Proyectan “Vivir en el Planeta Tierra”

PRESENTAN DOCUMENTAL EN EL CMC

El profesor de historia y cineasta santarroseño Gonzalo Incerti estrenará hoy el capítulo 1 del documental “Vivir en el Planeta Tierra”, que en total integra siete partes. La cita será hoy a las 19.30 horas en el auditorio Bustriazo Ortiz del Centro Municipal de Cultura -Quintana 172-, con entrada libre y gratuita, aunque también se pedirá una colaboración voluntaria a los presentes.
“Vivir en el Planeta Tierra” es un documental de siete capítulos, que “nos permite reflexionar sobre las cosmovisiones de vida del humano en algunos países de América del Sur. La obra es un viaje a la diversidad social a partir de la sabiduría simple de los entrevistados”, explica el autor.
Es una obra colectiva compuesta por testimonios de personas de diversos orígenes sociales y culturales. Acompañado por imágenes urbanas y de la naturaleza, por imágenes de la vida cotidiana, y por la música de diversos artistas. “Nos lanza en un viaje fotográfico, antropológico y social de autoreflexión sobre la humanidad y acerca de porqué vivimos cada uno de nosotros en este Planeta”.
El documental está organizado en siete capítulos: “Qué es la vida”, “Propósitos en la vida”, “El amor”, “Dios”, “La libertad”, “El dinero” y “La muerte y los miedos”. Esta obra es el primer trabajo cinematográfico de Gonzalo Incerti, realizado de forma independiente, sin la financiación de ningún organismo y con bajos recursos cinematográficos. Fue filmada en nueve países (Argentina, Bolivia, Perú, Chile, Ecuador, Colombia, Paraguay, Brasil y Uruguay) durante casi dos años en los que Gonzalo viajó con su mochila autofinanciándose.

Qué es la vida.
El primer capítulo de “Vivir en el Planeta Tierra” “nos sumerge en un recorrido por algunos países de América del Sur a partir del testimonio de personas de diversos orígenes sociales y culturales. “Explicar qué es la vida, por qué vivir o para qué vivir es el dilema filosófico que los personajes van resolviendo por medio de sus cosmovisiones acerca de su existencia en el Planeta Tierra”.
Gonzalo nació en San Rafael, provincia de Mendoza, pero a los tres años de vida hizo su primer viaje trascendental al mudarse con su familia a la ciudad de Santa Rosa. Aquí se quedó un buen tiempo, hasta graduarse como profesor de Historia en la Universidad Nacional de La Pampa.
Luego comenzó con la carrera de cine en la Universidad Nacional de Córdoba pero no logró finalizarla. En un momento de su vida, decidió realizar un viaje por Sudamérica y de allí nació el documental.
“La idea y el objetivo es autorreflexionar sobre la condición del humano mediante las cosmovisiones de vida a partir de la sabiduría simple de los/as entrevistados/as, y jugar con las interpretaciones de este misterio que llamamos vida. También generar conciencia, con preguntas que trascienden los países y las culturas, entender que somos una parte más de la biodiversidad que compone el Planeta Tierra, y no dueños de ella. Los humanos tenemos los mismos problemas en cualquier parte, y por ende, no hay nada que nos separe más que los pensamientos, que las fronteras sólo son mentales”, puntualizó el director.

Invitados.
En el documental aparecen cinco pampeanos que expresan sus pensamientos sobre los diversos temas. Ellos son Oscar Lucero, un hombre de 70 años que vivió toda su vida en Parera ejerciendo el oficio de hachero; Susana Rodríguez, abuela octogenaria descendiente de ranqueles que también vive en el norte pampeano y logró sortear las dificultades extremas de su vida hachando y refugiándose en la crianza de sus hijos.
También aparecen Julupe y Maico Castillo, dos gitanos santarroseños que usan su idioma romaní para expresarse en la filmación, y Juana Vila Rosa, una mujer lonka mapuche ranquel que Gonzalo conoció en unas ceremonias aborígenes y se vio impresionado por su cosmovisión de vida y su “gran sentido de humanidad”.
El joven mendocino ya lleva completamente finalizados los primeros 4 capítulos de su documental, y los tres restantes se encuentran en etapa de edición y producción. Su trabajo, que fue hecho a lo largo y ancho de 9 países sudamericanos, será presentado durante el año próximo en forma completa en Santa Rosa pero también en diversos lugares de Argentina y Sudamérica, así como en distintos festivales de cine, según la intención de su creador.