Inicio Culturales Murió Elías Chucair

Murió Elías Chucair

UN MENTOR DE LA PATAGONIA

El jueves pasado murió Elías Chucair, un nombre fundamental en la cultura patagónica. Era hijo de aquellos árabes que construyeron sus vidas a través del comercio y los caminos y que, tras recibir el legado paternal, se quedó para siempre en su amado Ingeniero Jacobacci, en el norte rionegrino. Fue un amigo entrañable de La Pampa y de esa amistad surgió el conocimiento profundo de gente y paisaje, muy especialmente, por la andanza en la tierra natal. El sabía que debajo de la Patagonia con visos exóticos existía otra región, rica en historias, en leyendas, en sucedidos y desde muy joven se puso a buscarla y entenderla a través de los caminos, los parajes y sus gentes, criollos e indios.
Esas experiencias duras, no comunes, por el desierto y los paisajes de la meseta y la cordillera, las trasformó en relatos hermosos que rescataban la entraña étnica a través de la palabra escrita, aquella que se había nutrido en la oralidad de los fogones y las mateadas de galpón. Fue un comerciante respetable y un político destacado pero siempre en paralelo con su obra de amor a la tierra, amor que plasmó en una veintena de libros que respiran índole regional pero, simultáneamente, empalman con sentimientos universales.
Por él se concretaron en nuestras tradiciones las historias detalladas pero también emotivas e impresionantes de El Maruchito, los bandidos norteamericanos, la Inglesa Bandolera, descubriéndonos un mundo de lugares y personajes que otros estamentos culturales no supieron o no quisieron mostrarnos.
Que descanse en paz con un mérito bien ganado. La Patagonia y el Oeste Pampeano han perdido un nombrador.