“Cada palabra tiene su historia”

EVANGELINA CORREDERA PRESENTO "LA PIU BELLA", SU LIBRO DE POESIA LUNFARDA

La violinista baronense Evangelina Corredera (21) acaba de presentar su libro “La Piu Bella” (Editorial Dunken), volumen que reúne poemas, milongas, tangos, y narraciones breves en lunfardo, una jerga que se ha convertido en una obsesión para la artista desde que era una adolescente.
“Mi interés por el lunfardo arrancó junto con la música. A los 14 años, empecé a escuchar con la música que escuchaban mis abuelos y prestaba atención a las letras. Fue así que empecé a investigar la poesía de Rivero y los diccionarios de lunfardo. Después se me dio por estudiar cada palabra, porque cada palabra tiene un significado y una historia y entonces comencé a componer con esas palabras”, dijo a este diario Corredera, que actualmente se encuentra radicada en Trenque Lauquen adonde dirige el coro Buenas Noches Tango.
“Me interesa el lenguaje, sobre todo el del tango, que es el principal folklore argentino. El lunfardo ni siquiera es un idioma o un dialecto, es una jerga. Tiene adjetivos, sustantivos y verbos pero que no se relacionan entre sí. No existe una forma de unirlas salvo por el castellano español que usamos a diario”, agregó la autora de La Piu Bella, que además se encargó de ilustrar su libro con dibujos propios.

Los cambios en lunfardo.
“En el habla de los jóvenes de hoy está presente el lunfardo, pero los significados fueron cambiando, e incluso decimos cosas que originalmente significaban lo contrario. Por ejemplo la palabra “patovica” que la usamos para definir al seguridad de un boliche, cuando en realidad, la palabra surge de la conjunción de “pato” (la postura del animal que saca el pecho) y “Vicca”, una firma (de alimento balanceado para animales propiedad de Víctor Casterán, de allí la sigla) que hizo promociones mostrando como quedaban los patos que eran alimentados con ese alimento”.
Evangelina es muy didáctica a la hora de explicar su pasión por las letras lunfardas y la historia de la jerga. “El lunfardo tiene polisemia (significados distintos para una misma palabra), e integra el cocoliche (mezcla de iltaliano y español), el argot francés, los refranes y los apodos. Lunfardo viene de Lombardía, un lugar de Italia. Los lombardos que llegaron a la Argentina eran banqueros y prestamistas. La gente pobre de Italia les decía ‘lunfardos’ (ladrones). En sí, el origen término lunfardo tiene que ver con su historia: es un robo, un afano, es robar palabras”, concluyó.

Artista con todas las letras.
Desde los 8 años que Evangelina Corredera ha dedicado la mayor parte de su tiempo a la música (toca el piano, el violín), al arte plástico (dibuja), ha integrado proyectos musicales y se ha inmiscuido de lleno en la investigación de la jerga lunfarda. Cuando cursaba en el secundario en Colonia Barón, asistía los ensayos con la Orquesta Infanto Juvenil y tocaba violín con Gustavo Díaz y el grupo La Huella. La vocación docente también se le despertó tempranamente: a los dieciséis enseñaba lenguaje coral a adultos mayores en Quemú Quemú. Hace dos años se instaló en la ciudad bonaerense de Trenque Lauquen junto a su compañero de vida, al guitarrista uriburense Lucio García, que también se le dio por la escritura y ya lleva dos libros publicados: una novela y un libro de guitarra.