Inicio Culturales Aprueban cupo femenino en festivales

Aprueban cupo femenino en festivales

NORMA DURANGO: "ESTAMOS SUPER SATISFECHAS"

El proyecto de ley de cupo femenino y acceso de artistas mujeres a eventos musicales obtuvo el miércoles media sanción por parte del Senado de la Nación. A partir de este momento, la Cámara de Diputados deberá tratar el proyecto para convertirlo en ley y para que pueda ser reglamentado. La media sanción tuvo 50 votos afirmativos, uno negativo (el de Juan Carlos Romero, PJ, Salta) y ninguna abstención.
«Estamos súper satisfechas porque ayer (miércoles) en la sesión del Senado se votaron cuatro leyes de ampliación de derechos. Se presentó este proyecto que obtuvo media sanción y que nosotros hemos presentado reconociendo que todos los días tenemos un aprendizaje y vamos incorporando nuevos derechos», expresó la senadora pampeana (PJ) Norma Durango en comunicación con LA ARENA. «Yo decía en el recinto que habiendo sido durante 18 años la secretaria de Cultura de La Pampa, nunca pensamos en un proyecto como este. Es un proyecto que viene atado a la revolución feminista que se ha hecho en el país y en el mundo y que la urgencia de la trata, del abuso, de la violencia de género, nos hizo estar ocupadas en eso, no porque no sea importante sino porque los otros eran prioritarios».
La funcionaria, que además preside la Banca de la Mujer del Senado y ha tenido real injerencia en este proyecto de ley, aseguró que «este es un reclamo laboral, es la posibilidad de más trabajo, de mayores posibilidades en los espacios, y esto fue entendido por todos los senadores y senadoras a tal punto que fue votado por todos menos por uno».

MAPU.
En La Pampa, el proyecto de ley que pedía por más mujeres en los escenarios, caló hondo y muchísimas mujeres músicas comenzaron a reunirse y a organizar actividades para que se convierta en ley. Fue así que el 8 de marzo de este año, en el Día de la Mujer, 40 mujeres compartieron un escenario en el CC Medasur y se transformaron en MAPU, Mujeres Artistas Pampeanas Unidas.
«Quiero felicitar a las chicas de La Pampa, porque se organizaron de tal manera que reunión a reunión se sumaban más mujeres y al poco tiempo se hizo el festival con 40 músicas en el escenario. Una ley es el resultado también de lo que una sociedad necesita y quiere, y esto se plasmó a través de esta ‘militancia’ que ellas hicieron en diferentes provincias», sostuvo Durango.
«Me parece que cada una de las cantoras, de las músicas, productoras, técnicas, sonidistas, que hay muchas, tienen que militar esta ley, tienen que ser ellas las que la defienden porque tener el 30 por ciento de mujeres en la programación de los festivales es muy importante y le va a dar a la gran cantidad de mujeres talentosas la posibilidad de visibilizar su trabajo».

Género y derechos.
Además de la ley de cupo, el miércoles se trataron tres leyes importantes en cuestión de género y ampliación de derechos. Por un lado, se convirtió en ley el proyecto de creación de un fondo de asistencia a las víctimas de trata. «Es un fondo fiduciario que tiene como objetivo asistir económicamente a las víctimas de este delito. Cuando una víctima de trata es rescatada de los proxenetas y de las mafias, la mujer está devastada, desde el punto de vista psicológico y también económico. Este fondo tiene sentido porque lo que se le saque a los proxenetas va a ir a este fondo fiduciario que va a ayudar a las víctimas a empezar a tener una vida diferente», explicó la senadora.
Por otro lado se votó una ley presentada por Norma Durango, junto a la senadora Sigrid Kunath de Entre Ríos, que tipifica la desobediencia de las resoluciones judiciales cuando al acusado se le da una restricción domiciliaria y no la cumple. «Hay una modificación del código penal y de la ley de protección integral a las mujeres para tipificar esta desobediencia y aumentar las penas».
Finalmente, el Senado votó una ley presentada por la senadora de Tucumán que convierte en ley un programa que ya está en marcha que es el de las tobilleras electrónicas. «El botón antipánico no ha dado el resultado esperado, las mujeres tienen que estar todo el día con el aparatito en la mano o no tienen señal, entonces la tobillera es un cambio de paradigma porque será el violento el que deba tenerlo y trasladarlo como una carga y cuando se acerque a la víctima, la tobillera va a alertar», detalló.