Inicio Coronavirus "Tuve muchísimo dolor de huesos y de pulmones"

«Tuve muchísimo dolor de huesos y de pulmones»

FUERTE AUTOCRITICA DE PIQUENSE QUE DIO POSITIVO Y CONTAGIO A FAMILIA

(General Pico) – La piquense Lorena «Loly» Robledo, conocida por su participación activa en el Grupo de Padres TEA (Trastorno de Espectro Autista), fue diagnosticada con Covid -19 el jueves pasado. Tres días más tarde, su pareja y sus dos pequeños hijos, con quienes convive, también resultaron positivos. En diálogo con LA ARENA hizo una fuerte autocrítica y dio testimonio del difícil momento de salud que atravesó, durante los primeros días que contrajo el virus.
A través de su perfil en la red social Facebook, hizo pública su situación y la de su familia, con el único fin de concientizar a los vecinos y vecinas de la ciudad, que no apelan a las medidas de cuidado recomendadas por las autoridades sanitarias.
En ese posteo, refirió que «compartí el mate, tomé del mismo vaso y no respeté las distancias con la gente con la que me rodeo, y esto porque uno se relaja y no toma dimensión del problema». En la misma publicación subrayó que «somos hijos del rigor, porque no aprendemos hasta que nos toca y ni hablar si le toca a tus hijos».

Contagio.
La vecina piquense relató que comenzó todo el jueves pasado, cuando tuvo distintos malestares que la llevaron a sospechar que se había contagiado de coronavirus.
«El mismo jueves me hicieron el hisopado por ser contacto estrecho de un caso positivo. Me dieron el resultado a la tarde y me dijeron que era positivo. A las 72 horas arrancó mi nene más grande con mucho decaimiento y temperatura. Hoy (por ayer) arrancó mi marido con dolor de cabeza y la nena más chica con síntomas, con un poco de temperatura. Ya estamos los cuatro contagiados», dijo.
«Hasta que no nos pasa, no somos conscientes del riesgo que le genere a los adultos mayores o a los niños. En este caso mis hijos, dentro de lo que a mi me pasó, ellos están bien, porque yo tuve muchísimo dolor de huesos y de pulmones de tanta tos. Además me faltaba el aire», agregó.
En su relato sobre la situación que atraviesa su familia, Robledo destacó que «te termina de hacer click, cuando por tu culpa infectás a tus hijos».
«Somos convivientes, estamos en la misma casa y es lógico que se iban a contagiar, pero cuando vos los ves mal a ellos, pensás por qué no me cuide y tomé los recaudos antes. Esto se podría haber evitado tomando la distancia, estando con barbijo en un mismo lugar. Uno se confía, y por eso estamos como estamos. La gente sigue sin tomar conciencia, porque se sigue juntando, sin el distanciamiento, sin usar bar barbijo y sin desinfectarnos. La gente se piensa que esto es política, pero hoy a mi me toca vivirlo desde adentro y no es nada lindo», indicó.

Recuperación.
A cuatro días de haber sido diagnosticada de Covid-19, Robledo ya se encuentra un poco mejor. Los fuertes dolores parece que ya quedaron atrás, pero no así la enfermedad, que afecta a toda su familia.
«Estoy mejor, ya no tengo dolores de cabezo pero de momentos me agarra mucho sueño. Por suerte los dolores de huesos ya no los tengo. Me quedó la tos y muy poco dolor de cabeza. Los primeros días fueron terribles. Hoy uno se hace fuerte por sus hijos, porque tengo que cuidarlos, al igual que a mi marido. De a poco va mermando», contó.
A las 72 horas de haber dado positivo, empezó con síntomas su hijo mayor. Con fiebre, tos y mucho decaimiento. Tras ello, lo llevaron al «hospital para descartar» que se tratara de una congestión habitual. En el centro de salud, los recibieron con todo el protocolo, y cotejaron que también era positivo. Luego dio positivo su hija y su pareja. Antes ya había contagiado a sus hermanos.
«Yo sin saber que era positivo estuve con mi familia y contagié a mis hermanos y a mi cuñada, y ahora estamos todos aislados», señaló.
La familia aún no superó la enfermedad, aunque ella, por ahora, dejó atrás los peores momentos. Sin embargo, aunque ya no sienta el malestar de los primeros días, le queda el dolor de haber contagiado su a familia. Por eso, optó por contar su historia para generar consciencia entre los vecinos y vecinas de la ciudad, donde el número de contagios, va en ascenso día tras día.