Morisoli, en lectura escénica

"LA CANCION QUE VENCIO A LOS VENCEDORES" EN EL TEATRO

El escritor Edgar Morisoli presentará la lectura escénica del poema “La canción que venció a los vencedores”. El encuentro será con entrada libre y gratuita, el sábado a las 19 en el Teatro Español. Parte del poema reza: “La emboscada, el secuestro, la prisión, el traslado forzoso desde Santa Cruz a Buenos Aires, el saqueo y la confiscación de todos sus bienes, y el trágico final del cacique Olkélkkenk y su gente fueron obra del Ejército Argentino, cuatro años después de la campaña de Roca”.
“Para algunos será un episodio aislado, una anécdota menor, un exceso de la autodenominada Conquista del Desierto. Para nosotros es un hecho emblemático del espíritu de clase y de casta de la llamada Generación del ’80 y sus sucesores ideológicos hasta nuestros días. De su visceral desprecio hacia los pueblos originarios (aún en el caso de aquéllas comunidades que mantuvieron cordiales relaciones -como ocurrió con Olkélkkenk- con los ‘huicas’ que los visitaron en sus remotos asentamientos), desprecio que engloba desde el genocidio bélico y post-bélico hasta las secuencias contemporáneas (siglos XX y XXI), propias de la cosmovisión europeísta y su racismo implícito”, explicaron los organizadores.
Se trató, como sintetiza el comienzo, del apresamiento y traslado por la fuerza a Buenos Aires del cacique Tehuelche Olkellkkenk y su pequeña tribu en 1883, casi un lustro después de la Campaña, cuando Julio Argentino Roca ya ocupaba la presidencia de la Nación. “De su retención obligada en los cuarteles de Retiro pese al reconocimiento público, por el mismo Roca del error ‘involuntario’ cometido, y del desventurado destino posterior de ese grupo de ciudadanos argentinos, a cuyo ominoso final contribuiría también la ‘ciencia al servicio del poder’, típica del liberalismo positivista y la antropología física que le fue afín”.
El escritor expresa que no fue un enfrentamiento bélico, sino un enfrentamiento ético. “Y así como Osvaldo Bayer considera que la verdad, aunque a veces tarde mucho, finalmente se impone en la historia, pensamos que lo mismo sucede acerca de la ética. Aunque los nombres de los vencedores de entonces hoy denominen poblaciones, lagos, establecimientos públicos y hasta de enseñanza, eso no modifica la esencia del episodio y los valores enfrentados en juego”.

Originarios.
Edgar Morisoli explica que el poema “La canción que venció a los vencedores”, perteneciente al libro inédito “Para los días que vendrán”, recupera, sobre el eje sonoro de una canción de linaje entonada a coro por los tehuelches prisioneros, aquel episodio casi terminal del exterminio indígena, a la par que denuncia el orden social que lo perpetró y reitera su fe en que la ética, tarde o temprano, se impone en la evaluación de los hechos históricos. “Pero además, aún diezmados, los pueblos originarios no desaparecieron. Están entre nosotros, son nuestros vecinos, nuestros comprovincianos, y hoy se reorganizan para luchar, sobre una notoria desigualdad de condiciones, por sus postergados derechos”. De acuerdo a las investigaciones de la UBA, más del cincuenta por ciento de la población argentina tiene genes indígenas americanos, seamos o no conscientes de ello. En La Pampa, entre quienes lo han asumido y quienes aún no, o lo desconocen, una parte significativa de la población es portadora , en alguna medida, de sangre ranquel.