La Pampa se sumó a Maratón

LECTURA EN 230 ESTABLECIMIENTOS EDUCATIVOS

Se realizó ayer en todo el país la 14º Maratón Nacional de Lectura, que este año tuvo una participación récord de más de 5 millones de niños y adultos, quienes leyeron en sus hogares o en instituciones como escuelas, bibliotecas, hospitales y comedores infantiles “para comunicar a la sociedad la importancia de la lectura para el presente y el futuro de nuestros chicos”, según destacó la Fundación Leer.
De nuestra provincia se inscribieron 230 establecimientos educativos distribuidos en 68 ciudades y localidades de toda La Pampa. En Santa Rosa hubo actividad en 45 lugares, como por ejemplo la Biblioteca de la Cámara de Diputados en la donde la secretaria de Cultura provincial, Adriana Lis Maggio, leyó algunos cuentos a niños del jardín de infantes Abracadabra, que pertenece a la Escuela 143 Mariano Moreno de esta ciudad.
El acto central se realizó en la Plaza Estado del Vaticano de la Ciudad de Buenos Aires (al lado del teatro Colón). Allí más de 600 niños de escuelas primarias, acompañados por sus docentes, disfrutaron de momentos artísticos junto a un tenor, una bailarina clásica, una estatua viviente y un bailarín de tango. Luego los chicos se ubicaron en espacios de Lectura, para compartir la lectura de cuentos junto a voluntarios y actividades recreativas.

Redes sociales.
En todo el país, la Maratón tuvo réplicas durante todo el día en más de 16 mil instituciones. Se pudo seguir a través de Facebook, Twitter e Instagram, y también fue posible acceder a contenidos como juegos literarios, cuentos en video y otros recursos educativos relacionados con los títulos sugeridos para compartir en la Maratón.
En la página web de la fundación también se puede responder una encuesta sobre hábitos de lectura en la familia, que indaga sobre frecuencia y modalidades y permite trazar un panorama sobre la relación con los libros en los hogares argentinos.
“La Maratón es una de las actividades que más demandan docentes y colegios, tanto públicos como privados. La experiencia vivida por los chicos resulta única y perdurable en el tiempo. Es una verdadera fiesta”, explicó Patricia Mejalelaty, directora de la Fundación Leer.