Inicio Culturales La danza pide volver

La danza pide volver

APADA PRESENTO PROTOCOLO

La Asociación Pampeana de Danza (Apada) presentó ante el gobernador Sergio Ziliotto y la secretaria de Cultura, Adriana Maggio, un protocolo de sanidad e higiene frente a la pandemia de Covid-19, con el objetivo de poder reiniciar la actividad artística.
«Estamos a la espera de una respuesta. Muchos profesores de danza viven de esto, pero también movemos mucha gente, modistas, iluminadores, sonidistas, zapateros, entre otros», detalló el representante de Apada, José Luis Furriol. «Muchas veces se tiene a la danza como un relleno, pero no es así», subrayó.
Este protocolo establece directivas de prevención y control para implementarse en el ámbito laboral artístico en contexto de la pandemia. Las mismas están basadas en la mejor evidencia disponible a la fecha y sujeta a revisión continua.
Todas las estrategias preventivas apuntan a mantener higiene y desinfección de superficies, uso de máscaras y/o cubre bocas nasales e higiene de manos, entre otros.
En su fundamentación, la asociación explica que la danza abarca en sí misma varios aspectos primordiales como lo son la formación en el arte de la danza y su desarrollo profesional, el entrenamiento físico, el terapéutico y el sostén emocional de las actividades en relación con la salud y el aspecto comunicacional, creativo y expresivo, todas ellas relacionadas con el bienestar.
«La actividad de la danza requiere de espacios preparados para su práctica, ambientes donde se pone énfasis en el cuidado personal y en el cuidado por el otro, donde la relación virtuosa entre docente y estudiante encuentra la plataforma para el crecimiento en el arte del movimiento», destacó la entidad.

Parte de la economía.
Además, sostienen que es un trabajo bajo el cual se organiza una actividad que forma parte de la economía de la cultura y que por sus características resulta extremadamente vulnerable en las condiciones actuales. «Esa vulnerabilidad coloca a la actividad y sus trabajadores/as en grave riesgo de quedar sin la fuente laboral, cortar las cadenas de pago, perder los bienes y en muchos casos afrontar problemas de alimentación básica», indicaron.
El objetivo principal de este protocolo es «prevenir la transmisión de afecciones respiratorias (incluyendo las afecciones ocasionadas por Covid-19) en el ámbito dancístico (proteger la salud de docentes, estudiantes, profesionales y el personal auxiliar de los espacios donde se desarrollan dichas actividades) para poder garantizar la continuidad de la actividad y el trabajo del sector», ya que «no puede suplirse ni reemplazarse su labor de manera virtual».