Inicio Culturales "Amo la danza y amo enseñar"

«Amo la danza y amo enseñar»

TREINTA AÑOS DE LA ESCUELA DE ANDREA SANTAMARINA

La Escuela de Danzas de Andrea Santamarina cumple 30 años ininterrumpidos de enseñanza y por eso este fin de semana comienzan los festejos. Serán dos encuentros, el primero hoy a las 21 horas y el segundo mañana a las 20 horas, ambos en el Teatro Español de Santa Rosa.
El espectáculo, llamado «Gracias a la vida», cuenta la historia de una niña que conoce la danza y eso marca su vida para siempre.
«Este año es especial porque son 30 años en la enseñanza, un año de muchas emociones y muchos encuentros. En este festival lo que hago en realidad es la historia de mi vida, tomado como a una persona cualquiera que le llega la danza a su vida y que realmente la transforma, algo que siempre está presente y que en los peores momentos ayuda y está», contó Santamarina en entrevista con LA ARENA. «Esta nena ha logrado superar un montón de cosas con la danza y con el apoyo de la familia. Por eso este ‘Gracias a la vida’, porque es una agradecida de poder hacer y vivir de lo que siempre amó», aseguró Andrea.
Este show promete tener emociones, y todas las situaciones que atravesamos en la vida, cosas lindas, cosas tristes y otras más alegres.

170 bailarines.
Entre los dos espectáculos, participarán 170 bailarines. «El show tiene un tinte especial porque se ha convocado a ex alumnos y llegamos a 40. No fue algo pensado, se fue dando y se armó, así que vienen de Ingeniero Luiggi, de Eduardo Castex, de Monte Nievas, de Lonquimay, de Córdoba, de Buenos Aires», anticipó Andrea. «Están emocionados de poder venir. La energía que hay en esos ensayos es hermosa, están todos queriendo volver a esos lugares donde uno fue feliz, donde amó la vida. Hemos creado coreografías especiales para ellos».
También estarán los alumnos de la Escuela de Danzas y 26 bailarinas del Taller de danza clásica que hace 7 años da Andrea en Toay.
Además, la profesora otorgará reconocimientos a personas e instituciones que considera importantes en estos 30 años de vida de la escuela. «La idea es agradecer. Son 30 años en los que perdura algo y no es por mí, es por un montón de gente y siento la necesidad de ser agradecida, a los medios, entre los que está LA ARENA, a distintas instituciones, a personas y familiares, las mamás cambiadoras que siempre están para ayudar a las bailarinas, que vienen a los ensayos y que siempre se hacen el lugar para estar», reconoció.

Los comienzos.
La Escuela de Danzas de Andrea tiene 30 años, pero ella conoció esta técnica a los 3. «Yo jugaba con mi hermano más grande y siempre estaba metida con él, era re varonera. Y en ese momento había que elegir entre danza o piano y me mandaron a danza y ahí empecé, y ya hace 48 años que estoy en esto, toda una vida, y feliz», aseguró. «Con las subidas y las bajadas, pero amo bailar, amo enseñar, me gusta cómo uno aprende y se llena de los niños, los abrazos, los mimos. Creo que a través del cariño uno va aprendiendo y sobre todo el darle la posibilidad a cada niño de creer en uno mismo y a partir de eso poder crecer. Creo que es importantísima la autoestima del niño, el yo puedo. La danza clásica te da eso, porque es tan lento el avance que vos tenés que insistir y probar hasta lograr el movimiento, entonces te da esto de la constancia, es un aprendizaje para la vida», resumió.