Inicio Culturales Maratón de lectura por Olga

Maratón de lectura por Olga

LA POETA HUBIESE CUMPLIDO 101 AÑOS

Con motivo del 101 aniversario del natalicio de la poeta Olga Orozco, en la mañana del miércoles inauguraron una maratón de lectura la secretaria de Cultura de La Pampa Adriana Maggio, el intendente de Toay Rodolfo Alvarez y la subsecretaria de Coordinación Cultural Dini Calderón, junto a la presidenta del Concejo Deliberante y el director de Cultura de Toay, más docentes, niños, empleados, vecinos y escritores. La actividad inició a las 10 de la mañana y continuó hasta las 17, siendo emitida vía streaming por el municipio toayense.
Olga Orozco nació el 17 de marzo de 1920 en Toay. Su casa, ahora Museo, le rindió homenaje con una maratón de lectura en el jardín. La poeta nació y vivió allí hasta los ocho años, cuando sus padres Carmelo Gugliotta y Cecilia Orozco, decidieron mudarse a Bahía Blanca y posteriormente a Buenos Aires.

La vida de Olga.
Olga Orozco fue una poeta vinculada con diferentes movimientos: el surrealismo, el romanticismo alemán, la Generación del ’40, la vida mística y el periodismo. Mantuvo especial amistad con los poetas Oliverio Girondo y Alejandra Pizarnik.
Se dedicó al esoterismo y al tarot además de publicar artículos en la revista Claudia y el diario La Nación. Utilizaba diversos seudónimos y heterónimos como Valeria Guzmán, Carlota Ezcurra, Martín Yáñez, Sergio Medina Richard Reiner, Valentín Charpentier, entre muchos otros. Sus poemas son una construcción rítmica, con tintes oníricos y metafísicos.
En la casa de Toay su abuela Laureana le contaba relatos de brujas y hadas y una amiga de su madre le enseñó la magia de las cartas del tarot. En Desde lejos, su primer poemario publicado en 1946, ya se observa una impronta mística, que continuó desarrollando durante toda su obra.

Casa Museo.
El acervo de la casa museo se compone de la biblioteca personal de Olga Orozco, que fue legada a la Municipalidad de Toay -propietaria actual del edificio- y está integrada por 4500 volúmenes y 500 revistas. Algunos de esos ejemplares son primeras ediciones de obras de escritores argentinos notables, muchos de ellos están dedicados y otros son ediciones limitadas. La mayoría de las revistas, editadas en nuestro país y el resto de América Latina, son literarias. Muchos de estos volúmenes ya no se publican.
Podemos encontrar además el archivo personal de la autora integrado por recortes de diarios y revistas, entradas a espectáculos, tarjetas personales y empresariales, invitaciones a eventos y presentaciones de libros, un importante número de folletos turísticos de los años ’60 y blocs de notas.
El resto de la colección de la casa está compuesta por muebles de dormitorio, su escritorio, máquina de escribir, objetos de decoración, souvenirs de viajes y su guardarropas con accesorios.