Inicio Culturales Adhieren a decálogo

Adhieren a decálogo

DEFENSA DE LA CULTURA

La Secretaría de Cultura de La Pampa adhirió y se sumó a la difusión de un decálogo «en defensa de la Cultura» producido por la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI).
La titular del área y actual presidenta del Ente Cultural Patagonia, Adriana Maggio, consideró que «se trata de una excelente iniciativa que nos llega de mano de referentes de cultura de otros países latinoamericanos como Fernando Vicario Leal (radicado en Colombia y quien ha estado en La Pampa en reiteradas ocasiones, capacitando a nuestros gestores)».
A su vez, precisó que «suma otra herramienta institucional para la reflexión e impulso de políticas públicas urgentes para atender el sector» y señaló que se ocupó de transmitirlo «al Ente Patagonia Cultural y a las autoridades del Ministerio de Cultura de la Nación a través del Consejo Federal de Cultura».
La Organización de Estados Iberoamericanos para la Educación, la Ciencia y la Cultura (OEI) lanzó recientemente un decálogo en defensa de la cultura en tiempos del coronavirus, con el objetivo de sensibilizar sobre los efectos negativos que la pandemia ha ocasionado al sector artístico y cultural, así como ratificar la contribución decisiva que aporta la cultura para el desarrollo de la región y el bienestar de la ciudadanía iberoamericana.
En ese sentido, anunciaron oficialmente, se calcula que las industrias creativas y culturales representan entre el 2% el 6% del PIB de América Latina y el Caribe y dan empleo a 1,9 millones de personas en la región, según datos de la Unesco. «La crisis que azota al sector debido al COVID-19 pone en peligro la sostenibilidad post-coronavirus», advierten.

Diez postulados.
Por estos motivos, hizo un llamamiento «a favor de la protección de la cultura» a través de diez postulados. «Declaramos que, para los Estados Iberoamericanos, la cultura debe ser considerada como bien de primera necesidad, incluyéndola entre los beneficiarios explícitos de todas las políticas y ayudas públicas», indicaron desde la OEI.
Además, solicitaron «el más decidido apoyo para el conjunto de artistas, instituciones y empresas del mundo de la cultura, si fuera preciso con ayudas especiales motivadas por las circunstancias que atravesamos, para hacer posible la mejor salida de la crisis, su sostenibilidad futura y el mantenimiento de puestos de trabajo dignos en el sector cultural».
Por otro lado, exigieron «preservar el empleo cultural, los estatutos laborales y su protección social, buscando evitar situaciones de indefensión y potenciando su resiliencia ante las crisis».
En otro de los postulados, la OEI solicitó «potenciar el papel del servicio público en la difusión y distribución de las culturas locales», creando «apoyos especiales a los medios de comunicación tradicionales y a las nuevas plataformas digitales para que la ciudadanía pueda ejercer su derecho de acceso a la cultura, al conocimiento y a disfrutar de su diversidad».

Reactivación de mercados.
En el decálogo, remarcaron la necesidad de «incentivar los procesos de cooperación cultural para reactivar los mercados durante y después de la crisis». A su vez, manifestaron que «hay que lograr una mayor movilidad de bienes y servicios culturales, creando medidas conjuntas que potencien el papel de los Estados como defensores de las industrias culturales y creativas de la región y favorezcan su profesionalización».