Inicio Culturales Muralistas buscan récord Guinnes

Muralistas buscan récord Guinnes

Dos pampeanos forman parte de un equipo de 50 artistas que buscan pintar en Misiones el mural más grande del mundo y lograr de esta manera un nuevo Récord Guinnes. Se trata de los muralistas santarroseños Juan Manuel Giménez y Ariel Sejas Rubio y de la paraguaya, que reside en Santa Rosa, Raquel Rojas Peña.
Los pampeanos forman parte de un equipo de unos 50 muralistas que buscan crear el denominado «Mural de la Hermandad», sobre la Costanera de Posadas (Misiones), en el límite que divide Argentina con Paraguay. La propuesta fue impulsada por la Entidad Binacional Yacyretá y reunió a artistas no solo argentinos, sino de los países hermanos como Bolivia, Perú y Paraguay, para desarrollar así el trabajo que busca la unión entre ambas naciones.
El trabajo comenzó el 5 de octubre y se extenderá hasta el próximo jueves 17. Si todo va bien, la obra quedará en el Récord Guinness al pintarse 4 mil metros cuadrados y destronar a la obra «Etnias» del brasileño Eduardo Kobra. Según informaron desde el ente convocante, cada artista pintará una pared de 5 metros de alto por 50 de ancho.

«Es muy lindo».
En su momento, nos hicieron la invitación y acá estamos, para pintar el muro: la idea fue plasmar lo que nos une a través de la cultura con un largo mensaje», explicó Giménez, en diálogo con LA ARENA, desde la ciudad misionera de Posadas. El artista afirmó que por cada seis muralistas hay un coordinador que los guía a través de bocetos y enlaces.
«En mi caso, tengo mi trabajo listo, solo me queda firmarlo: pinté el mate y a los que trabajan la yerba», describió el muralista al ampliar que se pintaron temáticas muy diversas como por ejemplo el chamamé o hasta la Virgen de Itatí. En ese sentido, el muralista graficó que el muro divide Argentina con Paraguay y que justamente la idea radica en que no exista más esta división entre pueblos hermanos. «Lo lindo es poder compartir un trabajo colectivo tan grande, conocer artistas de otros lados, estamos muy contentos», sostuvo Giménez que en Santa Rosa, además de muralista, es docente.

Calidad.
Por su parte, Sejas Rubio señaló que «la gente está súper feliz porque se pinta lo que se llamó ‘El Muro del odio’ para que se transforme en el ‘Muro de la hermandad o el amor’. La temática es general, la hermandad, las cosas que unen a las dos naciones: nos dieron tips sobre qué trabajar, como por ejemplo puede ser el chamamé, el mate, la yerba, la flora, y la fauna».
Según sostuvo Sejas Rubio, fue el propio ente de Yaciretá el que convocó al «‘Movimiento Internacional de Muralistas Italo Grassi’ (MIM), por su trayectoria de casi 50 años, y es el movimiento que nos convocó a nosotros bajo la coordinación de Raúl Orozco: el movimiento no tiene como objetivo el récord sino que lo que buscamos más que nada es la calidad pictórica, es decir que la obra sea buena».