Inicio Coronavirus Nuevo test de diagnóstico podría llegar a terminar con la pandemia

Nuevo test de diagnóstico podría llegar a terminar con la pandemia

En la ciudad de Southampton (al sur de Inglaterra) se está llevando adelante un experimento para probar un nuevo test de diagnóstico, que serviría para saber en menor tiempo si una persona está contagiada de coronavirus o no.

Según un artículo de la BBC, ya se están llevando a cabo experimentos con hisopos que otorgan resultados más rápidos pero la prueba con saliva podría llegar a ser revolucionaria. Este método podría brindar agilidad y confiabilidad a los diagnósticos de Covid-19.

Las personas solo tendrían que escupir en una probeta, tras lo cual la muestra de saliva se enviaría a un laboratorio que daría los resultados en un corto tiempo.

Hay más de 10.000 médicos y trabajadores de distintos sectores que junto a sus familias están participando de este experimento en Southampton.

«Creemos que la saliva es un fluido muy importante para analizar. Las glándulas salivares son el primer lugar del cuerpo que infecta el virus. Parece ser que las personas registran positivo en su saliva antes de en el resto de los ductos respiratorios», explicó Keith Godfrey, uno de los coordinadores del experimento en la Universidad de Southampton.

«Si lo que buscamos es detectar a las personas en los estados primarios de la infección, este bien puede ser el camino hacia adelante», agregó.

La exactitud de la prueba de saliva es fundamental para que el ensayo tenga éxito, señaló el medio citado. Las muestras que se están recolectando en el marco del experimento se mezclan con una solución que se calienta para que suelten el material genético del virus. El método, conocido como RT-Lamp (amplificación isotérmica mediada por bucle), toma unos 20 minutos. Una gran diferencia temporal en comparación a las varias horas que demanda la prueba de RCP.

En caso de que el ensayo funcione, luego se podría intentar analizar a toda la población de Southampton (250.000 personas) de manera semanal.

«Si estamos dispuestos a reabrir la sociedad y la economía, esta podría ser la manera de monitorear la presencia del virus en comunidades y detectar los brotes antes de tener que necesitar confinamientos», indicó Godfrey.

Incluso hay un grupo de científicos, liderados por el profesor Julian Peto de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, que sostiene que toda la ciudadanía del Reino Unido debería tener acceso semanal a las pruebas de saliva para coronavirus.

Los expertos argumentan que si se consigue hacer una vigilancia en masa, se podría llegar a ponerle punto final a la pandemia y retomar la vida normal. Si se llega a dar este escenario, el gobierno inglés tendría que realizar 10 millones de pruebas diarias, y actualmente reconocen que podrían llegar a hacer 300.000 por día.

Esta política costaría mucho dinero. Se habla de 1.250 millones de dólares al mes pero estimaciones oficiales del Reino Unido señalan que la crisis actual por el virus la dejaría una pérdida de aproximadamente 400.000 millones de dólares a las arcas estatales.

Los tres problemas fundamentales que presentan los test de diagnóstico que se usan actualmente son, en primer lugar, que menos de una cada cuatro personas que dan positivo en la prueba de coronavirus presenta síntomas el día mismo del testeo. Esta situación provoca que mucha gente no sepa que está contagiada y propague el virus sin saberlo.

En segundo lugar está la prueba en sí, ya que consta de la introducción de un hisopo en el fondo de la garganta y dentro de la nariz para obtener una muestra de la mucosa del paciente. Una situación nada agradable para las personas, y muy invasiva.

Tercero, el resultado no es instantáneo. La muestra debe ser enviada a un laboratorio, que tarda varias horas en procesarla. De hecho, nueve de cada 10 ingleses que en la actualidad asiste a alguno de los centros de prueba reciben la confirmación de si están infectados o no, 24 horas después.

Foto: bbc.com