Inicio Culturales "Afortunada de vivir de la música"

«Afortunada de vivir de la música»

LA CANTANTE SOLANGE DONATI RECIBIO AYUDA DEL INAMU

La artista pampeana Solange Donati fue beneficiada días atrás con un fondo de incentivo artístico del Instituto Nacional de la Música (Inamu), por su canción «Somos», cuya letra está cruzada, al igual que varios de sus temas, por una palabra y un modo de vida: lucha. «La compuse hace dos años y fue una manera de abrazar la lucha de las mujeres que toman la calle con tanta fuerza y convicción», contó.
Hace alrededor de una semana la joven oriunda de Caleufú recibió un llamado de la Secretaria de Cultura provincial en la que le contaron que su canción estaba entre las seleccionadas para recibir $15 mil de la Campaña «Cultura Argentina en Casa». «Lo tomé con sorpresa y me emocionó profundamente por el hecho de estar en el pueblo y lucharla para poder mantenerme con la música. Recibir el reconocimiento y la ayuda fue algo maravilloso e increíble», contó a LA ARENA.
La canción que compuso, y por la que fue seleccionada, se llama «Somos», y representa «una manera de abrazar la lucha de las mujeres, mi manera de aportar a la causa y de hermanarme a la lucha y ofrecer una resistencia. También en lo vinculado a la música, donde las mujeres tenemos una batalla diaria».

Vivir de la música.
Según manifiesta, en la actualidad vive de la música que compone y de compartir sus conocimientos en talleres. «Estoy completamente agradecida por ello. Soy afortunada, no sólo por tener la dicha de poder compartir canciones sino porque también puedo brindar talleres de piano, violín, y el que más me llena: el de expresión musical que comparto con pequeños de dos y tres años en el Centro de Expresión Infantil de Caleufú», cuenta con entusiasmo.
Su gusto y afinidad por los instrumentos y la música se gestó durante las tardes de reunión familiar en Ingeniero Luiggi, donde, según detalla, su abuelo Atilio tocaba el acordeón. «Él era un increíble acordeonista, y durante las reuniones siempre se ponía a tocar algún que otro vals o ranchera. Yo pasaba horas escuchándolo», recordó.

Comienzos.
Escuchar a su abuelo le despertó, a los cinco años, las ganas de aprender a tocar algún instrumento, cuenta. «Le pedí a mis padres estudiar algún instrumento y en Caleufú lo único que había era piano, entonces comencé a tomar clases hasta que más adelante decidí perfeccionarme en (Ingeniero) Luiggi y terminar los estudios en General Pico», expresó.
Cuando tenía 12 años, quiso tomar clases de violín ya que «me llamaba mucho la atención la sonoridad de ese instrumento», por lo que comenzó a tomar clases con Alberto Pelizzari, para luego formar parte de la Orquesta de Cámara de General Pico hasta que cumplió 18 y se mudó a Santa Rosa, donde estudió Profesorado de Música, en el Crear.

Guitarra y canto.
A sus 15 años, sus tíos le regalaron una guitarra y, pese a que no tenía profesores o alguien que le enseñara, decidió lanzarse sola. «Era experimentar, probar sonidos e ir incursionando en el instrumento», cuenta.
Pero un par de años después, ya en la capital provincial, «me empezó a surgir una inquietud, tenía la necesidad de ponerle palabras a las cosas que me pasaban, que veía y que por ahí no conseguía explicar de otra forma que no fuera con la poesía», por lo que empezó a escribir sus temas.
Dueña de una voz suave y a la vez profunda, Donati decidió «tomar el mando» y salir a cantar las letras que componía. «Esa es una fase bastante experimental, que aún estoy conociendo y disfrutando también, porque creo que de eso se trata», aseguró la joven que tiene algunos temas grabados y que se encuentra en pleno proceso de armado de las canciones de su primer disco, que la cuarentena demoró.

Trabajos.
En YouTube están colgados cerca de una decena de canciones solistas, como «Loncomeo para Don Atilio», «Mensaje para la Madre Tierra» y «Lagrimas de Sal», en el que un tramo reza «soy un pueblo decidido a no dejar de caminar, luchando por el Atuel y su curso natural». Es que sus canciones están marcadas por el ánimo de lucha, y también por la pampeanidad.
No son las únicas canciones, ya que también formó parte del «Proyecto Semillas» (2016), junto con Rodrigo Morales, donde abordan la problemática lationoamericana a través de canciones dedicadas a los Estudiantes Desaparecidos de Ayotzinapa, las inundaciones y su impacto en los sectores más vulnerables y la lucha de los pueblos originarios.

Actualidad.
Donati se refirió a los proyectos en los que trabaja en la actualidad. Además de ultimar detalles de la salida de su primer disco, atraviesa la cuarentena de una manera «muy productiva». «Me está dando tiempo para sentarme tranquila a componer, están saliendo canciones y estoy recopilando proyectos que habían quedado estancados. Uno de ellos es un libro de poemas que escribí en los últimos diez años con una encuadernación artesanal que, en un principio, lo pensé como un regalo para mis allegados, y ahora lo tomo como algo que quiero que llegue a todo aquel que desee leerlos», relató.
«Por el momento me encuentro muy muy instrospectiva y creando mucho», cerró.