Inicio Culturales "Fue una pionera sin proponérselo"

«Fue una pionera sin proponérselo»

Luego del fallecimiento de la reconocida vecina Sonia Tueros, nacida en General Pico pero adoptada por los santarroseños desde sus 5 años, muchísimos fueron los mensajes de cariño y despedida a través de los medios de comunicación y las redes sociales.
Una de las personas que no quiso quedar fuera de este momento, fue Susana Fiorucci (70), una artista plástica pampeana que actualmente reside en España, país desde donde dialogó con Radio Noticias para recordar a su entrañable amiga. «Sonia era una persona que todos los de mi generación conocíamos, era un poco mayor pero siempre muy juvenil y muy abierta con todos», expresó. «Yo había vuelto de estar 5 años en Europa estudiando y perfeccionándome mucho y la verdad que quería volver a Santa Rosa y dar todo lo que yo había aprendido y crecido en ese tiempo artísticamente», recordó Susana.
Fue entonces cuando un día Sonia la visitó en su taller frente al parque Mitre de nuestra ciudad. «Estaba pintando y cayó Sonia que acababa de abrir el Café de Sonia, y con toda la generosidad me dijo ‘¿por qué no venís al Café y hacés una exposición?’. La verdad que en Santa Rosa nunca nadie lo había hecho; como tantas cosas que hizo Sonia, fue una pionera sin proponérselo», aseguró. «Ella vivía de una manera muy transparente, ninguna cosa pretenciosa pasaba por su mente, era lo que sentía, pero tenía un olfato muy fino para el arte y eso es lo que más quiero resaltar, que Sonia es mucho más que una anécdota en la historia de la cultura santarroseña», añadió la artista.

El histórico café.
Sonia María Lady Tueros -así era su nombre completo-, creó en los 90 el Café de Sonia, un lugar que supo acoger a músicos, poetas, artistas visuales e intelectuales, en un clima de total hermandad; y donde nacieron grandes proyectos culturales. «En su Café se gestaron cosas de arte de muchísimo nivel, sobre todo para una ciudad como Santa Rosa, relativamente joven y que siempre ha sido muy activa culturalmente, es una ciudad que siempre está viva, que siempre está en marcha y Sonia actuaba como un catalizador de toda esa energía en todos los órdenes de la cultura, del arte y de la vida», opinó Fiorucci. «Quería a todo el mundo, recibía a todo el mundo, ella fue una pionera en todos los derechos que hoy se debaten y que ya no son obstáculo para nadie. 40 años antes ella ya era una persona abierta, a su Café íbamos todos y nadie preguntaba nada de quién eras, ella daba libertad, daba espacio. Humildemente, porque las finanzas siempre le fueron muy esquivas», aclaró.

Sin prejuicios.
En la entrevista con Radio Noticias, Susana destacó la sencillez de Sonia Tueros, y sobre todo, su gran corazón. «Recibía a las personas trans, a las madres solteras, madres separadas con los hijos solas, ella cuidaba a los hijos, los chicos que tenían un problema y se iban de sus casas ahí siempre encontraban un refugio y sobre todo un corazón que los quería, que los aceptaba y un oído para escuchar», contó.
«Sonia fue una mecenas en cuanto al arte, ella generó una especie de movimiento en la noche santarroseña que -como he leído en palabras de Jesús Dahir- fue el lugar más sano que conoció y lo puedo corroborar. Ibamos todos con nuestros hijitos y ella tenía habilitado un entrepiso con un televisor para que vieran dibujitos hasta que se dormían», recordó Susana.