Inicio Culturales "Ganar la batalla cultural"

«Ganar la batalla cultural»

SOCIOLOGA ANALIZO LOS CAMBIOS QUE IMPUSO EL MACRISMO

Paula Canelo es socióloga e investigadora del Conicet y acaba de publicar «¿Cambiamos? La batalla cultural por el sentido común de los argentinos», un libro pensado en un público no académico, en el que intenta desnudar cómo la fuerza oficialista subvirtió el sentido común de los argentinos durante estos cuatro años de gobierno. El desafío para el Frente de Todos es recuperar esos valores y dar una batalla cultural que no se agota en lo electoral. Ganar esa batalla será clave para el Frente de Todos para sostener los cambios que busque imponer en caso de ganar las elecciones de octubre.
«El libro lo escribí en poco tiempo, se lee muy rápidamente porque está pensado para un lector amplio» contó el sábado por la mañana la autora en una entrevista con Radio Noticias. «Lo que más me interesaba era hablarle a los críticos del macrismo, porque es un libro muy crítico del macrismo, pero también a los adherentes al macrismo», explicó.
La intención de Canelo fue «desafiar la grieta» y encontrar elementos «para tratar de entender lo que nos pasó a los argentinos entre el 2015 y la crisis que estamos viviendo ahora, estos días tan terribles». Su libro presenta una explicación de «cómo Cambiemos construyó el sentido común con el cual nos gobernó en forma bastante exitosa por lo menos durante 3 años, y un poco más también».
«Este libro pretende entender cómo el macrismo construyó el sentido común, qué elementos del sentido común de los argentinos usó, pervirtió en cierta forma, para poder gobernarnos mientras estaba aplicando un ajuste feroz sobre nosotros, empobreciéndonos y destruyendo nuestras condiciones de vida».
En este punto, aclaró Canelo, es fundamental separar la batalla cultural que implica recuperar esos valores, de los éxitos electorales que puedan suscitarse. «Los éxitos electorales son coyunturales, pueden estar expresando cambios de largo plazo como confluencias más bien históricas, coyunturales, de cuestiones que terminan en un éxito cultural, me estoy refiriendo sobre todo a las elecciones Paso, donde hubo un tremendo castigo hacia el gobierno de Cambiemos en su conjunto».
Pero un éxito electoral no implica necesariamente un cambio cultural. «Alvaro García Linera, vicepresidente de Bolivia, dice que el sentido común es el orden del mundo impreso en la piel de las personas. Son todas aquellas cuestiones que organizan nuestra forma de vivir y nos parecen razonables sin la necesidad de tener que razonar sobre ellas; son como disposiciones automáticas que tenemos como para actuar como sociedad».

Cambios previos.
En general, los éxitos electorales son previos a las batallas culturales, señaló Canelo. «Pensemos un poco en el 54 por ciento que obtuvo Cristina Fernández de Kirchner y luego cómo hubo una cierta confianza en que la mejora material en nuestras condiciones de vida que logró el kirchnerismo durante toda su gestión, incluyendo la de Néstor, iban a derivar en adhesiones políticas».
«Me parece que el gobierno de Cristina abandonó la batalla cultural, este sentido común fue reformulado y usado por Cambiemos para lograr un éxito bastante sorpresivo en 2015, pero que luego fue apoyado en forma muy contundente en 2017».
Para afianzar los cambios que pueda hacer el próximo gobierno, pensando en una victoria del Frente de Todos, «es muy importante consolidar cualquier política de cambio que pueda haber a partir de diciembre de este año, en el sentido común».
«Es necesario que el Frente de Todos empiece un trabajo decidido y decisivo sobre el sentido de los argentinos, porque la derrota electoral de Cambiemos no necesariamente supone una derrota cultural. Es probable que varios elementos del sentido común, que es un sentido común muy conservador, que cambia más lento que los tiempos políticos, vuelvan a manifestarse, o se encuentre todavía afianzado en gran parte de nuestra sociedad.
«La batalla cultural tiene que ser separada del éxito electoral, y deber ser considerada como lo que es, que es una batalla cotidiana, que pueda darle sustentabilidad a los cambios concretos que se puedan hacer y a las políticas públicas».

Esfuerzo y meritocracia.
Los candidatos del Frente de Todos, tanto presidenciales como en las provincias, «han mostrado una consistencia tan asombrosa que es realmente para sacarse el sombrero», saludó Canelo. «Creo que han entendido en parte en avanzar por la disputa de este sentido común, que muchos de nosotros, muchos académicos e intelectuales, veníamos repitiendo desde 2017»
«Me parece que en esa campaña, el Frente de Todos entendió cómo debe empezar esa batalla» y ello se refleja en el perfil que le han dado a sus redes sociales, con la incorporación a su discurso «de muchos de los valores de estas clases medias o medias abajas, que durante mucho tiempo habían permanecido huérfanas de la política, y que luego volcaron sus adhesiones a Cambiemos».
«Me refiero a la idea del esfuerzo, recuperando esta noción que recupera el Frente de Todos respecto a que el esfuerzo es algo debe ser recompensado ahora y no en un futuro que nunca llega, como dice Alberto Fernández contra este dispositivo aspiracional de Cambiemos, que nos dice que tenemos que sacrificar hoy, mañana, pasado, para en algún momento de nuestra vida estar bien».
Lo mismo sucedió con la idea de mérito, un concepto que «ha estado bastante abandonado durante los últimos años del kirchnerismo» y que Cambiemos reconvirtió fuertemente «a una idea más bien pervertida del mérito, que es la idea de la meritocracia, que son dos cosas comopletamente diferentes, pero recuperando la idea de meritorcracia, Cambiemos le habla al corazón de la sociedad, argentina, pero esta cuestión tan importante del mérito entre nosotros».