Premian pintura de un pampeano

El artista plástico Ramiro Achiary recibió una mención especial por parte del jurado del 107º Salón Nacional de las Artes Visuales, que se inauguró el jueves por la tarde en la Casa Nacional del Bicentenario de Buenos Aires -Riobamba 985-. Dicho reconocimiento fue dentro de la categoría Pintura, por la obra “Isometría espacial”, realizada con acrílico y lápices sobre madera, y que mide 2 metros de ancho por 1 de alto.
“Esta proyección isométrica es una plataforma bidimensional flotando en la profundidad estelar. A la derecha, el faisán nos recuerda que no hay nada que exista, sin ser observado. Porque el concepto de ‘existir’ sólo puede formarse en algún cerebro, necesariamente, el de quien observa”, expresa la descripción de la obra que se encuentra a un costado de la misma. “En ese punto, en ese ojo, empieza y termina todo lo que existe. A la izquierda, una araña blanca y brillante como la luna es la ‘hilandera’ o ‘tejedora’ del mundo somático-sensitivo, es quien teje la ilusión y da orden al cosmos. Su brillo es como el satélite terrestre, que astrológicamente representa las emociones y el sostén emocional. Es la astucia del tejido de los sueños con su cualidad triangular, base tridimensional para conformar cualquier mundo, el principio divino del número tres. Sus sueños son puntos comunes de las civilizaciones del mundo, construcciones humanas irrealizables, objeto de las conjeturas que rompen los límites de la posibilidad humana”, continúa. “El origen de las pirámides remite a extraterrestres, gigantes y opciones dignas de cualquier tejido onírico. El ojo frío que todo lo ve, y el tejido onírico de lo imposible, es parte todo de una misma trama: la primogénesis del universo”, finaliza.
En total, el Salón recibió 2216 obras para evaluar, donde se incluyeron todas las disciplinas -fotografía, grabado, escultura, dibujo, cerámica, textil, instalaciones, medios alternativos y pintura-, y de las cuales sólo se seleccionaron 185.

Pampeano.
Ramiro nació en Santa Rosa y tiene 29 años. A los 19 se instaló en la ciudad de Buenos Aires y en el año 2015 también fue seleccionado para la 104° edición del Salón Nacional de Artes Visuales. Fue elegido en la disciplina Dibujo gracias a su obra “Dama Mystica”.
En la casa de su infancia escuchaba los Beatles junto a su padre (Fernando Achiary), su mamá le prohibía copiar dibujos, su hermano le dio una guitarra y con su abuela pintaban juntos. Comenzó a tomar clases con Paula Rivero y su ingreso a la adolescencia fue en el colegio de la UNLPam, con la orientación en Comunicación, Arte y Diseño.
Ramiro había hecho, sin éxito, el intento de estudiar diseño gráfico en la UBA. Entonces se enteró de la existencia de la UNA (Universidad Nacional de Arte) y en 2010, comenzó sus estudios. Entre Santa Rosa y Capital Federal acumula más de 25 exposiciones, tanto individuales como colectivas.