Inicio Coronavirus Murió, por coronavirus, una de las finalistas del programa "Bake Off"

Murió, por coronavirus, una de las finalistas del programa «Bake Off»

Agustina Fontela, una joven de 31 años, que logró notoriedad al ser una de las finalistas del concurso de pastelería televisivo «Bake Off. Segunda temporada» murió este jueves a raíz de complicaciones derivadas del Covid.

La pastelera, que además era abogada, permanecía internada en una clínica de Viedma tras varios días de sufrir un cuadro que se agravó.

La joven, informó AMBITO, fue intubada el miércoles y hoy jueves falleció lo que generó conmoción en el ámbito gastronómico y de cierta parte de la opinión pública que siguió el programa de Telefé, uno de los más vistos, durante el comienzo de la pandemia por el 2020.

De acuerdo con el medio antes citado, la familia emitió un comunicado que se difundió a través de la empresa encargada del sepelio: “Agustina Soledad Fontenla falleció en Viedma a los 31 años. Si familia participa del fallecimiento y comunica que sus restos serán trasladados a Parque de Paz para su cremación”.

QUERIDA.

Agustina fue una de las participantes más queridas de «Bake Off». Llegó a las semifinales junto a Samanta Casais, Agustina Guz y Damián Pier Basile, quien terminó siendo el ganador del certamen.

Durante su paso por el reality de Telefe recibió elogios del jurado integrado por Christophe Krywonis, Damián Betular y Pamela Villar debido a su dedicación y a la evolución que fue experimentando en la pastelería semana a semana. Por otro lado, su historia de vida también resultó una de las más atrapantes para el público.

“Mucha gente cuando me ve piensa que soy una abogada que cuando está aburrida hace pastelería, que es un hobby. La verdad que no. Los últimos finales de la carrera me la pasé llorando porque yo quería cocinar”, había dicho la participante.

“Entendía todo el esfuerzo de mi familia para mandarme a estudiar y no era tiempo de cambiar. Todo el mundo me decía que cuando empiece a trabajar, se me iba a pasar. Nunca se me pasó”, expresó después, sabiendo que lo suyo estaba en la cocina y, específicamente en la pastelería, no en los tribunales.