Inicio Culturales Los cines abrirían a fines de mes

Los cines abrirían a fines de mes

CON SALAS AL 30% DE SU CAPACIDAD Y CON UN ESTRICTO PROTOCOLO

A fines de junio, las salas de cine podrían estar habilitadas en La Pampa. Así lo confirmó el dueño del cine Milenium, Walter Geringer, quien adelantó que ya se está trabajando en el protocolo sanitario que permitirá la reapertura de la actividad. Salas al 30 por ciento de su capacidad, estrictas tareas de sanitización y funciones distribuidas a lo largo del día son algunas de las medidas que se piensan aplicar.
En diálogo con Radio Noticias, el empresario santarroseño reveló que la Provincia evalúa habilitar los cines en La Pampa en las próximas semanas. Sería a fines de julio o inicios de agosto.
«Esa es la intención de la Secretaría de Cultura», afirmó Geringer, quien asistió a una reunión con Adriana Maggio, la titular del área, antes que la funcionaria viajara a General Pico, a principios de este mes. En dicho encuentro se remarcó en la importancia en avanzar con la elaboración de un protocolo. Algunos de los papeles, señaló el empresario, «ya fueron presentados a Provincia».
-¿Qué incluye el protocolo?
-Hay algunos puntos que son fundamentales. Primero, una disminución en el aforo, es decir, menos cantidad de gente y se van a utilizar filas intercaladas. Después, el tiempo entre funciones tiene que ser más largo para que las personas que salen no se encuentren con las que entran. Y toda la sanitización de los espacios comunes.
Otra de las medidas que se tomará es reducir la cantidad de espectados en la sala. «De volver, el aforo va a ser menos de la mitad de la totalidad porque también se tiene que mantener una distancia con las personas en una misma fila. Además de la fila libre vos vas a tener que dejar dos butacas libres entre los grupos», completó Geringer, quien vaticinó que -como consecuencia de esta disminución de la concurrencia sumado a que es la única sala en Santa Rosa- se deberán agregar más funciones durante el día.

«Todo redondo».
Respecto a la experiencia del autocine que los santarroseños pudieron disfrutar este fin de semana largo, el empresario se mostró muy conforme con los resultados de las cuatro jornadas y la recepción de gente. «Salió todo redondo», evaluó.
«Lo principal de esto, más que nada por el contexto en el que estamos, era que la gente estuviera cómoda, cuidada y que entrara a un lugar nuevo pero que supiera cómo manejarse. La organización, en ese sentido, se manejó muy bien y a los gastronómicos que trabajaron también les fue muy bien porque realizaron muchas ventas», remarcó Geringer.
«La opinión de la gente en las redes sociales nos llena de emoción porque nos alienta para seguir adelante», dijo el empresario, quien a su vez admitió que este «nuevo encuentro con la gente fue muy emocionante». No obstante, reconoció que su anhelo es «reabrir el cine».
«Por ahora no tenemos pensado repetir esta experiencia, hemos presentado los papeles con la gente de General Pico en la Provincia para ver si logramos la reapertura de cines. Pero, no descartamos el autocine porque por ahí surge la posibilidad de armar algo así en un fin de semana largo y no vamos a desaprovechar la oportunidad», explicó.

El viejo y el nuevo.
¿Cuáles fueron las diferencias con el viejo autocine que funcionó en los años ’70? Según sostuvo, «en ese caso la tecnología que se utilizaba era de proyección. A su vez la pantalla era más grande. Ahora, se utilizó la transmisión y la pantalla era más pequeña, de unos 8×4 metros. Es más chica que incluso la de Amadeus, pero daba más impresión por la luminosidad y la nitidez de la imagen».
Dentro del balance, una de las críticas escuchadas fue la forma de pago: solo se podía comprar a través de tarjeta. «Fue una dificultad», admitió Geringer y explicó: «Los mil pesos que cobraron fueron porque no se podía emitir boletos, la única factura que recibía el cliente era a través de su tarjeta. Tampoco podíamos emitir una factura y menos abrir una taquilla para vender entradas».