Lali Espósito, en Toay y con poco público

Quizás por el fin de mes o por el valor de las entradas, el show de Lali Espósito en el complejo Horacio del Campo no fue lo que se esperaba: estaba previsto que concurrieran 4.500 personas pero solo se cortaron 900 entradas. Dicho por uno de los organizadores a un cronista de este diario, en términos de concurrencia, lamentablemente, el show fue “un fracaso”.
Contra sus detractores, hay que reconocer que la artista nacida en el semillero de Cris Morena desplegó todas sus dotes artísticas (no hace playback y baila muy bien), que su banda integrada por buenos músicos sonó bárbara y que la puesta en escena con pantallas gigantes y luces le dio al predio de Toay un color especial.
Los vendedores del merchandising de Lali, trashumantes que siguen a la artista por todo el país, se quejaron un poco por las escasas ventas de gorros, remeras y vinchas de la artista teen más exitosa del momento. “Le erraron un poco. Generalmente, el piso de público es de 4.000 personas. Tendrían que haberlo hecho en un lugar cerrado y cobrar las entradas a precios populares”, dijo una vendedora ambulante porteña que se quedó con un buen remanente de mercadería en su paso por La Pampa.
Una lástima la falta de público de anoche, sobre todo porque el tiempo acompañó y porque pese a todo el millar de adolescentes vibró con las canciones de Lali.

Compartir