Inicio Culturales El lunes inaugurarán un sector del ex Molino Werner

El lunes inaugurarán un sector del ex Molino Werner

TRABAJADORES DE CULTURA REAFIRMAN SU RECLAMO

Desde la Dirección de Educación de la Municipalidad de Santa Rosa, se anunció que el próximo lunes 22 de abril se inaugurará, en el marco del aniversario de la ciudad, el primer sector refaccionado del ex Molino Werner. Lo anunciaron como «El Complejo El Molino», con la participación de Los Caldenes, la cantante Caro Sogo Laurenzano y una exposición sobre la historia del lugar.
El espacio cuenta con una sala de exposición, que también será utilizada para espectáculos, y seis aulas -sin ventanas- que en un principio se planearon para recibir a la Escuela de Cerámica municipal que actualmente funciona en el Centro Municipal de Cultura (CMC). Pero esto no será del todo así, ya que finalmente tres aulas serán para Cerámica y las tres restantes para administración de la Dirección de Educación -equipos de puertas abiertas, de educación vial y de extensión educativa-. Eso no es todo, también se planea utilizar esas tres aulas para los talleres que funcionan en el CMC, algo que parece prácticamente imposible por la cantidad de actividades que se ofrecen (unos 30 talleres solamente en ese edificio).
Frente a este hecho, varios trabajadores de la Escuela de Cerámica, sumados a otros de distintas áreas de Cultura y Educación, se vieron afectados ya que no se cumplirá con lo que les prometieron en el comienzo del proyecto.
LA ARENA pudo dialogar con trabajadoras que hace más de 20 años se desempeñan en dichas áreas y aseguraron que esta situación -y otras-, son de larga data. «Extraoficialmente se informó de este traslado, venía el rumor desde que asumieron pero nunca es demasiada clara la información porque no hay una comunicación fluida».

Vaciamiento.
No es noticia que los empleados de Cultura y Educación de la Municipalidad se encuentren en constante conflicto con los directivos de dichas Areas desde el inicio de la gestión. Hace tiempo que vienen reclamando ser escuchados y que se respeten sus derechos como trabajadores.
«Lo que implica el traslado de la Dirección de Educación al Molino, es que se vacía el CMC», aseguraron. «Las actividades que funcionan ahí, que en su mayoría son talleres de arte de las distintas disciplinas, con este traslado y por la concesión de lo que ahora es el bar, hace que vayan achicando el espacio y las personas que hace 20 años que estamos laburando ahí, ya no tenemos lugar», expresaron.
Por este motivo, los talleres que se dictan en el CMC aún no comenzaron. «Por la falta de espacio y materiales, de lineamientos y de diálogo; todo es muy tirado de los pelos. Sentimos que nos van dejando afuera, y sin funciones. Nos preocupa mucho».
Los trabajadores también denunciaron actitudes intimidatorias por parte de las autoridades de la Dirección de Educación y Cultura, a cargo de Laura Gómez y Gabriel Gregoire respectivamente. «Desde que asumieron no plantean nunca reuniones de trabajo en equipo ni conversaciones generales sino que van hablando persona por persona, con una actitud bastante intimidatoria. Hay gente que por eso termina cediendo y haciendo cosas que van en contra de sus derechos», explicaron. «Tenemos situaciones concretas de violencia hacia algunas compañeras y compañeros, hubo situaciones muy tensas. Te agarran solo y te dicen cosas, también hay rumores de que nos quieren hacer sumarios administrativos».

«Propuestas más berretas»
Los trabajadores se mostraron preocupados por la cultura de la ciudad. «Vemos en estos cuatro años cómo las áreas se han ido achicando, cómo las propuestas son cada vez más berretas. Eso para las personas que hemos construido proyectos y le hemos puesto el cuerpo al laburo comunitario y barrial desde la educación a través del arte, es algo que seriamente nos preocupa», dijeron. «Creemos que el acceso a la cultura y la educación es un derecho humano y nos parece súper importante que eso no se pierda», añadieron.