Inicio Culturales Feliz año con Las Sombras

Feliz año con Las Sombras

LOS PAMPEANOS RECIBIERON EL 2019 JUNTO A AMIGOS Y FAMILIARES

Los músicos pampeanos de Las Sombras dieron inicio al 2019 en la madrugada del 1 de enero, ofreciendo un concierto para amigos, familiares y algunos pocos suertudos. El lugar donde tocaron tenía capacidad limitada, así que se puede decir que se trató de un show íntimo, aunque explotado de público. De hecho algunas personas escucharon el concierto desde la vereda del lugar, donde a través de una ventana pudieron ver a los músicos, quienes también los hicieron partícipes del show.
Una vez más, Las Sombras dieron sobradas muestras de su calidad musical, entregando todo su potencial, en una noche que tuvo el aditivo de ser la bienvenida a un nuevo año. En un ambiente festivo, los músicos pampeanos -que actualmente residen en Buenos Aires-, se mostraron contentos y emocionados de poder recibir el 2019 mostrando lo que mejor les sale: tocar. «Para nosotros siempre está bueno venir a tocar acá porque últimamente nos dimos cuenta que tenemos un público nuevo, un grupo de gente más joven, gente que hace música y que también se dedica al arte y para nosotros es muy importante eso», comentó Nicolás Líppoli, guitarrista y cantante de Las Sombras. «Es importante renovar nuestro público y que sean generaciones más jóvenes; valoramos mucho también el aguante que hace la gente, que se sepan las canciones y que hayan llenado el bar».

Exito crudo.
El concierto comenzó alrededor de las 3 de la mañana, teniendo en cuenta que las cenas familiares de fin de año se extendieron hasta pasada la medianoche.
Este fue el cierre de la gira de presentación de «Crudo», segundo material discográfico de Las Sombras, que los llevó en la segunda mitad del 2018 a recorrer gran parte del país, y algunas ciudades de Chile y Uruguay. Cada escenario que pisaron fue de manera exitosa, convocando gran cantidad de público, en lugares donde ni ellos creían ser conocidos. La gira de «Crudo» comenzó y finalizó en Santa Rosa, ciudad que vio nacer y crecer a cada uno de los integrantes y de la cual se sienten orgullosos de pertenecer.
Sin dudas, Las Sombras es y será por un largo tiempo, una de las mejores bandas argentinas de la nueva generación.
Su carrera va en ascenso permanente, y de la misma manera, aumenta el profesionalismo de cada uno de los músicos que integran el grupo. Con un estilo muy particular, tanto musical como estéticamente, Manuel Fernández en guitarra y voz, Mauro López en batería, Julián Pico en bajo y voz y Nicolás Líppoli en guitarra y voz; siguen demostrando que tienen un objetivo claro: seguir por este camino… claramente un camino al éxito.
«Por ahora no tenemos más fechas, salvo una importante en febrero que todavía no se puede anunciar», adelantó el músico. «Lo próximo es ensayar y la producción del próximo disco, que todavía no decidimos en que estudio será pero ya tenemos que empezar a cranear lo que queremos hacer. Después la idea sería grabarlo y proyectarlo hacia el exterior, a México».

Cierre y bienvenida.
Al igual que en el disco, el concierto del martes a la madrugada comenzó con «Espejismo», una canción que hace imposible no mover el cuerpo, y durante el resto de la noche sonó un tema tras otro, sumando paso a paso cada vez más intensidad. «Rocanrol del idiota», «Solo y perdido», «Boogie del recuerdo», «Los chicos de tu barrio», «Vos y yo» y «Blues para los amigos», fueron algunos de los temas que se pudieron escuchar.
Aunque el espacio físico del lugar quedó chico, el público no perdió la oportunidad de bailar con cada acorde -así fuera sobre su propio eje-. El concierto duró aproximadamente una hora, y una vez finalizado, la fiesta siguió con los DJ’s Agustín Morán y Joaquín Marotti, que musicalizaron el resto de la noche hasta la salida del sol. «Estamos muy agradecidos con el público santarroseño que siempre nos hace el aguante y nos apoya. Lo más importante es que los pibes y las pibas más jóvenes nos sigan», aseguró Nicolás.