Falleció el impulsor de la obra de Olga Orozco

Luvi Díaz Maison murió ayer a los 79 años en el Sanatorio Santa Rosa, donde hace una semana había sido operado por un problema de salud. El odontólogo, nacido en la localidad de Toay, donde residía actualmente, fue reconocido por la íntima amistad que lo unía a la poeta pampeana Olga Orozco. Fue él quien logró que la escritora regresara a La Pampa, luego de muchos años viviendo en Buenos Aires, lugar donde se conocieron y forjaron una intensa amistad.
Luvi fue, además, la persona que motorizó la creación de la Casa Museo Olga Orozco en Toay, edificio donde se crió la poeta y donde actualmente se realizan actividades culturales y visitas guiadas por los espacios físicos que recorrió en algún momento la pequeña Olga.
Díaz Maison, odontólogo de profesión, vivió durante gran parte de su vida en Bandfield y fue docente en la Universidad de Buenos Aires. Unos diez años antes del fallecimiento de Orozco, se conocieron personalmente, más allá de que los dos eran toayenses, y forjaron una gran amistad. Luego del fallecimiento de Olga, Luvi se encargó de reivindicar el valor de su obra y de transmitir todos los conocimientos que ella le había otorgado. Desde hace dos años, dictaba un taller gratuito en la Casa Museo y en la biblioteca Andrada de la escuela Normal, donde acercaba a los asistentes a la obra de la escritora, y donde ayudaba a entender los por qué de cada publicación, de cada detalle, de cada escenario que Orozco había contado por escrito de una manera tan especial.
Díaz Maison viajó al exterior con ella y fue el impulsor de sus regresos a La Pampa, ya que la trasladaba en su auto desde Buenos Aires o la esperaba cuando venía. Los objetos personales y los libros que hoy se exponen en la Casa Museo de Toay, están allí por obra de ciertas acciones del profesor.
Luvi será velado hasta las 11 en la Cooperativa de Toay y luego será trasladado al cementerio de dicha localidad donde se le dará el último adiós.