Inicio Culturales Cuartetero pampeano

Cuartetero pampeano

Los momentos importantes implican grandes cambios, y esto logró Matías «El Tanito» Wiochi, un joven cantante de cuarteto de Santa Rosa. Lleva más de 10 años en el circuito musical, pero la falta de recursos económicos no lo dejó avanzar mucho más allá de La Pampa… hasta ahora. El músico habló con LA ARENA y contó, feliz, que acaba de firmar contrato en Córdoba, cuna del cuarteto, con el sello más antiguo del país, Magenta Discos.

Luego de recaudar fondos con la realización de un concierto streaming durante la pandemia, la banda «El Tanito» logró juntar más de la mitad del dinero para cumplir el sueño de grabar su primer material discográfico, en un reconocido estudio de grabación cordobés. Lo que no sabía Matías, era que en el estudio lo esperaba una sorpresa: la firma del contrato con Magenta. Esto implica para su proyecto una apertura al país, programación de giras y la distribución del disco en comercios y plataformas digitales mundiales.

Algunas de las canciones ya se encuentran en los portales Cuarteto.com y De Locos Online, los dos sitios más importantes de Córdoba. «Nos hicieron notas y nos están difundiendo y eso llega a todos lados. Así que los temas que ya hemos subido están sonando por todo el país y tenemos comentarios de gente de todos lados», contó el músico.

El disco.
En diálogo con LA ARENA, «El Tanito» explicó que el disco, que saldrá en aproximadamente en un mes, cuenta con 11 canciones en total, ocho de ellas de creación propia. «Cuarteteando con el alma», nombre del disco y de una de las canciones, será presentado en nuestra ciudad una vez que lleguen los discos y que encuentren el lugar adecuado para reencontrarse con el público luego de la pandemia.

«Hay dos canciones que hicimos con mi hermano Lucho, y las otras seis las escribió Fede Avila que es el productor del disco. Es importante esto porque las bandas están haciendo muchos covers, y nada de temas propios, y nosotros ya salimos con ocho temas propios y tres covers, una cumbia de Maluma, Gigante Chiquito de Sergio Denis y Mil demonios, de Moderato», anticipó el pampeano. «Los temas propios son testimoniales, cuentan historias de vida porque tratamos de traer el cuarteto de antes como La Mona o Marcos Bainotti, que contaban historias».

La banda tiene al frente, en voz, al Tanito, y se completa con Kalu -hermano del cantante-, Matías, Joaquín, Ale, Bebo y Jonnhy. «Kalu es súper importante porque estuvo conmigo desde el arranque, desde abajo, hemos hecho locuras como vender autitos que teníamos para grabar o para pagar una sala de ensayo. El siempre está conmigo y ahora también se está lanzando como cantante», expresó el Tanito, al tiempo que contó que uno de sus pedidos a los productores cordobeses fue poder realizar las giras con sus músicos. Es sabido que en estos casos, para abaratar costos, los productores suelen contratar músicos locales. Pero el Tanito se plantó, y dijo «no, quiero ir con mis músicos, con los que la luchan conmigo en La Pampa, así tengamos que pagar nosotros el combustible».

Cambio de vida.
Hoy Matías Wiochi trabaja como ayudante de albañil, o hace sorrentinos junto a su compañera, Marina. «Trabajamos de lo que sea. El sueño es la música, pero nos rebuscamos como se pueda. Con mi hermano cortamos el pasto también. No tenemos recursos, no somos gente de plata, así que costó mucho llegar hasta acá; hace más de 10 años que estoy en la música y esto es lo más profesional que nos ha pasado, de poder grabar, que no lo hicimos antes porque no había recursos», contó.

«El Tanito» incursionó en la música desde chiquito. Primero tocando el piano en la iglesia a la que asistía, luego en otros proyectos como coreuta, hasta que decidió que quería cantar al frente de una banda. «Me animé y le empecé a meter. Nunca tomé clases, algunas por YouTube nomás, y ahora que tengo la posibilidad voy a empezar porque conocí un cordobés que es profesor de canto, y por videollamada me da clases. Siempre canté de caradura pero ahora quiero tomar clases porque si todo sigue como va, vamos a tener mucho trabajo y tengo que cuidar la voz», sostuvo.

Matías vive actualmente con su pareja, Marina, la hija de ella, Ailín, y además tiene dos hijas, Muna, de 3 años, y Charis de 5. Su mamá Silvia, papá Luis, y sus hermanos Kalu, Lucho, Mica, Cristian, Catherine y Benjamín lo acompañan siempre y lo siguen a cada recital. «Mi vieja se bancó todas, yo hice un cambio re grande gracias a Dios y yo creo que sino todo esto no se hubiese podido dar, no hubiese hecho nada en realidad», confesó el pampeano, quien hace un año dijo «hasta acá llego».

«Estaba cansado, no estaba bien, tenía muchos problemas ligados a la movida de la noche, me golpeé un montón y desperdicié muchos años, muchas oportunidades grosas y tenía la cabeza en otro lado, no podía ver bien las cosas hasta que me golpeé tanto que dije ‘hasta acá llego’. Me alejé de un montón de cosas y de gente que no sumaba y empecé a ver las cosas buenas y positivas de la vida, como mis hijas. Desde que hice ese cambio, fue impresionante las cosas buenas que vinieron, ni yo lo puedo creer. Ando bien, ando con ganas», contó el cantante orgulloso de sus cambios y logros.

Su nuevo acercamiento a Dios tuvo mucho que ver con esos cambios de comportamiento en Matías. «A la iglesia me acerqué con mi mujer, que hace un año que estamos juntos, nos encontramos y decidimos acercarnos los dos juntos. Ahora estamos conviviendo y es re importante ella en todo esto porque me hizo entender un montón de cosas», afirmó.

Canciones para Boca Juniors
No sólo la firma con Magenta hace pensar al Tanito que va por buen camino. Hace poco se contactó con él desde Miami el productor Carlos Giordano, quien tenía un proyecto de canciones para el club Boca Juniors. «Me preguntó si era de Boca, le dije que sí, y grabé dos canciones para él. Hice un videoclip en La Bombonera y en Caminito y tuvo mucha llegada a través de la difusión del club», contó. También grabaron «El apache», dedicado a Carlos Tévez y el mes que viene viajará a filmar el video al barrio Fuerte Apache.