Inicio Culturales Empezó la fiesta del Carnaval

Empezó la fiesta del Carnaval

Con una gran cantidad de público, la primera noche del Festival de Carnavales 2020 fue un completo éxito. Con el ritmo y el color que los caracteriza, las comparsas «Bien de Barrio, «Arco Iris», «Cara de Fierro» y «Dale que sale» fueron las primeras en desfilar. El cierre estuvo a cargo de El Polaco.
Luego de la gran expectativa por el inicio de los carnavales, las actividades continuarán hoy con la participación especial de la comparsa «Marí Marí» en el «corsódromo», que se instaló en el Parque Don Tomás especialmente para la ocasión.
Esta noche, la protagonista será la comparsa Marí Marí, que llegará desde Gualeguaychú con toda su historia, presencia y alegría, para dar paso a los hits cumbieros del maestro Antonio Ríos.
El lunes, el espectáculo central estará a cargo de La Nueva Luna, que luego del fallecimiento de su cantante, Marcelo «El Chino» González, heredó el puesto su hijo Gabriel. Finalmente, el martes terminará el fin de semana largo, y con él el carnaval, que cerrará con la música de El Villano.
Es preciso recordar que en esta oportunidad se sumará la presencia y participación de la Cámara de Comercio, que luego del exitoso antecedente del Festival de Calles aportará puestos gastronómicos en el predio. La entidad se encargará también de la participación de la comparsa Marí Marí, además de los stands de comida y bebida y de los DJ’s encargados de musicalizar el final de fiesta luego de los recitales centrales.
Las puertas abrirán a las 20 horas y el ingreso tendrá un costo popular de 100 pesos para los mayores de 10 años (los menores y los niños y niñas disfrazados ingresarán de forma gratuita). A partir de las 0.30, se cerrará el acceso al predio, y podrán quedarse sólo aquellos que estén en el lugar.

Una comparsa popular e inclusiva.
El fin de semana largo comenzó con los tan esperados carnavales. En las barriadas de Santa Rosa, el clima comenzó a sentirse por la tarde con los ensayos finales de cara a la gran noche de apertura.
Así ocurrió en Villa Parque, donde la comparsa «Dale que sale», que comenzó a palpitar el comienzo de la fiesta desde temprano en el salón que posee la Comisión Vecinal en la plaza del barrio, creando un ambiente de inmensa alegría. En el barrio, ubicado al sur de la ciudad, niños, niñas, hombres y mujeres comenzaron a acercarse con el objetivo ensayar, maquillarse y vestirse para la gran apertura.
Y es que la temporada de carnaval es esperada por muchísimas familias y por las comparsas, murgas y batucadas. Por estos motivos, muchas empiezan a ensayar con varios meses de anticipación.
Ese es el caso de «Dale que sale», que comenzó con todos los preparativos hace cuatro meses. «Estamos ensayando hace bastante, esperemos que esta noche salga todo bien y que podamos disfrutar más que nada», cuenta Ramón, uno de sus integrantes.
«De octubre que empezamos a planear las cosas y de ahí empezamos a trabajar. Ellos se juntan una vez por semana para ensayar, sacar nuevos ritmos e ir juntando la gente. Calculále desde octubre en adelante y más intenso desde enero», agrega Horacio, encargado del vestuario.

Una fecha esperada.
La comparsa, compuesta por 75 personas, la mayoría vecinos y vecinas del barrio, participó de la noche inaugural y desfilará durante los días restantes. «Todos los años esperamos lo mismo, llegar a este momento para poder participar», confiesa Ramón sobre la importancia del carnaval y agrega que «todo se disfruta, es lo esencial eso».
A su vez, cuentan con el apoyo del barrio, el cual se hace sentir no solo durante sus presentaciones, sino que también se evidencia en los meses previos. «Cuando empezamos a ensayar, se acerca gente con el equipo de mate, viene a escuchar. Gracias a dios tenemos apoyo, nos acompaña mucho el vecino», relata.

Inclusiva, popular y a pulmón.
Horacio destaca que «en categoría comparsa es una de las pocas que quedan» porque la mayoría son «batucadas o murgas». Sin embargo, cree que lo mejor que tiene «Dale que sale» es que todo se hace «a pulmón», y que es «popular e inclusiva».
En ese sentido, comentó que este año «va a bailar un grupo de chicas trans y gente que viene a dar apoyo escolar de una fundación». A su vez, desfilarán con las banderas de los pueblos originarios y de las identidades de género disidente.
Esto se ve reflejado en el público, según sus integrantes, porque «cada vez que aparece la comparsa contagia una magia o algo que provoca una reacción. Es un sentir popular, eso me cautivó a mí para trabajar acá», confiesa Horacio.

Transmitir alegría.
La comparsa, y los carnavales en general, también representan un momento en donde las tristezas y las penas se olvidan, y lo único que hay en el ambiente es alegría. Eso lo tiene en claro Ramón, quien conoce de cerca el padecer del barrio porque atiende un comedor y merendero donde entregan 195 viandas los días lunes, martes, viernes y sábado.
«Es un poco de alegría, porque a pesar de lo que estamos viviendo también es una cosa que hace disfrutar a la gente», agrega finalmente.