Inicio Culturales De La Pampa, al mundo

De La Pampa, al mundo

ARTISTA PAMPEANO BRINDARA UN SHOW POR STREAMING

La música del DJ pampeano Kevin Di Serna se transmitirá por streaming para All Day I Dream este domingo a las 17 horas de Argentina. All day I Dream es un sello discográfico inglés que realiza eventos de día promoviendo la vida al aire libre, la naturaleza, la música con elementos orgánicos, étnicos, elementos orquestales sobre el ritmo del minimal house, dando como resultado la creación e identidad sonora del deep dream.

El streaming fue realizado en una locación secreta de la provincia de La Pampa, y producido por Plano Llano, Gallo Rojo Audiovisuales y Pampa producciones.
Los links para visualizar el streaming son twitch.tv/alldayidreamof, youtube.com/alldayidreamintheclouds y instagram.com/alldayidreamintheclouds

De La Pampa al mundo.
Kevin Di Serna es un músico pampeano que forma parte de sellos discográficos como Innervisions, Sudbeat Music, Watergate, Exit Strategy y All Day I Dream.

Se presentó en ciudades como Beirut, Dubai, Ciudad de México, Barcelona, Ibiza, Madrid, Tel Aviv, Amsterdam y Nueva Caledonia. Ha recibido el apoyo de artistas como Laurent Garnier, Dixon, Ame, Hernan Cattaneo, John Digweed, Solomun, Lee Burridge, Keinemusik, Trikk, Jimi Jules, Frankey & Sandrino, entre otros.

Kevin no da por terminado un track hasta que no siente que lo emociona, lo cual requiere un registro que trasciende lo técnico. «El proceso creativo en esta música es muy interesante y dinámico, porque tiene dos polos, dos perspectivas. Una es toda la parte percusiva, que conecta con la Tierra. La otra es toda la parte de melodías y armonías, que tienen que ver con una apertura hacia el universo. Son los polos de la Tierra y el cosmos. Disfruto de explorar y profundizar en ambos, buscando un equilibrio que unifica baile y meditación», explica.

Según los físicos, somos principalmente agua, un elemento extremadamente sensible a toda vibración. Kevin busca hacernos vibrar para así dar cauce a nuestras emociones.
Descubre potenciales terapéuticos en la música, aplica su profesión en el campo de la salud, actuando en el plano de las emociones, la meditación, la creatividad y los valores humanos. Actualmente está produciendo nuevos tracks y compartiendo su visión alrededor del mundo.

Mental y emocional.
Hijo de un baterista, Kevin nació en La Pampa y a los 20 años se instaló en Buenos Aires a estudiar fotografía creativa. Con el tiempo, la imagen fue dando lugar al sonido de manera tan fluida que dice no extrañarla. De adolescente cantaba, tocaba el bajo y escuchaba géneros muy diversos para alimentarse de todos los estilos. Incursionó en el arte de buscar las mejores síntesis de lo orgánico con lo digital, hasta que llegó a vibrar escuchando bandas que empezaban a incorporar sintetizadores. Su búsqueda derivó en un encuentro íntimo, cual misión: desplazar el foco de lo mental hacia lo emocional: «No conozco otra manera de sanarse que no sea sentir las emociones». Y es esta intención sanadora su marca distintiva. La conciencia de que nuestras producciones transmiten nuestra intención lo lleva a comprometerse profundamente con su actividad creativa, porque se sabe responsable de vibraciones que van a afectar a otros.

«Este compromiso no apaga mi diversión de jugar», dice Kevin. Mientras jugaba, varios sellos discográficos comenzaron a interesarse por sus canciones. Esto le dio difusión y así lo invitaron a hacer un primer show en las montañas mendocinas, para luego trabajar en varios puntos de Argentina. Después del interior, lo esperaba el mundo. Ya por su cuenta, una productora de los Emiratos Arabes lo contrató para tocar en Beirut, junto al mar, adonde llevó también estímulos visuales para reforzar el mensaje musical. Cada show, con su warm up, su main session y su cierre, es como la narración de una historia.