“Hay que releer la propia historia”

CONTINUA DESDE MAÑANA EL TALLER DE MURGA Y CARNAVAL CON COCO ROMERO

El multifacético artista, investigador y tallerista Coco Romero dictará esta semana el segundo módulo del taller “La murga y el carnaval. Arte e integración”, organizado por la Secretaría de Cultura de La Pampa y el CFI. El mismo se realizará el miércoles y jueves de 18.30 a 22.30 horas, y el viernes de 16 a 20 horas en el Centro de Artes -Leguizamón 1125-.
El encuentro es gratuito y quienes no hayan asistido al primer módulo, podrán hacerlo al segundo, aunque no podrán acceder al certificado. Los destinatarios son jóvenes y adultos (no niños); líderes que puedan reproducir los contenidos, murgueros, directores interesados en nuevas lecturas, maestros, educadores sociales, músicos, talleristas, gestores culturales, artistas plásticos, artistas circenses, titiriteros, poetas, fotógrafos e interesados en el carnaval y la cultura popular.
“Es un taller teórico práctico donde la gente puede relacionar la cultura carnavalesca con la cultura regional y la historia del país”, expresó Romero en entrevista con LA ARENA. “El carnaval precede la construcción propia de la Argentina, por lo tanto tenemos un discurso carnavalesco desde la construcción propia de nuestra nación. Así que lo que me interesa es ir hilvanando, esta idea de integrar la historia con el fenómeno de la cultura popular”, explicó.

Releer.
Lo novedoso del taller es que no sólo está destinado a artistas relacionados a la murga y el carnaval, sino a diferentes actores de la sociedad. “A veces no es necesario salir en la murga, sino, tomar el tema con pasión, ofrecer otras lecturas y esto permite un enriquecimiento general del fenómeno”, dijo. “A mí me interesa que las sociedades relean su propia historia, porque sino es muy difícil hacer pie. Y al mismo tiempo cuando hacés pie en un desarrollo histórico personal y territorial, se generan nuevas lecturas y enriquecimiento de la propia comunidad”, afirmó. “Esta idea de que la murga ha entrado en la educación formal me parece que es un elemento muy interesante porque a ese niño, a parte de darle el dispositivo de la murga, que es bailar, cantar, pensar, trabajar corporalmente, uno puede también darle contenidos y cubrir falencias propias de la educación formal. Uno puede aprender la historia de otra manera, la puede aprender cantando o bailando”, aseguró.

30 años.
Coco Romero comenzó desde niño a meterse en el mundo carnavalesco y murguero y durante la última dictadura empezó a trabajar en el campo de la música. “Con un amigo fundamos un grupo que se llamaba La Fuente y a los dos años los militares prohibieron el carnaval y para mí fue como un llamado a reflexión. Yo era muy joven entonces, tenía veintipico y comencé en la misma dictadura una lucha por la restitución del carnaval”, recordó.
“Así que llevo 40 años metido en el tema, de las más variadas maneras. Me he convertido en un investigador autodidacta porque me interesó el tema, pero eso me llevó a recorrer países de Latinoamérica, países europeos y poder tener un archivo muy importante del carnaval y poder plasmarlo en tres libros”. Además, las investigaciones de Romero fueron publicadas durante 20 años en un periódico y hace 30 que trabaja esta temática en el Centro Cultural Rojas, perteneciente a la Universidad de Buenos Aires. “Ellos me permitieron el desarrollo. A veces uno tiene la idea pero debe contar con una base de sustento de ese trabajo”.

Atraso.
A través de sus largos años de estudio del carnaval, no sólo en Argentina sino también en otros países de América y Europa, Coco Romero llegó a la conclusión de que en nuestro país falta mucho por conocer y hacer. “Yo creo que hay un atraso muy grande en toda la mirada sobre el carnaval. El carnaval es una fiesta universal, que tiene desarrollos artísticos muy grandes y en realidad nosotros tenemos un atraso muy grande en ese terreno por la falta de profundizar sobre la cultura propia”, comentó. “Un poco la idea del taller es que las murgas, el carnaval, tienen que tener la coloratura de la región donde están, y levantar los valores que otros a estamentos no les interesa”, aseguró.