Inicio Culturales Los Siberianos y un disco bajo el brazo

Los Siberianos y un disco bajo el brazo

EL GRUPO DE PAMPEANOS REGRESA PARA PRESENTAR SUS NUEVAS CANCIONES

Los jóvenes santarroseños vienen de realizar presentaciones en Córdoba y Santiago del Estero en el marco de su «Sibergira». Ahora, ya con disco grabado, vuelven a su ciudad natal para traer viejos y nuevos temas.
La temática de las letras siberianas resultan familiares para cualquier persona criada en La Pampa: gualichos, cuchilleros, soledad… No deja de sorprender como una música importada (sea de Inglaterra, EE.UU. o Australia) pueda sonar pampeana y autóctona, y eso es algo que estos jóvenes santarroseños logran de forma casi mística.
Tampoco resulta difícil a un pampeano que escucha «Algo Tuyo» visualizar un caldén en un campo, o un paisano con un facón en la espalda…y todo eso sin la necesidad de un contrapunto athahualpesco o un bombo legüero. Y es que los letristas no escatiman en imágenes: el horizonte siempre aparece, de alguna u otra manera, sea distorsionado por la psicodelia o manchado de sangre.
La experiencia siberiana pudo haber sido germinada en alguna sala de ensayo ya inexistente de Santa Rosa, en un compartir artístico de varios jóvenes veinteañeros ansiosos de experimentar una música que parecía salírsele de los poros. Pudo quizá consolidarse en alguna vieja casa del barrio del Abasto, hoy ya silenciada, en una convivencia explosiva y cebada por un mundo nuevo a descubrir. Y, por qué no, consagrarse con el nacimiento de «Algo Tuyo», un disco que logró superarse a sí mismo y que ahora abre nuevos caminos, rutas y huellas.

Inspiración.
«Hay un imaginario siberiano que para nosotros ya es fluido» cuenta Tomás Cortina, integrante fundacional, guitarra acústica, voz y uno de los compositores del grupo, a LA ARENA. «La mayoría (de las canciones) surge de experiencias propias con tintes de ficción, así sean canciones de amor o historias que ironizan con lo mundano. La inspiración a veces emerge en momentos inesperados y otras veces uno la fuerza y no sucede, pero si de algo estamos seguros es que no surge de los momentos de quietud. Y es que hay un anhelo hacia nuestra provincia natal que siempre sirve de motor», afirmó el joven músico.

Algo nuevo.
Y es justamente dentro de esa no-quietud del mundo siberiano que ya comienza a gestarse una nueva experiencia audiofónica, aunque esta vez con un condimento extra: el formato pasa de cuarteto a quinteto con la incorporación del baterista Roberto Figueroa (Knei, Las Ceremonias) y el paso de Ramiro Achiary (ex Gato con Pipa) a la guitarra eléctrica. El resto de la formación se mantiene pero se adapta a un nuevo sonido más cargado y potente, y quizá con un poco más de improvisación. Joaquín González (Ex Milagros & Joaquín) en guitarra eléctrica y voz, y Julián «Luli» Pico (Las Sombras, ex Gato con Pipa) en bajo y voz completan una formación sólida y curtida de tanto escenario porteño y noches de bohemia junto a personajes renombrados de la escena musical nacional. La cita con Los Siberianos será el próximo viernes 2 de agosto en el Jockey.