“El agua es un derecho humano”

FANDERMOLE ANTICIPO SU ESPECTACULO, HABLO DE MUSICA Y TAMBIEN DE LA PROBLEMATICA HIDRICA

En el marco del 85 aniversario del diario LA ARENA, Jorge Fandermole se presentará este sábado a las 21.30 horas en el Teatro Español, escenario que lo recibió por última vez hace casi 6 años.
El músico y compositor ofrecerá el espectáculo Fander Solo, un concierto que lo presentará solo junto a su guitarra y lo llevará también el viernes a General Pico, donde compartirá escenario con el Ensamble de Vientos y Percusión, integrado por una gran cantidad de jóvenes músicos.
“Es un formato que es el inicial mío. Yo empecé tocando de esta manera mi repertorio como solista, un poco también porque las canciones se sostienen con ese acompañamiento de la guitarra”, explicó. “Es un repertorio que tiene las canciones más nuevas, las intermedias y las más viejas. Le doy privilegio a las cosas más nuevitas pero también paso por las anteriores”, adelantó.
El músico aseguró que “cada formato tiene lo suyo”, tanto el solista como el grupal. “Yo los acepto y trato de pasarlo bien y de alguna manera transmitir esa alegría de poder estar con esos lenguajes, que no sabés si los elegiste vos, o te eligieron ellos a vos”.
-Mirando hacia atrás, ¿cómo te ves hoy a nivel compositivo, artístico?
-El paso del tiempo es una cosa que funciona en todos de la misma manera. Yo siento que tengo para algunas cosas mucho menos energía, para otras mucha más claridad. Me parece que se van dando equilibrios que tienen que ver con el paso del tiempo, que lo más saludable de todas las opciones es aceptarlo y tratar de equilibrarse con la edad que uno tiene, el momento y el lenguaje que a uno le toca, y en la circunstancia histórica que le toca vivir. Yo siento que para muchas cosas estoy mucho más calmo, más sereno, evidentemente uno cobra una experiencia que a uno le ayuda a seguir adelante, a armarse de otra manera frente al trabajo, frente a la circunstancia, frente a los problemas. Y en el otro platillo de la balanza está esa enorme diferencia de energía que uno percibe, que tiene que ver con el paso de los años.
-¿Cómo ves la escena actual de cancionistas?
-Yo soy muy optimista. A mí me parece que el arte siempre responde a la circunstancia de su época y nunca fue diferente. En situaciones críticas como la que estamos viviendo ahora, el arte responde siempre. Me parece que desde la canción siempre se han reflejado las experiencias individuales y comunitarias, a lo largo de las épocas. Es un reservorio de memoria colectiva y de memoria histórica. La gente sigue componiendo, los cancionistas siguen existiendo y afortunadamente las generaciones se van sucediendo; los lenguajes se van renovando o van adaptándose a nuevas experiencias históricas, sociales, políticas. Yo nunca temo por la salud de la canción, y por ende de la de los cancionistas o los cantautores.
La canción es un género resistente, en el sentido que genera lucha, genera resistencia ante la adversidad, ante las situaciones de crisis y es un excelente soporte y testigo de cada época.
-El análisis del cancionero puede devenir en investigaciones de todo tipo.
-Cuando uno mira hacia atrás el cancionero, va viendo qué pasó. Uno va mirando por épocas, y si indaga un poco, puede ver cómo se pensaba en cada época, cómo fueron mutando los trabajos, cómo fueron desapareciendo otros, cómo fue cambiando el paisaje y la poética de cada lugar, cuándo la canción se hizo más dura, se hizo más sangrienta, cuándo se hizo más amable. Hay de todo, siempre va a ser un testimonio de la época.
-¿Estás al tanto del conflicto que tiene La Pampa con Mendoza por el río Atuel?
-No conozco el conflicto, pero el derecho al agua es considerado internacionalmente en los fueros más progresistas como un derecho humano. Argentina aún no lo reconoce como tal. Me parece que el conocimiento, o la aceptación y la no aceptación de ese concepto de derecho, es lo que prima a la hora de tomar decisiones respecto del uso del agua. Me parece que desde el momento que se asume que el acceso al agua es un derecho humano, se tienen que modificar un montón de leyes y legislaciones vigentes y ponerse en funcionamiento otras. Pero mientras tanto el agua sigue siendo un recurso y por ende todas las decisiones que se toman, se toman arbitrariamente. La problemática del agua es parte de una gigantesca y muy compleja problemática ambiental, donde la tierra sigue siendo un recurso. Si no se cambia ese paradigma, no hay manera de amigarse con el ambiente.