Inicio Culturales Proponen un autocine en General Pico

Proponen un autocine en General Pico

EL CIERRE DE SUS DOS SALAS LOCALES LE AFECTO LAS FINANZAS A LA ASOCIACION ITALIANA

La Asociación Italiana XX de Septiembre de esta ciudad logró reunir el dinero para afrontar el pago de sueldos de todo su personal y así aliviar un poco las cuentas. Desde que se decretó la cuarentena obligatoria en todo el país a mediados de marzo ante la pandemia de coronavirus, tuvo que cerrar sus dos salas de cine (Gran Pampa y Cine y Teatro Pico) y vio caer de forma abrupta la recaudación de la cuota societaria. La entidad busca alternativas para seguir funcionando, y allí se pensó en armar un autocine.
José Luis Angelucci, titular de la entidad centenaria, destacó que haber reunido el dinero para afrontar el pago de los sueldos de los empleados, les genera una «tranquilidad momentánea».
«Tenemos el dinero para pagar los sueldos a todos los empleados y veremos cómo nos podemos manejar porque los cines no se van a habilitar por lo menos hasta septiembre. Tenemos diez empleados y los diez están en blanco, eso implica que tengamos un desembolso de 280 mil pesos mensuales más las cargas sociales y demás», dijo en diálogo con LA ARENA.
«Hay empleados que están desde hace muchísimos años y no nos gusta dejarlos sin la posibilidad de cobrar su sueldo. Podemos abrir las puertas de la secretaría para cobrar las cuotas, y lo vamos a hacer los lunes, miércoles y viernes. Esperamos que los socios nos ayuden en este momento», agregó.

Cuotas.
Angelucci también contó que a la imposibilidad de abrir las salas de cine durante la cuarentena, se sumó una fuerte caída en el cobro de las cuotas. «Hay 1485 socios efectivos que pagan la cuota, pero en los últimos meses, los que han pagado son alrededor de 200», indicó.
El cierre obligado de los cines, llegó en el comienzo de la época de mayor asistencia a las salas, que permite recuperar las bajas ventas del verano.
«Teníamos la institución saneada y un dinero guardado, porque en los meses de diciembre, enero y febrero, los gastos superan a lo recaudado. Entramos en marzo cuando empezábamos con los meses de películas taquilleras y tuvimos que cerrar y, ahora tenemos que pagar las películas, porque al mes de pasarlas, te mandan las facturas para que las pagues», señaló.

Autocine.
El contexto actual llevó a la comisión directiva de la entidad, a buscar alguna alternativa de funcionamiento. En ese marco, presentó al municipio la propuesta para armar un autocine, que se ajuste a las medidas sanitarias requeridas. La sala de cine al aire libre, funcionaría en el predio recreativo que tiene la entidad a la vera de la ruta provincial 1, donde podrían ingresar hasta cien vehículos por función.
«Pensando en generar alguna actividad que nos dé un mínimo ingreso para solventar los gastos básicos, surgió la idea de hacer un auto cine, que va a tener una repercusión impresionante. La idea es hacerlo en la quinta, donde ya tenemos todo diagramado. Sería un lugar para ubicar entre 80 y 100 vehículos con un ingreso de dos personas por auto, funcionaría por una pantalla y el sonido iría por una frecuencia radial. Este proyecto no lo vamos a encarar solos, sino con empresarios del medio y estamos tratando de tener la menor inversión posible», explicó.
«Hay un autocine en Mendoza, otro en Neuquén y en Quilmes. Las entradas serían anticipadas y vamos a trabajar con algún control de ingreso, para que solo lleguen los vehículos que tengan entrada para ingresar. Esta diagramado para que haya dos metros entre autos y con carriles laterales para ingresar y salir. Esperemos que el protocolo este de acuerdo o nos digan si tenemos que agregar algo para tener todo en regla», concluyó.

Está en duda el festival nacional
La Asociación Italiana organiza desde hace cinco años el Festival Nacional de Cine de General Pico. Este evento permitió la llegada a la ciudad de figuras destacadas de la industria cinematográfica nacional. En los primeros años se realizó durante la primera semana de junio, y en la edición pasada, la situación económica obligó que se pasara para agosto.
El contexto sanitario actual pone en duda una nueva edición, aunque podría hacerse sobre fin de año, y con un cronograma mucho más escueto que los anteriores.
«Tenemos la idea de darle continuidad, en caso que en septiembre u octubre pudiéramos abrir las salas. Estaríamos en condiciones de hacer un festival de cine muy acotado, porque esta vez no se va a poder hacer de la manera que se venía haciendo y, hay que ver qué cantidad de películas se pudieron terminar en este tiempo», señaló Angelucci.