Inicio Culturales El rescate de la lengua ranquel

El rescate de la lengua ranquel

El cantautor santarroseño Javier Villalba presentará oficialmente su cuarto disco, «Chai Rimel», que en lengua ranquel significa «Hoy, siempre». El encuentro será el sábado 1º de junio a las 21 en el teatro ATTP -Bolivia y José Luro-.
«Chai Rimel» ratifica el compromiso del autor con el rescate de la lengua ranquel, la búsqueda de nuevos sonidos y texturas que ambienten las historias de los ríos pampeanos; la naturaleza, recuerdos personales y la incansable búsqueda de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, entre otras temáticas.
Javier estará acompañado por sus dos agrupaciones: Werken Mapu (Mensajero de la Tierra) compuesto por Lía Hernández (piano), Tobías Pignol (violín), Misael Carrizo (contrabajo); y Werken Wenu (Mensajero del Cielo), integrado por Martín Cantero (secuencias, teclados, programaciones) y Gonzalo Alvarez en coros y guitarra.
«Intento difundir la lengua ranquel, algo con lo que me reencontré hace algunos años, en esto de la búsqueda de la identidad, de mi linaje y han aparecido nuevas historias. Al principio sonaba bastante raro tanto para mí como para la comunidad, cantar en la lengua ranquel en ritmos que no sean originarios, pero hubo una gran apertura desde la comunidad», contó Villalba en entrevista con LA ARENA. «Pensamos que si no hubiésemos tenido este silenciamiento durante todos estos años, los pueblos originarios seguramente hubiesen evolucionado en muchos aspectos, incluso en la música, los ranqueles cantaríamos fusionados», opinó.

La búsqueda.
Javier se encontró con sus orígenes ranqueles hace algunos años, al mismo tiempo que enfrentaba momentos difíciles en su vida personal, como el fallecimiento de su madre. Venía de tocar con otras agrupaciones y pasando por todos los géneros como el rock, el pop y hasta la cumbia. Los primeros acercamientos a la comunidad ranquel concluyeron en lo que fue su disco anterior, «In Ruka».
«En In Ruka hubo un segundo renacer incluso en lo personal. Yo soy ranquel por ascendencia de mi vieja y lo que me faltó a mí y a mis hermanos, al igual que a muchos ranqueles, fue que nos pasaran la información de primera mano. Mi vieja no contaba nada y a mí me quedaron muchas preguntas, entonces me acerqué y conocí a Juan Pérez que es de la comunidad ranquel y él me llevó», detalló el músico. «La comunidad me abrió las puertas y en esa búsqueda también apareció la lengua ranquel, que la estudié con Nazareno Serraino, y un día me encontré escribiendo en ranquel. Necesitaba decir ‘te amo’ de alguna manera o decirle a mi vieja que la iba a extrañar. Empezó todo ahí, me agarró de grande», recordó.

La sonoridad.
Javier fue ganador del Fondo de Fomento del Instituto Nacional de la Música 2017-2018, de la región Patagónica, y así pudo grabar «Chai Rimel» entre los meses de marzo, junio y diciembre de 2018. El 1º de febrero de este año el disco fue estrenado en las plataformas digitales por la empresa discográfica Epsa Argentina.
Cuenta con ocho composiciones, entre ellas «Soy de Tuay»; una chacarera que recorre la historia de los primeros ranqueles, los inmigrantes que llegaron en tren y el «Toay» actual con sus personajes, poetas y músicos.
Quienes asistan este sábado, podrán escuchar música de raíz folclórica como la huella, cueca o chacarera, que se mezclan con los sonidos de rock o virtuales electrónicos en varios pasajes del disco, sin perder la esencia de la canción.
Es notable el trabajo de arte de tapa surrealista que resalta la obra musical. El dibujo es creación colectiva junto a Matías Prieto Cané, que resumió en una vista panorámica todas las historias de «Chai Rimel». Allí conviven el Choique con el nativo; los zorros custodian a Kuyen y Antú. Y la postal del río seco, con un puente hecho brazos y manos, que quieren abrazarlo y verlo seguir su curso.