Mariano Massolo se presentará en el VII Magna Jazz

Massolo es uno de los armonicistas jazzeros más reconocidos del país y de América del Sur por las técnicas en las que incursiona desde sus comienzos con la música. Además, es parte de la banda de Kevin Johansen y los The Nada. Se presentó dos veces en nuestra ciudad y en esta oportunidad se subirá al escenario del Aula Magna para cerrar la VII edición de Magna Jazz, que se llevará a cabo esta noche a las 21.
Dark Eyes es el nombre del último disco del armonicista, que cuenta con influencias de hot club, swing y dixieland, géneros emblemáticos de los ’30 y ’40 en Estados Unidos y Francia.
“La propuesta es un jazz alegre, para toda la gente, divertido, bailable y con mucha energía en el que las melodías son el acto central. Vamos a presentar algunos temas del nuevo disco y algunas cosas que venimos haciendo hace mucho tiempo que son de mi anterior disco”, contó el músico a LA ARENA.
No vendrá solo, lo acompañarán cinco músicos, entre los que se encuentra el contrabajista local, Sergio Suárez. Además, desde Buenos Aires, participarán junto a Massolo Eduardo Prado (clarinete), Eduardo Manenti (trombón), Gabriel Wajnerman (guitarra) y Germán Faviere (guitarra rítmica). “Es una súper banda que acá (en Buenos Aires) me está trayendo muy buenas críticas y la gente va mucho a los shows”, comentó.
La banda se completa con la voz de la mujer de Massolo, que en esta ocasión no estará presente como consecuencia de un problema de salud.

El prejuicio del jazz.
El género que encierra a este espectáculo, el jazz, en las últimas décadas ha sido identificado, erróneamente, como un estilo al que sólo los conocedores pueden acceder. Sin embargo, para Mariano Massolo esto está cambiando. “Hay una tendencia a las cosas clásicas renovadas, como una cosa de volver a las fuentes pero aportándole algo nuevo. Somos un grupo que está bajo ese ala ahora, somos uno de los pocos impulsores y la verdad que a la gente le gusta mucho y se hace muy popular”, expresó el músico.
Además, comentó que la propuesta es enérgica y linda. “Muchas veces me escriben de otros países que nuestra música funciona como puente entre las generaciones, eso es de las cosas más lindas que me pasan. No hay que ser jazzero para ir a escuchar nuestra música, es para todo el mundo”.

Sin fronteras.
Mariano Massolo es reconocido a nivel internacional por las técnicas que utiliza para tocar la armónica, instrumento en el que nunca dejó de perfeccionarse. Es por esto que asiduamente realiza presentaciones en países vecinos como Paraguay, Brasil y de toda América del Sur. “Es una música que no tiene fronteras. Cuando uno cree en lo que está haciendo, le gusta y lo siente verdaderamente y es feliz arriba del escenario, eso se nota, estés donde estés tocando”, explicó.
“Hay músicos que se han encargado de hacer esas cosas mal, no han abierto las puertas; es como un prejuicio, como un mito, ‘el jazz es música seria’, y no, el jazz era música de baile, como puede ser la cumbia. No tiene que ser otra cosa más que un fenómeno popular”, opinó.

Maestro y estudiante.
Una de las virtudes de este músico es que nunca dejó de estudiar. Desde los géneros y los estilos de las canciones que le van interesando, hasta las diferentes técnicas para tocar su armónica. “Tengo una sana cosa inquieta con el conocimiento que no me deja quedarme y siempre estoy investigando algún estilo y en un constante trabajo que no para nunca”.
“Vivir del arte lo que te implica es mucha responsabilidad y tenés que trabajar mucho tiempo para poder hacerlo, porque te exige permanentemente y lo que hiciste hace dos años ya es viejo y tenés que darle cosas nuevas al público”.
Además, Mariano da clases de armónica al exterior a través de las nuevas tecnologías. “Es un costado mío que me gusta mucho”.

Entre blues y soul
La 7º edición de Magna Jazz se realizará esta noche a partir de las 21 en el Aula Magna de la Universidad Nacional de La Pampa. Además de Mariano Massolo Quinteto, que son los encargados de cerrar el espectáculo, se presentarán Déborah Dixon y Patán Vidal, que vienen presentándose con distintas formaciones desde el 1997 en lugares tradicionales de jazz y blues de Capital Federal y en festivales de jazz de Buenos Aires y del interior del país.
Déborah Dixon es una de las integrantes del emblemático grupo de rock y blues nacional “Las Blacanblus”, y ha participado en innumerable cantidad de discos poniendo su sello.
Por su parte, Patán Vidal es considerado como uno de los pianistas más versátiles de la escena local, habiéndose ganado el respeto del público y de sus pares.
Juntos traerán una propuesta que abarca un repertorio inmerso en la música negra: el blues, el soul, la balada de jazz y el rithm & blues.