“Espero que la gente de La Pampa sepa apreciar y valorar esta movida cultural”

Alex Appella nació y se crió en Estados Unidos pero en el año 1994 decidió venir a la Argentina para hablar con un tío abuelo suyo que era el último de los inmigrantes húngaros de su familia que continuaba con vida. En un principio tenía la idea de quedarse seis meses pero se enamoró de un cordobés y ya hace 24 años que están juntos viviendo en San Antonio de Arredondo, pequeña localidad ubicada sobre las sierras de la provincia mediterránea.

Alex estuvo en Santa Rosa durante jueves, viernes y sábado pasados para realizar distintas actividades relacionadas con su trabajo como escritora, coordinadora de la biblioteca ambulante (“viaja por todo el país sostenida por una red mundial”) y encuadernadora de libros.

La mujer brindó una charla en la Legislatura Provincial, en el Instituto de Formación Docente, presentó su libro “Una semilla en el mundo” en la Escuela Nº 218 y tuvo un encuentro con encuadernadoras locales para estudiar técnicas de libros con partes móviles, al que definió como “hermoso”.

“Estoy tremendamente conmovida, emocionada e impresionada por la movida cultural y al apoyo a bibliotecas populares que hay acá. Talleres de libros de artistas trabajando en grupo, intercambiando ideas, producciones de libro objetos, de libro autor, una feria de libros que apoya esa expresión, editoriales, es impresionante, emocionante y especial y espero que la gente de La Pampa sepa apreciar y valorar esa movida que no se encuentra en cualquier lado y menos en comunidades pequeñas”, le confesó la artista a LA ARENA.

Alex también se maravilló por la capacidad de las bibliotecarias y docentes pampeanas para aprehender los conceptos con los que ella trabaja. “La forma que tienen para tomar ideas nuevas y darles vida instantáneamente es muy emocionante”, dijo.

Especificó que trabajaron “varias encuadernaciones que son muy útiles en el aula para trabajar la autoestima, la expresión, la identidad, son muy versátiles y sirven para todas las edades”.

“A veces existe una creencia de que editar un libro es solamente para el sector académico, de personas que saben leer y escribir, que tienen títulos universitarios y la verdad es que todos nosotros tenemos algo que compartir y es válido, en el formato y forma que sea”, aseveró la mujer.

Acto seguido, enumeró los beneficios pedagógicos que acarrean los proyectos que ella estimula. “Las encuadernaciones que yo presentó son todos proyectos que se combinan con actividades de identidad o una forma nueva de compartir lo que el alumno ha aprendido. En vez de crear una situación de estrés a través de un examen, que hermoso es si el alumno puede expresar lo que aprendió a través de una elaboración propia de un libro lo que le otorga al estudiante una sensación de autoestima, de identidad, de conocimiento y de orgullo”, manifestó.

Al igual que las personas, Alex aseguró que “ningún libro sale igual” y expresó que eso puede observarse en el “baile de emoción que hacen todos cuando fabrican su primer libro porque es un acto de empoderamiento muy fuerte”.

“Fue tremendamente hermosa la experiencia de estar acá, me encontré con una calidez y creatividad humana que es un placer. Me voy con el corazón lleno, rebalsando con ideas y feliz por los encuentros y la gente que he conocido”, se despidió la artista y agradeció el empeño de “Valeria de la Cámara de Diputados, Magalí Amancai Gutierrez y Susana Machado que son mujeres que han movido cielo y mar para que todo esto ocurriera”.

“Para mi es un tremendo honor encontrarme en este tipo de instancias en Argentina, casi siempre gestionados por mujeres que creen en la posibilidad de lo que ocurre cuando nos encontramos y nos conocemos”, concluyó Alex.

Foto: Facebook Alex Appella.