europa el aumento de contagios sigue alterando la normalidad y generando pánico en su población.

La OMS precisó que la cepa, que atacó a 10 países más que la semana pasada, es más contagiosa que la sudafricana, «que se extiende más lentamente y está presente en 23 países», al tiempo que renovó preocupación por otras dos surgidas en el norte de Brasil.

Rusia pidió autorización para registrar su vacuna Sputnik V en Europa al mismo tiempo que Irlanda suspendió su desfile de San Patricio por segundo año consecutivo y los Países Bajos impuso un toque de queda por primera vez desde el comienzo de una pandemia que parece empeñada en no retroceder y hasta burlarse de la llegada de los inmunizantes.

La noticia se conoce el mismo día en que Italia anunció que emprenderá acciones legales contra el laboratorio estadounidense Pfizer debido a los retrasos en el suministro de las vacunas y la consecuente demora en su campaña de inoculación.

Así lo anunció el responsable de la unidad de crisis para la pandemia, Domenico Arcuri, quien sostuvo que «no se puede ralentizar la campaña de vacunación, y mucho menos la administración de la segunda dosis después de que ya se recibió la primera».

«La protección de la salud de los ciudadanos italianos no se negocia», sentenció Arcuri.

El viernes, Pfizer y su socio alemán BioNTech anunciaron inesperadamente que no estaban en condiciones de entregar la cantidad de dosis concertadas, lo que desencadenó la ira de varios países europeos.

En contraste, Rusia anunció que planea tener vacunada a la mitad de su población de casi 70 millones de habitantes con su Sputnik V, orgullo nacional que fue la primera del mundo en registrarse, allá por agosto pasado, de momento con excelentes resultados.

Argentina, Bolivia, Venezuela, Palestina y Paraguay, entre otras varias naciones, ya la aprobaron.

No es el caso de Brasil, el país más afectado de América Latina, cuyo Tribunal Supremo de Justicia exigió explicaciones a la Agencia Nacional de Vigilancia (Anvisa), órgano regulador sanitario, sobre por qué no autorizó su uso de emergencia y lo emplazó para que responda en 72 horas.

Anvisa, preliminarmente, se defendió argumentando que el inoculante ruso «no cumplió los requisitos mínimos de seguridad».

Países Bajos prohibirá además los vuelos desde el Reino Unido, Sudáfrica y América del Sur a partir del 23 de enero debido a la aparición de variaciones del patógeno.

En 2019, el día de San Patricio, que celebra el santo patrono de Irlanda, atrajo a 500.000 personas a Dublín, incluidos unos 100.000 turistas, pero ahora el «tsunami» pandémico lo condenó a la prohibición.

Irlanda, un país de 5 millones de habitantes, registra más de 170.000 contagios y cerca de 2.800 muertos.

Reino Unido, el más castigado de Europa, transita dramáticamente su tercer confinamiento atribuido a la aparición de una nueva cepa mucho más contagiosa que produjo otra disparada de casos.

Esto llevó a que el asesor científico del Gobierno, Patrick Vallance, lanzara una atemorizante declaración pública al afirmar que «algunos hospitales parecen zona de guerra».

Pese a realizar un ambicioso plan de vacunación masiva desde principios de diciembre, Reino Unido presenta 3,5 millones de casos y la friolera de 91.000 defunciones.

España, uno de los países más afectados de Europa y del planeta, registró un nuevo récord con 41.576 casos y 464 decesos para un total respectivo de 2.412.318 y 54.637, pese a lo cual el Gobierno aún no decretó otro confinamiento general por temor a empeorar la ya grave situación económica.

La nación ibérica atraviesa su tercera ola en medio de una crisis sanitaria que está aumentando considerablemente la ocupación de camas de terapia intensiva, mientras que el Vaticano aplicó hoy miércoles la primera dosis a 25 personas sin techo de Roma, después que el papa Francisco, que canceló todos los eventos de esta semana, se vacunara el 13 de enero.

Chile aprobó el uso de emergencia de la vacuna china CoronaVac, recibió el cuarto cargamento de la norteamericana Pfizer de 44 mil dosis y anunció masivos testeos en los balnearios en vista de las aglomeraciones derivadas de esta época vacacional.

Sexto país más golpeado de América Latina, Chile registra 680.740 contagios y 17.597 muertes. (Télam).